/ jueves 27 de abril de 2017

Pablo Aguilar viaja a Suiza para apelar sanción ante TAS

Tranquilo, a decir de sí mismo, y sin dar mayores impresiones sobre lo que le espera en su viaje a Suiza para apelar su sanción ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS), Pablo Aguilar llegó la tarde de ayer a la terminal 2 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

Antes de eso, un representante del Club América se encargó de realizar la documentación de su equipaje, así como imprimir su pase de abordar, todo con el fin de agilizar su paso a la sala de espera, previo a abordar su vuelo.

El defensa paraguayo arribó en su automóvil, acompañado únicamente de su familia y solo, escoltado por la seguridad de la terminal aérea, caminó hasta la entrada correspondiente.

Durante su paso, el central paraguayo fue cuestionado por los medios de comunicación que ya lo esperaban, y al igual que Enrique Triverio, quien había llegado minutos antes, indicó que “no puedo hablar, pero estoy tranquilo”, aunque no cerró la puerta a futuras palabras de su parte sobre este tema, debido a que prometió que “a la vuelta hablo, tranquilo”.

Dentro de lo que Pablo pudo revelar fue el hecho de continuar entrenándose en Coapa, al parejo del plantel, cosa que según su breve explicación tiene permitida, al contar con un contrato vigente con el Club América.

“He entrenado, porque tengo derecho. Hay contrato con el club”, aseveró.

Finalmente, Aguilar agradeció a sus compañeros y todos los que lo han apoyado en este proceso.

Tranquilo, a decir de sí mismo, y sin dar mayores impresiones sobre lo que le espera en su viaje a Suiza para apelar su sanción ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS), Pablo Aguilar llegó la tarde de ayer a la terminal 2 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

Antes de eso, un representante del Club América se encargó de realizar la documentación de su equipaje, así como imprimir su pase de abordar, todo con el fin de agilizar su paso a la sala de espera, previo a abordar su vuelo.

El defensa paraguayo arribó en su automóvil, acompañado únicamente de su familia y solo, escoltado por la seguridad de la terminal aérea, caminó hasta la entrada correspondiente.

Durante su paso, el central paraguayo fue cuestionado por los medios de comunicación que ya lo esperaban, y al igual que Enrique Triverio, quien había llegado minutos antes, indicó que “no puedo hablar, pero estoy tranquilo”, aunque no cerró la puerta a futuras palabras de su parte sobre este tema, debido a que prometió que “a la vuelta hablo, tranquilo”.

Dentro de lo que Pablo pudo revelar fue el hecho de continuar entrenándose en Coapa, al parejo del plantel, cosa que según su breve explicación tiene permitida, al contar con un contrato vigente con el Club América.

“He entrenado, porque tengo derecho. Hay contrato con el club”, aseveró.

Finalmente, Aguilar agradeció a sus compañeros y todos los que lo han apoyado en este proceso.