/ sábado 9 de abril de 2016

Real Madrid busca olvidar última derrota

MADRID, España.- El Real Madrid recibirá hoy a un Eibar que medirá, con su habitual descaro, la irregularidad madridista, tras tirar por tierra el clima de optimismo desatado por ganar el clásico ante el Barcelona, con un encuentro para el olvido con derrota en su visita al Wolfsburgo, en la ida de los cuartos de final de la Champions League.

El técnico Zinedine Zidane sabe que toda la temporada estará en juego el próximo martes, con la obligación de arreglar el desaguisado en Alemania y levantar dos goles en contra. Por eso, para medirse al Eibar, reservará jugadores importantes.

No estará el portero Keylor Navas ni el volante Luka Modric. Tampoco forzará al delantero Krim Benzema, quien sufrió un fuerte golpe en la rodilla izquierda, ante el Wolfsburgo.  Mientras, los defensores Sergio Ramos y Raphael Varane son bajas por sanción y lesión, respectivamente. El equipo merengue será un banco de pruebas.

La paciencia de los aficionados del Real Madrid se somete de nuevo a examen. Zidane confía en que estarán con el equipo tanto como en que voltearán la eliminatoria ante el Wolfsburgo. Pero antes llega un rival incómodo con el riesgo de tener la cabeza en otra parte y andar hacia atrás lo avanzado en el Camp Nou.

“No esperamos un mal recibimiento, estoy convencido de que estará con nosotros. El martes nos jugamos la temporada, sabemos que es un partido importante y el público lo sabe. A mí me gusta cuando las cosas se ponen difíciles, conozco bien a nuestros aficionados y a veces también les gusta. Es un reto importante, nadie esperaba lo de la ida pero así es el futbol, ya pasó”, valoró Zidane.

Mientras, el Eibar intentará lograr su primer triunfo en la historia ante el Real Madrid, al que se ha enfrentado en tres ocasiones en la Liga española y dos en la Copa del Rey, con un balance de cuatro derrotas y un empate.

Sin embargo, ahora la cita llega en mal momento para el conjunto eibarrés, que lleva siete partidos consecutivos sin ganar. Tras una buena primera vuelta, en la que fue el equipo revelación, es el segundo equipo que menos puntos ha sumado, ocho, en los 12 partidos disputados de la segunda parte de la Liga española.

Con todo, los azulgranas siguen en el noveno puesto de la clasificación, con 38 puntos, y se encuentran muy cerca de lograr la permanencia, que es el objetivo marcado de inicio.

/arm

MADRID, España.- El Real Madrid recibirá hoy a un Eibar que medirá, con su habitual descaro, la irregularidad madridista, tras tirar por tierra el clima de optimismo desatado por ganar el clásico ante el Barcelona, con un encuentro para el olvido con derrota en su visita al Wolfsburgo, en la ida de los cuartos de final de la Champions League.

El técnico Zinedine Zidane sabe que toda la temporada estará en juego el próximo martes, con la obligación de arreglar el desaguisado en Alemania y levantar dos goles en contra. Por eso, para medirse al Eibar, reservará jugadores importantes.

No estará el portero Keylor Navas ni el volante Luka Modric. Tampoco forzará al delantero Krim Benzema, quien sufrió un fuerte golpe en la rodilla izquierda, ante el Wolfsburgo.  Mientras, los defensores Sergio Ramos y Raphael Varane son bajas por sanción y lesión, respectivamente. El equipo merengue será un banco de pruebas.

La paciencia de los aficionados del Real Madrid se somete de nuevo a examen. Zidane confía en que estarán con el equipo tanto como en que voltearán la eliminatoria ante el Wolfsburgo. Pero antes llega un rival incómodo con el riesgo de tener la cabeza en otra parte y andar hacia atrás lo avanzado en el Camp Nou.

“No esperamos un mal recibimiento, estoy convencido de que estará con nosotros. El martes nos jugamos la temporada, sabemos que es un partido importante y el público lo sabe. A mí me gusta cuando las cosas se ponen difíciles, conozco bien a nuestros aficionados y a veces también les gusta. Es un reto importante, nadie esperaba lo de la ida pero así es el futbol, ya pasó”, valoró Zidane.

Mientras, el Eibar intentará lograr su primer triunfo en la historia ante el Real Madrid, al que se ha enfrentado en tres ocasiones en la Liga española y dos en la Copa del Rey, con un balance de cuatro derrotas y un empate.

Sin embargo, ahora la cita llega en mal momento para el conjunto eibarrés, que lleva siete partidos consecutivos sin ganar. Tras una buena primera vuelta, en la que fue el equipo revelación, es el segundo equipo que menos puntos ha sumado, ocho, en los 12 partidos disputados de la segunda parte de la Liga española.

Con todo, los azulgranas siguen en el noveno puesto de la clasificación, con 38 puntos, y se encuentran muy cerca de lograr la permanencia, que es el objetivo marcado de inicio.

/arm