/ jueves 4 de mayo de 2017

Ajax dio un paso de gigante hacia la final de la Europa League

El Ajax dio un paso de gigante hacia la final de la Europa League y sueña con volver a dicha instancia después de 21 años, gracias a la gran actuación de Bertrand Traoré, quien con dos goles y una asistencia contribuyó a la goleada de 4-1 frente al Lyon, en la ida de las semifinales.

El jugador de Burkina Faso, quien llegó al club esta temporada, procedente del Chelsea, se encargó de hacer soñar al Ajax, sin excesivas alegrías en los últimos tiempos y con un objetivo claro: volver al trono de un torneo continental.

Ambos equipos saltaron a la cancha del Ámsterdam Arena con un peso histórico sobre sus espaldas, que tenían que resolver en una eliminatoria que de inicio parecía pareja.

Por eso, el choque tenía un sabor especial. Había que acabar con los fantasmas del pasado y fue el Lyon el que comprendió primero el sentido del duelo. Salió mejor colocado, con Alexander Lacazette en el banco de suplentes, pero con menos nervios que su rival.

Ese buen inicio del cuadro francés sólo duró 20 minutos, en los que tuvo una ocasión mediante un disparo raso de Maxwel Cornet, que obligó a intervenir al portero Andre Onana. Después, casi hasta el minuto 52, con una oportunidad que tuvo Nabil Fekir, no volvió a acercarse al área del Ajax.

Ajax despertó, y con su bloque de jóvenes jugadores comenzó a carburar y a encerrar al Lyon en su campo. Espantó el dominio de su rival, y en un tiro libre cobrado por Hakim Ziyech, Traore peinó el balón para hacer el 1-0.

Era el minuto 25, y casi 10 después, el Ajax golpeó por segunda vez tras aprovechar un mal despeje del portero Anthony Lopes. Traoré le ganó en el saltó a su marcador y el balón lo tomó Kasper Dolberg, quien no perdonó en el mano a mano.

La joven estrella emergente del Ajax mostró sus credenciales en una semifinal. Con 19 años de edad y en su primera temporada en el primer equipo, suma 20 goles en lo que va de la temporada. Son números importantes para un jugador casi recién llegado a la elite. Europa, pondrá sus ojos en él.

Ajax se cerró muy bien y consiguió aguantar su ventaja hasta el descanso, y después, al minuto 49, otro error del Lyon, esta vez en un control en el centro del campo, propició el tercero. Hakim Ziyech robó el balón y se lo cedió a Amin Younes, quien desde dentro del área superó a Anthony Lopes. Aunque Malgré Diakhaby sacó el esférico debajo de la portería, pero el juez de línea concedió el tercer tanto para el Ajax.

Lyon reaccionó e impuso su ritmo hasta que obtuvo su recompensa al minuto 66, con el tanto de Mathieu Valbuena, desaparecido todo el partido.

Pocos minutos después, Fakil tuvo el 3-2 en un mano a mano que desperdició y que precedió al cuarto jarro de agua fría para el Lyon. Traoré selló su gran encuentro con otro gol, el segundo en su cuenta particular, que sumado a su asistencia sirvió para destrozar a un equipo que tendrá que hacer una hazaña para llegar a su primer final europea en la historia. El Ajax, la acaricia después de 21 años.

El Ajax dio un paso de gigante hacia la final de la Europa League y sueña con volver a dicha instancia después de 21 años, gracias a la gran actuación de Bertrand Traoré, quien con dos goles y una asistencia contribuyó a la goleada de 4-1 frente al Lyon, en la ida de las semifinales.

El jugador de Burkina Faso, quien llegó al club esta temporada, procedente del Chelsea, se encargó de hacer soñar al Ajax, sin excesivas alegrías en los últimos tiempos y con un objetivo claro: volver al trono de un torneo continental.

Ambos equipos saltaron a la cancha del Ámsterdam Arena con un peso histórico sobre sus espaldas, que tenían que resolver en una eliminatoria que de inicio parecía pareja.

Por eso, el choque tenía un sabor especial. Había que acabar con los fantasmas del pasado y fue el Lyon el que comprendió primero el sentido del duelo. Salió mejor colocado, con Alexander Lacazette en el banco de suplentes, pero con menos nervios que su rival.

Ese buen inicio del cuadro francés sólo duró 20 minutos, en los que tuvo una ocasión mediante un disparo raso de Maxwel Cornet, que obligó a intervenir al portero Andre Onana. Después, casi hasta el minuto 52, con una oportunidad que tuvo Nabil Fekir, no volvió a acercarse al área del Ajax.

Ajax despertó, y con su bloque de jóvenes jugadores comenzó a carburar y a encerrar al Lyon en su campo. Espantó el dominio de su rival, y en un tiro libre cobrado por Hakim Ziyech, Traore peinó el balón para hacer el 1-0.

Era el minuto 25, y casi 10 después, el Ajax golpeó por segunda vez tras aprovechar un mal despeje del portero Anthony Lopes. Traoré le ganó en el saltó a su marcador y el balón lo tomó Kasper Dolberg, quien no perdonó en el mano a mano.

La joven estrella emergente del Ajax mostró sus credenciales en una semifinal. Con 19 años de edad y en su primera temporada en el primer equipo, suma 20 goles en lo que va de la temporada. Son números importantes para un jugador casi recién llegado a la elite. Europa, pondrá sus ojos en él.

Ajax se cerró muy bien y consiguió aguantar su ventaja hasta el descanso, y después, al minuto 49, otro error del Lyon, esta vez en un control en el centro del campo, propició el tercero. Hakim Ziyech robó el balón y se lo cedió a Amin Younes, quien desde dentro del área superó a Anthony Lopes. Aunque Malgré Diakhaby sacó el esférico debajo de la portería, pero el juez de línea concedió el tercer tanto para el Ajax.

Lyon reaccionó e impuso su ritmo hasta que obtuvo su recompensa al minuto 66, con el tanto de Mathieu Valbuena, desaparecido todo el partido.

Pocos minutos después, Fakil tuvo el 3-2 en un mano a mano que desperdició y que precedió al cuarto jarro de agua fría para el Lyon. Traoré selló su gran encuentro con otro gol, el segundo en su cuenta particular, que sumado a su asistencia sirvió para destrozar a un equipo que tendrá que hacer una hazaña para llegar a su primer final europea en la historia. El Ajax, la acaricia después de 21 años.