/ miércoles 18 de septiembre de 2019

Héctor Herrera salva al Atleti que empata con la Juve en Champions

El Atlético de Madrid empató 2-2 en tiempo de compensación contra la Juventus en la primera fechas de la UEFA Champions League

En el minuto 90, cuando la derrota ya parecía inalterable, el mexicano Héctor Herrera surgió dentro del área en un saque de esquina para cabecear el 2-2 del Atlético de Madrid contra el Juventus, un premio merecido para su equipo, capaz de rebelarse y nivelar el 0-2 con el que le había golpeado su rival.

Una recompensa a la fe, a la insistencia, de un equipo que sintió el castigo del 0-2 como una afrenta inexplicable, pero que no decayó, que reiteró en sus ataques para, primero, reengancharse al duelo con el 1-2 de Stefan Savic, también de cabeza, y rescatar un punto que era suyo sin matices con el 2-2 del medio centro mexicano.

Hay partidos que transcienden a la primera fase. A ella pertenece en este caso el Atlético-Juventus, pero es mucho más que un choque por los tres puntos, por el pulso del liderato o por marcar un terreno que luego el avance de la competición determinará si es de uno o de otro. Es un duelo que dimensiona y refuerza al ganador.

Porque, por mucha competición que reste, por tanto y tanto que haya aún que ganar después para alcanzar un objetivo que ni en uno ni en otro admite nada más que la gloria del triunfador, un partido así y la medida que ofrece es un baremo irrefutable, el mejor para determinar todos los mecanismos a mejorar o mantener en el futuro.


El Atlético salió fortalecido del empate. Sin duda. Derrotado hace tres días por la Real Sociedad, su reacción fue en la medida que se espera de un aspirante por todo, al que se le exige ganar cada día, porque hasta tal punto ha elevado sus pretensiones, pero sobre todo competir sea cual sea el adversario... hasta el final.

Hace seis meses, en Turín, no lo hizo. No hay peor crítica para un equipo como él. Este miércoles, bajo la iluminación de su Wanda Metropolitano, sí fue el bloque que se espera, capaz de mirar de tú a tú a su rival, de manejar muchos registros, de jugar muchos partidos en uno, y de someter en muchos tramos al Juventus.

También a Cristiano Ronaldo. Un futbolista temible para el Atlético. Le había hecho 25 goles en los 33 choques precedentes ante él. Pero no tanto este miércoles en el Wanda Metropolitano, apartado de las zonas donde más daño hace, acechado por las ayudas de Koke y la vigilancia de Trippier y sin el más mínimo margen para golpear... salvo en el último instante, cuando su tiro se marchó fuera.

No sólo logró eso el Atlético, sino mucho más en el primer tiempo; en cuanto logró ajustar sus líneas y dirigir el partido hacia su terreno. Primero como un bloque compacto cuando había que defender, cuando la posesión entonces cansina del Juventus circulaba en mitad de campo, y después con recursos para atacar.

Uno es una tradición, el contragolpe, fiel a ese juego directo, más aún cuando dispone en su equipo de Diego Costa o Joao Félix, que culminó una carrera de 40 metros -terminó rodeado de cinco rivales- con un tiro repelido por Szczesny; otro también, el balón parado, con un par de cabezazos de Jose María Giménez, pero hay varios más.

En el minuto 90, cuando la derrota ya parecía inalterable, el mexicano Héctor Herrera surgió dentro del área en un saque de esquina para cabecear el 2-2 del Atlético de Madrid contra el Juventus, un premio merecido para su equipo, capaz de rebelarse y nivelar el 0-2 con el que le había golpeado su rival.

Una recompensa a la fe, a la insistencia, de un equipo que sintió el castigo del 0-2 como una afrenta inexplicable, pero que no decayó, que reiteró en sus ataques para, primero, reengancharse al duelo con el 1-2 de Stefan Savic, también de cabeza, y rescatar un punto que era suyo sin matices con el 2-2 del medio centro mexicano.

Hay partidos que transcienden a la primera fase. A ella pertenece en este caso el Atlético-Juventus, pero es mucho más que un choque por los tres puntos, por el pulso del liderato o por marcar un terreno que luego el avance de la competición determinará si es de uno o de otro. Es un duelo que dimensiona y refuerza al ganador.

Porque, por mucha competición que reste, por tanto y tanto que haya aún que ganar después para alcanzar un objetivo que ni en uno ni en otro admite nada más que la gloria del triunfador, un partido así y la medida que ofrece es un baremo irrefutable, el mejor para determinar todos los mecanismos a mejorar o mantener en el futuro.


El Atlético salió fortalecido del empate. Sin duda. Derrotado hace tres días por la Real Sociedad, su reacción fue en la medida que se espera de un aspirante por todo, al que se le exige ganar cada día, porque hasta tal punto ha elevado sus pretensiones, pero sobre todo competir sea cual sea el adversario... hasta el final.

Hace seis meses, en Turín, no lo hizo. No hay peor crítica para un equipo como él. Este miércoles, bajo la iluminación de su Wanda Metropolitano, sí fue el bloque que se espera, capaz de mirar de tú a tú a su rival, de manejar muchos registros, de jugar muchos partidos en uno, y de someter en muchos tramos al Juventus.

También a Cristiano Ronaldo. Un futbolista temible para el Atlético. Le había hecho 25 goles en los 33 choques precedentes ante él. Pero no tanto este miércoles en el Wanda Metropolitano, apartado de las zonas donde más daño hace, acechado por las ayudas de Koke y la vigilancia de Trippier y sin el más mínimo margen para golpear... salvo en el último instante, cuando su tiro se marchó fuera.

No sólo logró eso el Atlético, sino mucho más en el primer tiempo; en cuanto logró ajustar sus líneas y dirigir el partido hacia su terreno. Primero como un bloque compacto cuando había que defender, cuando la posesión entonces cansina del Juventus circulaba en mitad de campo, y después con recursos para atacar.

Uno es una tradición, el contragolpe, fiel a ese juego directo, más aún cuando dispone en su equipo de Diego Costa o Joao Félix, que culminó una carrera de 40 metros -terminó rodeado de cinco rivales- con un tiro repelido por Szczesny; otro también, el balón parado, con un par de cabezazos de Jose María Giménez, pero hay varios más.

Sociedad

Familiares de mineros atrapados en Coahuila piden ayuda internacional

Acusaron que hay lentitud en los trabajos de rescate y pidieron que otra vez se presente ahí el presidente López Obrador

Cultura

Retiran respirador artificial a Salman Rushdie; puede hablar 

El agente literario del escritor, Andrew Wylie, lo ha confirmado a varios medios estadounidenses

Sociedad

INM rescata casi 700 migrantes en dos operativos en Puebla

Los migrantes provienen principalmente de Guatemala, Cuba, Ecuador, El Salvador, Honduras y Nicaragua

Sociedad

Tormenta en Nogales deja tres personas sin vida, van 11 rescatados

Las fuertes lluvias han causado graves afectaciones en la ciudad fronteriza

Sociedad

Retienen a agentes de la Guardia Nacional en Michoacán

Integrantes del grupo Pueblos Unidos exigen la liberación de las 164 personas detenidas ayer en la localidad de Tiamba

México

En Debate | Guardia Nacional ¿militarizada?

El anuncio de AMLO sobre que la Guardia Nacional pase a la Sedena ha provocado un sinfín de reacciones

Sociedad

Prenden fuego a vehículo frente a tienda y huyen

Al momento no se ha reportado la detención de ninguna persona en relación a la los hechos

Sociedad

INM rescata casi 700 migrantes en dos operativos en Puebla

Los migrantes provienen principalmente de Guatemala, Cuba, Ecuador, El Salvador, Honduras y Nicaragua

Cultura

Retiran respirador artificial a Salman Rushdie; puede hablar 

El agente literario del escritor, Andrew Wylie, lo ha confirmado a varios medios estadounidenses