/ sábado 9 de enero de 2016

Suspendido Luis Suárez Suárez dos partidos

BARCELONA, España.- El uruguayo Luis Suárez, delantero del Barcelona, fue sancionado con dos partidos de suspensión en la Copa del Rey, debido a sus insultos en los incidentes al término del clásico ante el Espanyol, el miércoles pasado, en la ida de octavos de final.

Una decisión a la que Barcelona recurrió y que además provocó un gran enfado del defensor Dani Alves con la prensa.

Según el informe del árbitro sobre el partido, disputado en un ambiente muy tenso en el Camp Nou, Suárez esperó a los jugadores rivales en el túnel de vestuarios al final del partido y provocó un altercado diciéndoles en varias ocasiones: “Aquí los estoy esperando, vengan aquí. Son un desecho”.

El juez de competición de la Real Federación Española de Futbol (RFEF) castigó a Suárez con esos dos partidos de suspensión por insulto y provocación. Tendrán que ser cumplidos en la Copa del Rey.

Suárez se perdería, por lo tanto, la vuelta de los octavos de final ante el Espanyol, el próximo miércoles, y eventualmente la ida de los cuartos de final, si el Barcelona cumple los pronósticos y se clasifica a la siguiente ronda.

Barcelona apuntó, sin embargo, que recurrió a esta sanción, al asegurar que Suárez no pronunció las palabras recogidas en el acta del partido. Varios medios españoles relataron que las palabras pudieron haber sido pronunciadas por el defensor Javier Mascherano.

Por su parte, Alves mostró, en su cuenta de Instagram, su enfado sobre el caso de Suárez, con declaraciones que echaron más leña al fuego.

“De verdad que cada día que pasa me da más vergüenza formar parte de este deporte, de cómo nos utilizan, de cómo juegan con nosotros. Hoy somos objetos utilizados por la prensa para que ellos se beneficien, para que ellos vendan periódicos. Cada vez más se habla menos de futbol, de estrategia, de las jugadas, de los regates, de los goles, de las atajadas y del espectáculo. Qué basura son”, publicó Alves.

Barcelona reaccionó poco después con un comunicado en el que se desmarcó de las palabras del brasileño. ||AFP||

/cpg          /arm

BARCELONA, España.- El uruguayo Luis Suárez, delantero del Barcelona, fue sancionado con dos partidos de suspensión en la Copa del Rey, debido a sus insultos en los incidentes al término del clásico ante el Espanyol, el miércoles pasado, en la ida de octavos de final.

Una decisión a la que Barcelona recurrió y que además provocó un gran enfado del defensor Dani Alves con la prensa.

Según el informe del árbitro sobre el partido, disputado en un ambiente muy tenso en el Camp Nou, Suárez esperó a los jugadores rivales en el túnel de vestuarios al final del partido y provocó un altercado diciéndoles en varias ocasiones: “Aquí los estoy esperando, vengan aquí. Son un desecho”.

El juez de competición de la Real Federación Española de Futbol (RFEF) castigó a Suárez con esos dos partidos de suspensión por insulto y provocación. Tendrán que ser cumplidos en la Copa del Rey.

Suárez se perdería, por lo tanto, la vuelta de los octavos de final ante el Espanyol, el próximo miércoles, y eventualmente la ida de los cuartos de final, si el Barcelona cumple los pronósticos y se clasifica a la siguiente ronda.

Barcelona apuntó, sin embargo, que recurrió a esta sanción, al asegurar que Suárez no pronunció las palabras recogidas en el acta del partido. Varios medios españoles relataron que las palabras pudieron haber sido pronunciadas por el defensor Javier Mascherano.

Por su parte, Alves mostró, en su cuenta de Instagram, su enfado sobre el caso de Suárez, con declaraciones que echaron más leña al fuego.

“De verdad que cada día que pasa me da más vergüenza formar parte de este deporte, de cómo nos utilizan, de cómo juegan con nosotros. Hoy somos objetos utilizados por la prensa para que ellos se beneficien, para que ellos vendan periódicos. Cada vez más se habla menos de futbol, de estrategia, de las jugadas, de los regates, de los goles, de las atajadas y del espectáculo. Qué basura son”, publicó Alves.

Barcelona reaccionó poco después con un comunicado en el que se desmarcó de las palabras del brasileño. ||AFP||

/cpg          /arm