/ domingo 30 de abril de 2017

Tigres le gana al líder Tijuana

El campeón no ha muerto. Tigres volvió a la vida luego de dejar ir su boleto a Emiratos Árabes y sin problemas vacunó al líder Tijuana.

Jesús Dueñas, Lucas Zelarayán y Juninho fueron los encargados de amansar a la jauría.

El rugido felino se combinó con la caída de Pachuca y el empate del León para de esta forma adueñarse del octavo lugar de la tabla general. El campeón está vivo y quiere fiesta.

Xolos cayó y Toluca lo puedo arrebatar la cima. La Liguilla toma sabor y forma. EL juego

Ya sin el Mundial de Clubes en la mente, Tigres salió a su cueva en busca de vacunar a los perros para mantener viva su ilusión de estar en la Liguilla y de defender su título.Tigres se mostró ambicioso en todo momento.

Las cosas para Xoloitzcuintles arrancaron mal, Michael Orozco se resintió de una lesión y tuvo que abandonar el campo, Hiram Muñoz tomó su lugar.

Xolos se notó dócil. El equipo auriazul aprovechó la poca rabia que mostró su adversario y Jesús Dueñas a pase de Pizarro, venció a Lajud. El equipo logró la ventaja que siempre buscó. Tijuana reaccionó luego de eso, Juan Lucero ingresó al área, esquivó a Nahuel pero luego se tiró al pasto, el atacante tijuanense reclamó penalti, sin embargo el árbitro no se lo concedió. Enseguida hubo una pausa en el juego para que los combatientes se hidrataran, el calor fue sofocante. El termómetro alcanzó casi los 40 grados centígrados.

La debacle tijuanense vino minutos antes de ir al vestidor. Xolos pestañeó y Tigres lo aprovechó para dar dos zarpazos más. El “Chino” Zelarayán y Juninho incrementaron de forma considerable la ventaja. Los perros aztecas se fueron aturdidos al descanso.

Peor tantito, Juninho alcanzó a dar un último rasguño, letal para decretar el 3-0 que sería definitivo.

Al volver al campo la jauría recuperó algo de su rabia, Avilés intentó guiar los embates tijuanenses. El cansancio se hizo presente. El árbitro ordenó de nuevo la hidratación. André-Pierre Gignac ya no pudo seguir. El francés le cedió su lugar a Eduardo Vargas.

Xolos siguió encima, Lucero sacudió la red, pero su anotación se invalidó por un correcto fuera de lugar. El tiempo no tardó en extinguirse. Tigres rugió y  acaricia la Liguilla. El campeón vive.

El campeón no ha muerto. Tigres volvió a la vida luego de dejar ir su boleto a Emiratos Árabes y sin problemas vacunó al líder Tijuana.

Jesús Dueñas, Lucas Zelarayán y Juninho fueron los encargados de amansar a la jauría.

El rugido felino se combinó con la caída de Pachuca y el empate del León para de esta forma adueñarse del octavo lugar de la tabla general. El campeón está vivo y quiere fiesta.

Xolos cayó y Toluca lo puedo arrebatar la cima. La Liguilla toma sabor y forma. EL juego

Ya sin el Mundial de Clubes en la mente, Tigres salió a su cueva en busca de vacunar a los perros para mantener viva su ilusión de estar en la Liguilla y de defender su título.Tigres se mostró ambicioso en todo momento.

Las cosas para Xoloitzcuintles arrancaron mal, Michael Orozco se resintió de una lesión y tuvo que abandonar el campo, Hiram Muñoz tomó su lugar.

Xolos se notó dócil. El equipo auriazul aprovechó la poca rabia que mostró su adversario y Jesús Dueñas a pase de Pizarro, venció a Lajud. El equipo logró la ventaja que siempre buscó. Tijuana reaccionó luego de eso, Juan Lucero ingresó al área, esquivó a Nahuel pero luego se tiró al pasto, el atacante tijuanense reclamó penalti, sin embargo el árbitro no se lo concedió. Enseguida hubo una pausa en el juego para que los combatientes se hidrataran, el calor fue sofocante. El termómetro alcanzó casi los 40 grados centígrados.

La debacle tijuanense vino minutos antes de ir al vestidor. Xolos pestañeó y Tigres lo aprovechó para dar dos zarpazos más. El “Chino” Zelarayán y Juninho incrementaron de forma considerable la ventaja. Los perros aztecas se fueron aturdidos al descanso.

Peor tantito, Juninho alcanzó a dar un último rasguño, letal para decretar el 3-0 que sería definitivo.

Al volver al campo la jauría recuperó algo de su rabia, Avilés intentó guiar los embates tijuanenses. El cansancio se hizo presente. El árbitro ordenó de nuevo la hidratación. André-Pierre Gignac ya no pudo seguir. El francés le cedió su lugar a Eduardo Vargas.

Xolos siguió encima, Lucero sacudió la red, pero su anotación se invalidó por un correcto fuera de lugar. El tiempo no tardó en extinguirse. Tigres rugió y  acaricia la Liguilla. El campeón vive.