/ viernes 28 de abril de 2017

Polémica asignación de Fernando Hernández para América vs Atlas

Casi dos meses después de la polémica acción que provocó la suspensión de un año de Pablo Aguilar por la agresión al árbitro Fernando Hernández, las Águilas y el mismo silbante se vuelven a encontrar en el campo.

Fernando fue asignado para dirigir el crucial juego entre los azulcremas y el Atlas. El hecho de que los dos cuadros busquen su boleto a la Liguilla no le importó a la Comisión de Arbitraje. Hernández fue elegido para impartir justicia. Los involucrados se vuelven a ver.

Todo esto se da mientras el zaguero americanista se encuentra en Suiza para apoyarse en el TAS y buscar la reducción de su castigo. Mismo caso que Enrique Triverio del Toluca.

Pablo agredió al silbante Hernández al concluir el duelo de octavos de final frente a los Xoloitzcuintles. El enojo del paraguayo fue tanto que encaró al silbante y lo alcanzó a tocar en el rostro. Ese hecho provocó que la Comisión Disciplinaria castigara al central de forma estricta.

Casi dos meses después de ese hecho los amarillo se vuelven a topar a un nazareno que no querían ver ni en pintura.

Casi dos meses después de la polémica acción que provocó la suspensión de un año de Pablo Aguilar por la agresión al árbitro Fernando Hernández, las Águilas y el mismo silbante se vuelven a encontrar en el campo.

Fernando fue asignado para dirigir el crucial juego entre los azulcremas y el Atlas. El hecho de que los dos cuadros busquen su boleto a la Liguilla no le importó a la Comisión de Arbitraje. Hernández fue elegido para impartir justicia. Los involucrados se vuelven a ver.

Todo esto se da mientras el zaguero americanista se encuentra en Suiza para apoyarse en el TAS y buscar la reducción de su castigo. Mismo caso que Enrique Triverio del Toluca.

Pablo agredió al silbante Hernández al concluir el duelo de octavos de final frente a los Xoloitzcuintles. El enojo del paraguayo fue tanto que encaró al silbante y lo alcanzó a tocar en el rostro. Ese hecho provocó que la Comisión Disciplinaria castigara al central de forma estricta.

Casi dos meses después de ese hecho los amarillo se vuelven a topar a un nazareno que no querían ver ni en pintura.