/ lunes 24 de abril de 2017

Salvación a la vista, Veracuz derrota los Pumas en CU

POR MIGUEL ÁNGEL MÚJICA, FOTOS: ÉRIK ESTRELLA Y MARTÍN MONTIEL

LA salvación está a la vista. Veracruz hizo lo impensado y sacó tres puntos de oro en la lucha por la permanencia en la siempre complicada Ciudad Universitaria.

A los Tiburones Rojos poco les importó lo hostil de su visita. Sacaron el colmillo y mordieron a Pumas 0-2 en el campanazo de la jornada. Todo está tan cerca y tan lejos. Los jarochos abandonaron el sótano de la porcentual para depender de ellos en la permanencia; la UNAM ya ve retirada su posible entrada a la Liguilla, el fracaso en el Pedregal se ve cerca.

EL JUEGO

Veracruz no se inmutó pese a que visitó una cancha que generalmente no se le da. Resultados abultados hicieron creer que los jarochos podrían salir hasta goleados. La realidad es que el Tiburón se paró con personalidad en Ciudad Universitaria.

A base de un medio campo experimentado, Veracruz maniató a los felinos. Aunado a un mañoso Ángel Reyna, fueron al ataque.

La jarochiza no se limitó. El futbol quedó de lado, la salvación fue la única inspiración para el visitante.

Un disparo de Pellerano a boca jarro solamente anunció lo venidero. Dos jugadas después, Reyna lo intentó sin puntería.

A Pumas se le acabó rápido el alivio de las erradas visitantes. Su líder en el campo perdió la cabeza y se fue a bañar temprano. Darío Verón soltó un pisotón grosero, con ánimo de lesionar a un Adrián Luna, quien le hizo mucho daño al cachorro Mendoza por la derecha.

Veracruz vio tambaleante al felino, lo midió a la perfección y lo presionó en la salida.

Alcoba quiso despejar todo, pero un rebote le dejó el balón a Leandro Velázquez. El argentino se acomodó frente a Saldívar y con una definición perfecta, puso a la visita arriba. ¡Gol de Veracruz!

Dos golpes letales al orgullo felino. Pumas no volvió a aparecer en el encuentro, ni con Nicolás Castillo en el campo. El matón auriazul entró en el complemento con ánimo, que poco a poco se diluyó al contagiarse de la resaca de la manada.

Un dormilón complemento continuó con la desesperación felina. Veracruz aguantó los embates y a base de Egidio Arévalo, Cristian Pellerano y Jehu Chiapas, borraron por completo los intentos auriazules.

Abraham discutió con Cortés, Alcoba reclamó todo a los silbantes, Van Rankin se hizo amonestar y para acabarla de amolar la segunda mordida del depredador del mar llegó en los pies de Pellerano. Cuando Universidad se dispuso a pensar en Morelia, Castillo rugió frente a César Ramos y el nazareno decidió echarlo. Para colmo, Palencia acompañó a su capitán y a su goleador a las duchas ante la mofa puntual de un burló                       Ángel Reyna.

No hubo más en el Olímpico, Pumas se aleja de la Liguilla, Veracruz se acerca a su máximo objetivo, quedarse en primera.

POR MIGUEL ÁNGEL MÚJICA, FOTOS: ÉRIK ESTRELLA Y MARTÍN MONTIEL

LA salvación está a la vista. Veracruz hizo lo impensado y sacó tres puntos de oro en la lucha por la permanencia en la siempre complicada Ciudad Universitaria.

A los Tiburones Rojos poco les importó lo hostil de su visita. Sacaron el colmillo y mordieron a Pumas 0-2 en el campanazo de la jornada. Todo está tan cerca y tan lejos. Los jarochos abandonaron el sótano de la porcentual para depender de ellos en la permanencia; la UNAM ya ve retirada su posible entrada a la Liguilla, el fracaso en el Pedregal se ve cerca.

EL JUEGO

Veracruz no se inmutó pese a que visitó una cancha que generalmente no se le da. Resultados abultados hicieron creer que los jarochos podrían salir hasta goleados. La realidad es que el Tiburón se paró con personalidad en Ciudad Universitaria.

A base de un medio campo experimentado, Veracruz maniató a los felinos. Aunado a un mañoso Ángel Reyna, fueron al ataque.

La jarochiza no se limitó. El futbol quedó de lado, la salvación fue la única inspiración para el visitante.

Un disparo de Pellerano a boca jarro solamente anunció lo venidero. Dos jugadas después, Reyna lo intentó sin puntería.

A Pumas se le acabó rápido el alivio de las erradas visitantes. Su líder en el campo perdió la cabeza y se fue a bañar temprano. Darío Verón soltó un pisotón grosero, con ánimo de lesionar a un Adrián Luna, quien le hizo mucho daño al cachorro Mendoza por la derecha.

Veracruz vio tambaleante al felino, lo midió a la perfección y lo presionó en la salida.

Alcoba quiso despejar todo, pero un rebote le dejó el balón a Leandro Velázquez. El argentino se acomodó frente a Saldívar y con una definición perfecta, puso a la visita arriba. ¡Gol de Veracruz!

Dos golpes letales al orgullo felino. Pumas no volvió a aparecer en el encuentro, ni con Nicolás Castillo en el campo. El matón auriazul entró en el complemento con ánimo, que poco a poco se diluyó al contagiarse de la resaca de la manada.

Un dormilón complemento continuó con la desesperación felina. Veracruz aguantó los embates y a base de Egidio Arévalo, Cristian Pellerano y Jehu Chiapas, borraron por completo los intentos auriazules.

Abraham discutió con Cortés, Alcoba reclamó todo a los silbantes, Van Rankin se hizo amonestar y para acabarla de amolar la segunda mordida del depredador del mar llegó en los pies de Pellerano. Cuando Universidad se dispuso a pensar en Morelia, Castillo rugió frente a César Ramos y el nazareno decidió echarlo. Para colmo, Palencia acompañó a su capitán y a su goleador a las duchas ante la mofa puntual de un burló                       Ángel Reyna.

No hubo más en el Olímpico, Pumas se aleja de la Liguilla, Veracruz se acerca a su máximo objetivo, quedarse en primera.