/ lunes 30 de enero de 2017

Estos Pumas si asustan

APAGÓ AL NECAXA CON GRAN REACCIÓN

POR MIGUEL ÁNGEL MÚJICA

FOTOS: MARTÍN MONTIEL Y JOSÉ LUIS GARCÍA CUANDO la presión es gigantesca, la respuesta en CU es sencilla: apelar a la garra. Pumas lució mal en 45 minutos, pero fue el mismo tiempo el que le bastó para demostrar que no cualquiera saldrá con puntos del Olímpico Universitario. Necaxa tuvo un destello. Eso no fue suficiente, la fiereza del felino resultó tal que respondió con tres zarpazos que terminaron con el Rayo, 3-1 final.

EL JUEGO

La ausencia de Edson Puch pareció no afectar al Necaxa. Los Rayos se adecuaron a la falta de su estrella. Ni el minuto se había cumplido en el césped del Olímpico, cuando Isijara escapó por la derecha, recortó hacia el centro y sacó un misil que solamente las redes pudieron detener. ¡Golazo del Necaxa!

Pese a lo temprano del juego, los felinos mostraron una desesperación gigantesca. Necaxa maniató las garras felinas. Los minutos pasaron, la UNAM no consiguió la paridad. El pitazo de Roberto Ríos Jácome mandó a ambos a descansar.

Convencidas de la remontada, las fieras volvieron al campo. Darío Verón pidió intensidad y el resto de la manada obedeció al líder auriazul. La primera de peligro no tardó en llegar.

Barrera, Cortés y Gallardo triangularon en la entrada del área. Jesús quiso dar el toque a la red, mas en ese justo momento, el olfato goleador de Castillo salió a relucir. El chileno cazó la pelota frente a Barovero, toque sutil de Nico, suficiente para igualar los cartones.

La mecha del “Dinamita” Barrera se diluyó hasta la entrada del área, justo explotó con un disparo pegadito al palo. Barovero quiso reaccionar, pero el bombazo quedó en el fondo de la red. Los minutos finales llegaron a CU sin que los auriazules quedaran saciados. Un rebote le dejó el balón al inspirado Rabello. El andino controló con perfección en sus botines. Bryan se deshizo de la marca con un movimiento de cadera y selló el triunfo con un disparo directo al ángulo, que cerró el carnaval en el Pedregal.

No hubo para más. Ríos Jácome pidió el balón para detener las acciones. Dos caras de la moneda: Necaxa no despierta y la quema del descenso se acerca. Pumas, en cambio, luce imponente en casa, es segundo general y sueña con grandes cosas.

APAGÓ AL NECAXA CON GRAN REACCIÓN

POR MIGUEL ÁNGEL MÚJICA

FOTOS: MARTÍN MONTIEL Y JOSÉ LUIS GARCÍA CUANDO la presión es gigantesca, la respuesta en CU es sencilla: apelar a la garra. Pumas lució mal en 45 minutos, pero fue el mismo tiempo el que le bastó para demostrar que no cualquiera saldrá con puntos del Olímpico Universitario. Necaxa tuvo un destello. Eso no fue suficiente, la fiereza del felino resultó tal que respondió con tres zarpazos que terminaron con el Rayo, 3-1 final.

EL JUEGO

La ausencia de Edson Puch pareció no afectar al Necaxa. Los Rayos se adecuaron a la falta de su estrella. Ni el minuto se había cumplido en el césped del Olímpico, cuando Isijara escapó por la derecha, recortó hacia el centro y sacó un misil que solamente las redes pudieron detener. ¡Golazo del Necaxa!

Pese a lo temprano del juego, los felinos mostraron una desesperación gigantesca. Necaxa maniató las garras felinas. Los minutos pasaron, la UNAM no consiguió la paridad. El pitazo de Roberto Ríos Jácome mandó a ambos a descansar.

Convencidas de la remontada, las fieras volvieron al campo. Darío Verón pidió intensidad y el resto de la manada obedeció al líder auriazul. La primera de peligro no tardó en llegar.

Barrera, Cortés y Gallardo triangularon en la entrada del área. Jesús quiso dar el toque a la red, mas en ese justo momento, el olfato goleador de Castillo salió a relucir. El chileno cazó la pelota frente a Barovero, toque sutil de Nico, suficiente para igualar los cartones.

La mecha del “Dinamita” Barrera se diluyó hasta la entrada del área, justo explotó con un disparo pegadito al palo. Barovero quiso reaccionar, pero el bombazo quedó en el fondo de la red. Los minutos finales llegaron a CU sin que los auriazules quedaran saciados. Un rebote le dejó el balón al inspirado Rabello. El andino controló con perfección en sus botines. Bryan se deshizo de la marca con un movimiento de cadera y selló el triunfo con un disparo directo al ángulo, que cerró el carnaval en el Pedregal.

No hubo para más. Ríos Jácome pidió el balón para detener las acciones. Dos caras de la moneda: Necaxa no despierta y la quema del descenso se acerca. Pumas, en cambio, luce imponente en casa, es segundo general y sueña con grandes cosas.