/ viernes 5 de mayo de 2017

El Celta perdio en casa ante el Manchester United

El Celta complicó su presencia en la final de la Liga Europa después de perder en Balaídos contra el Manchester United (0-1) en un encuentro que tuvo controlado el conjunto de José Mourinho, que desaprovechó tres buenas ocasiones en la primera parte, pero resolvió el partido con un tiro de falta de Marcus Rashford en el minuto 67.

El Celta tuvo la pelota en el comienzo, una fase de control que se concretó con una gran ocasión malgastada por Wass. Solo llegaron después un tiro lejano del mismo Wass y un par de intentos de Sisto. El Manchester se acomodó a ese guión: poco ritmo, pocas ocasiones de gol. Creó tres ocasiones claras; tres latigazos que habitualmente resuelven eliminatorias europeas. Y en las tres oportunidades se estrelló contra Sergio. El portero salvó al Celta: primero le sacó un balón imposible al joven Rashford (20’); poco después se exhibió ante Mikhitaryan, que recogió un gran pase de Pogbá (35’); y cerró el primer tiempo con otra maravillosa parada ante Lingard (39’).

Tuvo José Mourinho que maldecir en el vestuario todas las ocasiones desechadas por su equipo. El Manchester estuvo escaso de pegada; el Celta, de futbol. Berizzo no modificó el dibujo durante el descanso.

El plan fue calcado al de la primera mitad: únicamente un comienzo esperanzador que fue menguando con el paso de los minutos. Poca amenaza: un cabezazo de Aspas (min. 51) y un peligroso tiro de Sisto que sacó Romero (min. 58).

Siguió sin poder combinar el Celta desde el centro. Vivió sin poder asociarse con el trío Sisto-Aspas-Guidetti. Otra vez el ritmo deseado por el Manchester, que mató el partido con un buen lanzamiento de falta de Rashford. Silenció Balaídos. Quedó en el ambiente la duda de si Sergio pudo haber protegido mejor la portería.

El gol de Rashford trabó el partido. El Manchester fue un muro defensivo. No necesito más en ataque. No hizo más daño, salvo un cañonazo de Lingard cuando se encontró una pelota muerta en el área (minuto 75). Tenía hecho el trabajo soñado por su entrenador: un sólido armazón que no vivió riesgos en defensa sufrió y que vuelve con un gol de ventaja hacia Inglaterra.


Berizzo espera la remontada


El argentino Eduardo "Toto" Berizzo, entrenador del Celta de Vigo, afirmó, tras la derrota de su equipo ante el Manchester United en la ida de las semifinales de la Europa League, que se marcha "con la sensación de haber competido contra un gran rival".

"Esto no ha terminado, vamos en busca del partido que viene porque tenemos nuestras posibilidades. Este resultado nos va a exigir un partido de ataque para el que estaremos preparados. Me quedó con la sensación de haber competido contra un rival muy duro y sacaremos conclusiones que nos valdrán para el partido de vuelta", señaló en rueda de prensa.

El técnico celeste aseguró que esperaba ese trámite del partido: "Cualquier pérdida de balón inclina el ataque hacia un lado o hacia el otro. Pudimos abrir el partido con la ocasión de Daniel pero su defensa se impuso a nuestro ataque. En la segunda parte se igualó el partido pero recibimos su gol cuando mejor estábamos".

En este, puntualizó que "no tiene mucho sentido hablar de porcentajes" porque "con el cinco por ciento también puedes ganar".

"Nosotros vamos a jugar un partido aprendiendo lo que sucedió esta noche. Muchas veces salimos con un resultado adverso del partido de ida y eso nos debe estimular de cara al encuentro en Inglaterra", subrayó Berizzo, quien, cuestionado por el partido de Iago Aspas, indicó que "sufrió un marcaje de persecución y no encontró espacios".

El Celta complicó su presencia en la final de la Liga Europa después de perder en Balaídos contra el Manchester United (0-1) en un encuentro que tuvo controlado el conjunto de José Mourinho, que desaprovechó tres buenas ocasiones en la primera parte, pero resolvió el partido con un tiro de falta de Marcus Rashford en el minuto 67.

El Celta tuvo la pelota en el comienzo, una fase de control que se concretó con una gran ocasión malgastada por Wass. Solo llegaron después un tiro lejano del mismo Wass y un par de intentos de Sisto. El Manchester se acomodó a ese guión: poco ritmo, pocas ocasiones de gol. Creó tres ocasiones claras; tres latigazos que habitualmente resuelven eliminatorias europeas. Y en las tres oportunidades se estrelló contra Sergio. El portero salvó al Celta: primero le sacó un balón imposible al joven Rashford (20’); poco después se exhibió ante Mikhitaryan, que recogió un gran pase de Pogbá (35’); y cerró el primer tiempo con otra maravillosa parada ante Lingard (39’).

Tuvo José Mourinho que maldecir en el vestuario todas las ocasiones desechadas por su equipo. El Manchester estuvo escaso de pegada; el Celta, de futbol. Berizzo no modificó el dibujo durante el descanso.

El plan fue calcado al de la primera mitad: únicamente un comienzo esperanzador que fue menguando con el paso de los minutos. Poca amenaza: un cabezazo de Aspas (min. 51) y un peligroso tiro de Sisto que sacó Romero (min. 58).

Siguió sin poder combinar el Celta desde el centro. Vivió sin poder asociarse con el trío Sisto-Aspas-Guidetti. Otra vez el ritmo deseado por el Manchester, que mató el partido con un buen lanzamiento de falta de Rashford. Silenció Balaídos. Quedó en el ambiente la duda de si Sergio pudo haber protegido mejor la portería.

El gol de Rashford trabó el partido. El Manchester fue un muro defensivo. No necesito más en ataque. No hizo más daño, salvo un cañonazo de Lingard cuando se encontró una pelota muerta en el área (minuto 75). Tenía hecho el trabajo soñado por su entrenador: un sólido armazón que no vivió riesgos en defensa sufrió y que vuelve con un gol de ventaja hacia Inglaterra.


Berizzo espera la remontada


El argentino Eduardo "Toto" Berizzo, entrenador del Celta de Vigo, afirmó, tras la derrota de su equipo ante el Manchester United en la ida de las semifinales de la Europa League, que se marcha "con la sensación de haber competido contra un gran rival".

"Esto no ha terminado, vamos en busca del partido que viene porque tenemos nuestras posibilidades. Este resultado nos va a exigir un partido de ataque para el que estaremos preparados. Me quedó con la sensación de haber competido contra un rival muy duro y sacaremos conclusiones que nos valdrán para el partido de vuelta", señaló en rueda de prensa.

El técnico celeste aseguró que esperaba ese trámite del partido: "Cualquier pérdida de balón inclina el ataque hacia un lado o hacia el otro. Pudimos abrir el partido con la ocasión de Daniel pero su defensa se impuso a nuestro ataque. En la segunda parte se igualó el partido pero recibimos su gol cuando mejor estábamos".

En este, puntualizó que "no tiene mucho sentido hablar de porcentajes" porque "con el cinco por ciento también puedes ganar".

"Nosotros vamos a jugar un partido aprendiendo lo que sucedió esta noche. Muchas veces salimos con un resultado adverso del partido de ida y eso nos debe estimular de cara al encuentro en Inglaterra", subrayó Berizzo, quien, cuestionado por el partido de Iago Aspas, indicó que "sufrió un marcaje de persecución y no encontró espacios".