/ viernes 23 de junio de 2023

De un salón de belleza al ring: Wendy Martínez, la primera estrella trans de la lucha libre

Durante el día, Wendy Martínez administra un pequeño salón de belleza, en la noche se convierte en Miss Gaviota

De día es la artística Wendy Martínez; de noche, la aguerrida Miss Gaviota. Esta mujer trans alterna los delicados oficios del estilismo y la costura con la rudeza de la lucha libre.

Vestida de púrpura reluciente y entre aplausos de los espectadores, Miss Gaviota sube al cuadrilátero de la Arena Coliseo San Ramón, en Puebla, para trenzarse en duelos de golpes y llaves con sus oponentes, hombres musculosos enmascarados.

Wendy Martínez afirma ser la primera estrella trans de la lucha libre en el país, un mundo donde también aprovecha su talento para confeccionarles trajes a otros combatientes y vender camisetas con su imagen.

Te recomendamos: ¿Quién es Wendy? La integrante de la Casa de los Famosos que se ha robado el show

Sin inmutarse por los asistentes que le gritan "¡puto!", un insulto homofóbico, Martínez, de 46 años, salta al ataque.

"Es parte de" la lucha libre, dice Martínez sobre los ataques verbales y la discriminación que también ha enfrentado en las calles de Ciudad de México, donde vive, pero que le ha servido como combustible en el ring.

"Yo era muy peleonera (pendenciera), la verdad. Me peleaba con todo el mundo, a mí no me podían decir una mala palabra en la calle porque yo, ¡n'hombre!, me regresaba y era el peleadero. Y después dije, pues bueno, ¿por qué no entrenar lucha libre y así me van a pagar por pegarles?", comenta.


Wendy sobre el ring. Foto: AFP


La participación de personas trans en el mundo del deporte ha sido motivo de debate. En marzo pasado, la Asociación Mundial de Atletismo prohibió participar en clasificatorias mundialistas femeninas a atletas trans que hubieran pasado por la pubertad masculina.

"Estoy preparada a mil por ciento a enfrentarme con quien sea", asegura Martínez, en la antesala de la Marcha del Orgullo que se celebrará este sábado.


Foto: AFP


La violencia contra la comunidad LGBTQ+ en el país se cobró la vida de al menos 87 de sus integrantes en 2022, una cifra en aumento desde hace tres años, según datos de la organización de defensa Letra S. De ese grupo, 55 por ciento eran mujeres trans.


Wendy entrando a la Arena. Foto: AFP

Del salón de belleza al ring

Durante el día, Martínez administra un pequeño salón de belleza en la planta baja del edificio donde comparte un hacinado departamento con varios familiares, a pocas cuadras del Zócalo de la CDMX.

"Aquí me hacen enojar mis clientas y arriba del ring me desquito, allá saco ese estrés", confiesa Martínez sonriente, mientras le corta el cabello a su tía.


Wendy vistiéndose para salir al ring. Foto: AFP


"Me siento tan cómoda en la arena de la lucha libre como lo estoy aquí en el salón de belleza", añade.

En México existe un grupo de luchadores que pelean vestidos de mujer, aun sin ser parte de la comunidad LGBTQ+. Son conocidos como "Los Exóticos".

Según cifras oficiales, al menos 5 millones de mexicanos mayores de 15 años se identifican como LGBTQ+, casi 5 por ciento de la población del país.


Wendy vistiéndose para salir al ring. Foto: AFP



Para Martínez, su identidad dentro y fuera del encordado es motivo de orgullo.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

"Siempre me he considerado una mujer desde que tengo uso de la razón. Tal vez papá Dios me mandó en un cuerpo equivocado, pero tengo unos pensamientos y un sentimiento de mujer que no voy a cambiar por nada del mundo", sostiene.

De día es la artística Wendy Martínez; de noche, la aguerrida Miss Gaviota. Esta mujer trans alterna los delicados oficios del estilismo y la costura con la rudeza de la lucha libre.

Vestida de púrpura reluciente y entre aplausos de los espectadores, Miss Gaviota sube al cuadrilátero de la Arena Coliseo San Ramón, en Puebla, para trenzarse en duelos de golpes y llaves con sus oponentes, hombres musculosos enmascarados.

Wendy Martínez afirma ser la primera estrella trans de la lucha libre en el país, un mundo donde también aprovecha su talento para confeccionarles trajes a otros combatientes y vender camisetas con su imagen.

Te recomendamos: ¿Quién es Wendy? La integrante de la Casa de los Famosos que se ha robado el show

Sin inmutarse por los asistentes que le gritan "¡puto!", un insulto homofóbico, Martínez, de 46 años, salta al ataque.

"Es parte de" la lucha libre, dice Martínez sobre los ataques verbales y la discriminación que también ha enfrentado en las calles de Ciudad de México, donde vive, pero que le ha servido como combustible en el ring.

"Yo era muy peleonera (pendenciera), la verdad. Me peleaba con todo el mundo, a mí no me podían decir una mala palabra en la calle porque yo, ¡n'hombre!, me regresaba y era el peleadero. Y después dije, pues bueno, ¿por qué no entrenar lucha libre y así me van a pagar por pegarles?", comenta.


Wendy sobre el ring. Foto: AFP


La participación de personas trans en el mundo del deporte ha sido motivo de debate. En marzo pasado, la Asociación Mundial de Atletismo prohibió participar en clasificatorias mundialistas femeninas a atletas trans que hubieran pasado por la pubertad masculina.

"Estoy preparada a mil por ciento a enfrentarme con quien sea", asegura Martínez, en la antesala de la Marcha del Orgullo que se celebrará este sábado.


Foto: AFP


La violencia contra la comunidad LGBTQ+ en el país se cobró la vida de al menos 87 de sus integrantes en 2022, una cifra en aumento desde hace tres años, según datos de la organización de defensa Letra S. De ese grupo, 55 por ciento eran mujeres trans.


Wendy entrando a la Arena. Foto: AFP

Del salón de belleza al ring

Durante el día, Martínez administra un pequeño salón de belleza en la planta baja del edificio donde comparte un hacinado departamento con varios familiares, a pocas cuadras del Zócalo de la CDMX.

"Aquí me hacen enojar mis clientas y arriba del ring me desquito, allá saco ese estrés", confiesa Martínez sonriente, mientras le corta el cabello a su tía.


Wendy vistiéndose para salir al ring. Foto: AFP


"Me siento tan cómoda en la arena de la lucha libre como lo estoy aquí en el salón de belleza", añade.

En México existe un grupo de luchadores que pelean vestidos de mujer, aun sin ser parte de la comunidad LGBTQ+. Son conocidos como "Los Exóticos".

Según cifras oficiales, al menos 5 millones de mexicanos mayores de 15 años se identifican como LGBTQ+, casi 5 por ciento de la población del país.


Wendy vistiéndose para salir al ring. Foto: AFP



Para Martínez, su identidad dentro y fuera del encordado es motivo de orgullo.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

"Siempre me he considerado una mujer desde que tengo uso de la razón. Tal vez papá Dios me mandó en un cuerpo equivocado, pero tengo unos pensamientos y un sentimiento de mujer que no voy a cambiar por nada del mundo", sostiene.

Elecciones 2024

Comienza la concentración de la “Marea Rosa”, manifestación apoyada por Xóchitl Gálvez

Quienes apoyan la "Marea Rosa" usan prendas de color rosa y ondean banderas del PRD, PRI y PAN

Mundo

Irán busca el helicóptero del presidente Raisi tras aterrizaje forzoso

Autoridades iraníes informaron que el helicóptero que transportaba al presidente Ebrahim Raisí se encuentra desparecido

Política

AMLO, con menos leyes aprobadas que Fox, Calderón y Peña

De 100 iniciativas de reforma que envió el Congreso avaló 63, dos están pendientes y dos se desecharon

Elecciones 2024

Mexicanos piden seguridad a presidenciables para no vivir con miedo

Desde distintas ciudades y previo al tercer debate de hoy, la gente les pide actuar ante la inseguridad que sienten al salir de sus hogares

Elecciones 2024

Falso que inseguridad crezca con Morena: Joaquín Huacho Díaz

El candidato a gobernador de Yucatán afirma que son más violentos los estados qeu gobiernan el PAN

Metrópoli

Mercado chino desplaza a comerciantes del centro

Empresarios del primer cuadro de la ciudad han tenido que abandonar sus locales debido a que los arrendadores prefieren rentarlos a comerciantes chinos que pagan entre 50 y 70 mil pesos mensuales