/ domingo 2 de abril de 2017

Morelia y Chivas empatan 0-0

El drama del descenso está a todo lo que da. El triunfo del Veracruz obligó a Monarcas a darlo todo para volverse a alejar. Morelia no pudo con las Chivas y deberá de sentir la respiración del Tiburón en la espalda, 0-0 final. EL JUEGO

Desde que rodó el esférico en la cancha del Morelos, Monarcas se volcó al frente en busca de abrir el marcador que los enfilara a un triunfo para mantener la distancia de cuatro puntos sobre Veracruz. Para desgracia de los locales, la puntería de la "Pulga" Ruidíaz y Diego Valdés estuvo totalmente desviada. Raúl sacó un par de disparos que culminaron en las tribunas del Coloso del Quinceo. El camisa 19 tuvo una oportunidad dorada. Solo frente al arco de Cota, Valdés envió un "calcetinazo" a las manos del tapatío.

Conforme los minutos transcurrían, el Rebaño comenzó a sacudirse la presión. Emparejó el duelo llevando las acciones a medio campo, donde poco a poco el "Gallo" Vázquez y Orbelín Pineda se impusieron con base en su juventud.

La polémica parecía hacerse presente. En un par de ocasiones, el Rebaño se quejó de dos faltas en el área y exigían pena máxima. El nazareno estuvo en lo correcto al no marcar ambas caídas rojiblancas.

En el ocaso del primer lapso, las redes por fin se movieron. Alan Pulido prendió de primera el esférico y anidó la pelota en la puerta de Rodríguez. La bandera de Carlos Salinas ondeó en el cielo michoacano. Claro fuera de lugar de Alan fue el motivo.

Sin titubeos, Morelia salió en busca de los tres puntos. El regaño que Roberto Hernández pegó en el vestidor cambió el rostro de los purépechas. Cuero y Polo aprovecharon su velocidad y desequilibrio para generar peligro.

De pronto, Diego Valdés puso de pie al público michoacano. El chileno cobró de forma espectacular un tiro libre directo que se estrelló en el larguero del chiverío.

Chivas no tardó en reaccionar. Alan Pulido sacó un escopetazo cruzado el cual fue desviado por Felipe. La pelota le quedó a modo a Carlos Fierro, únicamente para empujarla al fondo del marco, pero le imprimió más fuerza de lo debido y mandó el balón a las tribunas.

Para colmo, Pizarro salió lesionado.

Conforme el reloj avanzó ambos pareció que se conformaron.

No hubo más en el Morelos. Puntito para ambos que les sirve de poco.

El drama del descenso está a todo lo que da. El triunfo del Veracruz obligó a Monarcas a darlo todo para volverse a alejar. Morelia no pudo con las Chivas y deberá de sentir la respiración del Tiburón en la espalda, 0-0 final. EL JUEGO

Desde que rodó el esférico en la cancha del Morelos, Monarcas se volcó al frente en busca de abrir el marcador que los enfilara a un triunfo para mantener la distancia de cuatro puntos sobre Veracruz. Para desgracia de los locales, la puntería de la "Pulga" Ruidíaz y Diego Valdés estuvo totalmente desviada. Raúl sacó un par de disparos que culminaron en las tribunas del Coloso del Quinceo. El camisa 19 tuvo una oportunidad dorada. Solo frente al arco de Cota, Valdés envió un "calcetinazo" a las manos del tapatío.

Conforme los minutos transcurrían, el Rebaño comenzó a sacudirse la presión. Emparejó el duelo llevando las acciones a medio campo, donde poco a poco el "Gallo" Vázquez y Orbelín Pineda se impusieron con base en su juventud.

La polémica parecía hacerse presente. En un par de ocasiones, el Rebaño se quejó de dos faltas en el área y exigían pena máxima. El nazareno estuvo en lo correcto al no marcar ambas caídas rojiblancas.

En el ocaso del primer lapso, las redes por fin se movieron. Alan Pulido prendió de primera el esférico y anidó la pelota en la puerta de Rodríguez. La bandera de Carlos Salinas ondeó en el cielo michoacano. Claro fuera de lugar de Alan fue el motivo.

Sin titubeos, Morelia salió en busca de los tres puntos. El regaño que Roberto Hernández pegó en el vestidor cambió el rostro de los purépechas. Cuero y Polo aprovecharon su velocidad y desequilibrio para generar peligro.

De pronto, Diego Valdés puso de pie al público michoacano. El chileno cobró de forma espectacular un tiro libre directo que se estrelló en el larguero del chiverío.

Chivas no tardó en reaccionar. Alan Pulido sacó un escopetazo cruzado el cual fue desviado por Felipe. La pelota le quedó a modo a Carlos Fierro, únicamente para empujarla al fondo del marco, pero le imprimió más fuerza de lo debido y mandó el balón a las tribunas.

Para colmo, Pizarro salió lesionado.

Conforme el reloj avanzó ambos pareció que se conformaron.

No hubo más en el Morelos. Puntito para ambos que les sirve de poco.