/ miércoles 18 de septiembre de 2019

Héctor Herrera salva al Atleti que empata con la Juve en Champions

El Atlético de Madrid empató 2-2 en tiempo de compensación contra la Juventus en la primera fechas de la UEFA Champions League

En el minuto 90, cuando la derrota ya parecía inalterable, el mexicano Héctor Herrera surgió dentro del área en un saque de esquina para cabecear el 2-2 del Atlético de Madrid contra el Juventus, un premio merecido para su equipo, capaz de rebelarse y nivelar el 0-2 con el que le había golpeado su rival.

Una recompensa a la fe, a la insistencia, de un equipo que sintió el castigo del 0-2 como una afrenta inexplicable, pero que no decayó, que reiteró en sus ataques para, primero, reengancharse al duelo con el 1-2 de Stefan Savic, también de cabeza, y rescatar un punto que era suyo sin matices con el 2-2 del medio centro mexicano.

Hay partidos que transcienden a la primera fase. A ella pertenece en este caso el Atlético-Juventus, pero es mucho más que un choque por los tres puntos, por el pulso del liderato o por marcar un terreno que luego el avance de la competición determinará si es de uno o de otro. Es un duelo que dimensiona y refuerza al ganador.

Porque, por mucha competición que reste, por tanto y tanto que haya aún que ganar después para alcanzar un objetivo que ni en uno ni en otro admite nada más que la gloria del triunfador, un partido así y la medida que ofrece es un baremo irrefutable, el mejor para determinar todos los mecanismos a mejorar o mantener en el futuro.


El Atlético salió fortalecido del empate. Sin duda. Derrotado hace tres días por la Real Sociedad, su reacción fue en la medida que se espera de un aspirante por todo, al que se le exige ganar cada día, porque hasta tal punto ha elevado sus pretensiones, pero sobre todo competir sea cual sea el adversario... hasta el final.

Hace seis meses, en Turín, no lo hizo. No hay peor crítica para un equipo como él. Este miércoles, bajo la iluminación de su Wanda Metropolitano, sí fue el bloque que se espera, capaz de mirar de tú a tú a su rival, de manejar muchos registros, de jugar muchos partidos en uno, y de someter en muchos tramos al Juventus.

También a Cristiano Ronaldo. Un futbolista temible para el Atlético. Le había hecho 25 goles en los 33 choques precedentes ante él. Pero no tanto este miércoles en el Wanda Metropolitano, apartado de las zonas donde más daño hace, acechado por las ayudas de Koke y la vigilancia de Trippier y sin el más mínimo margen para golpear... salvo en el último instante, cuando su tiro se marchó fuera.

No sólo logró eso el Atlético, sino mucho más en el primer tiempo; en cuanto logró ajustar sus líneas y dirigir el partido hacia su terreno. Primero como un bloque compacto cuando había que defender, cuando la posesión entonces cansina del Juventus circulaba en mitad de campo, y después con recursos para atacar.

Uno es una tradición, el contragolpe, fiel a ese juego directo, más aún cuando dispone en su equipo de Diego Costa o Joao Félix, que culminó una carrera de 40 metros -terminó rodeado de cinco rivales- con un tiro repelido por Szczesny; otro también, el balón parado, con un par de cabezazos de Jose María Giménez, pero hay varios más.

En el minuto 90, cuando la derrota ya parecía inalterable, el mexicano Héctor Herrera surgió dentro del área en un saque de esquina para cabecear el 2-2 del Atlético de Madrid contra el Juventus, un premio merecido para su equipo, capaz de rebelarse y nivelar el 0-2 con el que le había golpeado su rival.

Una recompensa a la fe, a la insistencia, de un equipo que sintió el castigo del 0-2 como una afrenta inexplicable, pero que no decayó, que reiteró en sus ataques para, primero, reengancharse al duelo con el 1-2 de Stefan Savic, también de cabeza, y rescatar un punto que era suyo sin matices con el 2-2 del medio centro mexicano.

Hay partidos que transcienden a la primera fase. A ella pertenece en este caso el Atlético-Juventus, pero es mucho más que un choque por los tres puntos, por el pulso del liderato o por marcar un terreno que luego el avance de la competición determinará si es de uno o de otro. Es un duelo que dimensiona y refuerza al ganador.

Porque, por mucha competición que reste, por tanto y tanto que haya aún que ganar después para alcanzar un objetivo que ni en uno ni en otro admite nada más que la gloria del triunfador, un partido así y la medida que ofrece es un baremo irrefutable, el mejor para determinar todos los mecanismos a mejorar o mantener en el futuro.


El Atlético salió fortalecido del empate. Sin duda. Derrotado hace tres días por la Real Sociedad, su reacción fue en la medida que se espera de un aspirante por todo, al que se le exige ganar cada día, porque hasta tal punto ha elevado sus pretensiones, pero sobre todo competir sea cual sea el adversario... hasta el final.

Hace seis meses, en Turín, no lo hizo. No hay peor crítica para un equipo como él. Este miércoles, bajo la iluminación de su Wanda Metropolitano, sí fue el bloque que se espera, capaz de mirar de tú a tú a su rival, de manejar muchos registros, de jugar muchos partidos en uno, y de someter en muchos tramos al Juventus.

También a Cristiano Ronaldo. Un futbolista temible para el Atlético. Le había hecho 25 goles en los 33 choques precedentes ante él. Pero no tanto este miércoles en el Wanda Metropolitano, apartado de las zonas donde más daño hace, acechado por las ayudas de Koke y la vigilancia de Trippier y sin el más mínimo margen para golpear... salvo en el último instante, cuando su tiro se marchó fuera.

No sólo logró eso el Atlético, sino mucho más en el primer tiempo; en cuanto logró ajustar sus líneas y dirigir el partido hacia su terreno. Primero como un bloque compacto cuando había que defender, cuando la posesión entonces cansina del Juventus circulaba en mitad de campo, y después con recursos para atacar.

Uno es una tradición, el contragolpe, fiel a ese juego directo, más aún cuando dispone en su equipo de Diego Costa o Joao Félix, que culminó una carrera de 40 metros -terminó rodeado de cinco rivales- con un tiro repelido por Szczesny; otro también, el balón parado, con un par de cabezazos de Jose María Giménez, pero hay varios más.

Finanzas

Hacienda descarta sanciones del Tesoro de EU por monitoreo de operaciones cambiarias

La dependencia dijo que EU no clasifica a México como una economía que manipula su tipo de cambio para obtener algún tipo de ventaja en el comercio internacional

México

México reporta dos millones 299 mil 939 contagios por Covid-19

En las últimas 24 horas hubo 480 nuevos decesos elevando la cifra a 211 mil 693

Justicia

Comando ataca brigada de vacunación en Tangancícuaro, Michoacán

El incidente ocurrió en el trayecto que une a las comunidades de Patamban y Ruiz Cortines; los agresores huyeron

Aderezo

Eduardo Palazuelos: migrando a las redes sociales

En 2014 fue galardonado como el Mejor Chef Mexicano también fue elegido por la Secretaría de Relaciones Exteriores para participar como Embajador de la Cocina Mexicana

Automotriz

Abran paso al gigante de Dodge Durango SRT

Este SUV nos ha demostrado que un vehículo familiar no tiene que estar peleado con la deportividad

Sociedad

Ya es oficial, deberás entregar tus datos para conservar tu telefonía móvil

El gobierno federal publicó el decreto que te obligará a entregar tus datos más íntimos como huella dactilar, iris de los ojos, facciones del rostro, tono de voz y firma

Sociedad

México reporta dos millones 299 mil 939 contagios por Covid-19

En las últimas 24 horas hubo 480 nuevos decesos elevando la cifra a 211 mil 693

Política

PRD presenta queja contra AMLO ante el INE

Ángel Ávila, representante del PRD ante el INE, denunció que el titular del Ejecutivo hizo propaganda gubernamental durante la conferencia matutina de este viernes.

Automotriz

Peugeot 208 2022 se impone con garra

La firma gala presentó la más reciente generación de su hatchback en nuestro país; podría posicionarse como el referente del segmento