/ martes 14 de noviembre de 2017

Memo Rojas, por la joya de la corona

Este 2017 ha sido muy exitoso para el nacido en la Ciudad de México

Luego de haber conquistado el título de European Le Mans Series, el piloto mexicano, Guillermo Rojas se dijo contento con haber conseguido un campeonato más en su carrera, en la cual se convirtió en el primer campeón mexicano de autos prototipo en Europa.

Este 2017 ha sido muy exitoso para el nacido en la Ciudad de México, en conferencia de prensa realizada en el Salón Deporte de la Fundación Slim, Rojas hizo un balance de lo que fue este año.

Tras terminar en el cuarto sitio, de la última fecha, fue suficiente para sumar los puntos necesarios para amarrar el título.

“Nos hubiera gustado quedar en el podio, pero nuestro objetivo era el título y cuando cruzamos la bandera a cuadros fue un alivio porque sí estuvo muy peleada la carrera, estuvimos en posiciones de riesgo, fue una alegría inmensa el regresar a lo más alto después de dos años de estar deambulando en equipos no competitivos, fue una inyección de felicidad muy grande”, aseguró.

El objetivo ahora es más claro:

“Si pudiera ganar las 24 horas de Le Mans y el campeonato mundial prácticamente seria como en el futbol que ganaras todo, Mundial, Olímpicos, Champions League”, comentó.

Por lo pronto, la siguiente meta es la joya de la corona del automovilismo: las 24 Horas de Le Mans, aunque por ahora se está trabajando para poder tener planes concretos para su próxima temporada 2018.

Luego de haber conquistado el título de European Le Mans Series, el piloto mexicano, Guillermo Rojas se dijo contento con haber conseguido un campeonato más en su carrera, en la cual se convirtió en el primer campeón mexicano de autos prototipo en Europa.

Este 2017 ha sido muy exitoso para el nacido en la Ciudad de México, en conferencia de prensa realizada en el Salón Deporte de la Fundación Slim, Rojas hizo un balance de lo que fue este año.

Tras terminar en el cuarto sitio, de la última fecha, fue suficiente para sumar los puntos necesarios para amarrar el título.

“Nos hubiera gustado quedar en el podio, pero nuestro objetivo era el título y cuando cruzamos la bandera a cuadros fue un alivio porque sí estuvo muy peleada la carrera, estuvimos en posiciones de riesgo, fue una alegría inmensa el regresar a lo más alto después de dos años de estar deambulando en equipos no competitivos, fue una inyección de felicidad muy grande”, aseguró.

El objetivo ahora es más claro:

“Si pudiera ganar las 24 horas de Le Mans y el campeonato mundial prácticamente seria como en el futbol que ganaras todo, Mundial, Olímpicos, Champions League”, comentó.

Por lo pronto, la siguiente meta es la joya de la corona del automovilismo: las 24 Horas de Le Mans, aunque por ahora se está trabajando para poder tener planes concretos para su próxima temporada 2018.