/ domingo 2 de abril de 2017

León sorprende a los Tigres y saca los tres puntos del Volcan

¡Qué curioso! El León acostumbrado a atacar y proponer desapareció. Le dejó su lugar a uno que salió a defenderse y, por raro que parezca, ganó al campeón Tigres 0-1. Así es el futbol. EL JUEGO

Tigres fue amo y señor del primer tiempo. Tuvo la pelota y León lo aceptó; se resignó; lo esperó. Una estrategia que buscaba el desdoble a velocidad que nunca llegó. Los once de La Fiera en su campo y aún así los de la UANL tuvieron para marcar.

Primero con una individualidad de Gignac que terminó con tiro suave para Yarbrough. Luego con un cabezazo de Dueñas solo dentro del área que echó fuera. Finalmente con un tiro de Ismael Sosa que mandó a la tribuna.

En el Universitario la suerte salió con los Verdes. El “Recodo” Valdez no supo definir ante un Nahuel que se lo comió en el mano a mano. Fue la única de los melenudos en 45 minutos, lo demás fue defenderse con garras y dientes.

En el segundo tiempo, a los Tigres les costó más trabajo, mucho más. Ya no entraron al área del León con claridad y tras 30 minutos ni Gignac, ni Vargas, ni Sosa, tuvieron una. León, ahora con Elías Hernández como su hombre más adelantado, se paró mejor en el campo. La propuesta esmeralda era la misma, aguantar a Tigres y contragolpear.

El partido se amarró; se trabó. Tigres sin claridad y sin ideas dejaron crecer a un León que cuando vio el espació; liquidó.

Montes tomó la pelota atrás de medio campo, bombeó para techar a Juninho y dejó solo a Elías Hernández. El “Patrullero” aceleró, entró al área y le definió abajo y cruzado a Nahuel, que no pudo hacer nada.

Los del “Tuca” cayeron en la estrategia del León, aunque pudieron empatarlo rápido en un pase de taquito de Gignac para Aquino dentro del área, que Yarbrough desvió con la pierna.

Fue la última para unos universitarios estériles al ataque. En donde menos se esperó, rugió La Fiera.

¡Qué curioso! El León acostumbrado a atacar y proponer desapareció. Le dejó su lugar a uno que salió a defenderse y, por raro que parezca, ganó al campeón Tigres 0-1. Así es el futbol. EL JUEGO

Tigres fue amo y señor del primer tiempo. Tuvo la pelota y León lo aceptó; se resignó; lo esperó. Una estrategia que buscaba el desdoble a velocidad que nunca llegó. Los once de La Fiera en su campo y aún así los de la UANL tuvieron para marcar.

Primero con una individualidad de Gignac que terminó con tiro suave para Yarbrough. Luego con un cabezazo de Dueñas solo dentro del área que echó fuera. Finalmente con un tiro de Ismael Sosa que mandó a la tribuna.

En el Universitario la suerte salió con los Verdes. El “Recodo” Valdez no supo definir ante un Nahuel que se lo comió en el mano a mano. Fue la única de los melenudos en 45 minutos, lo demás fue defenderse con garras y dientes.

En el segundo tiempo, a los Tigres les costó más trabajo, mucho más. Ya no entraron al área del León con claridad y tras 30 minutos ni Gignac, ni Vargas, ni Sosa, tuvieron una. León, ahora con Elías Hernández como su hombre más adelantado, se paró mejor en el campo. La propuesta esmeralda era la misma, aguantar a Tigres y contragolpear.

El partido se amarró; se trabó. Tigres sin claridad y sin ideas dejaron crecer a un León que cuando vio el espació; liquidó.

Montes tomó la pelota atrás de medio campo, bombeó para techar a Juninho y dejó solo a Elías Hernández. El “Patrullero” aceleró, entró al área y le definió abajo y cruzado a Nahuel, que no pudo hacer nada.

Los del “Tuca” cayeron en la estrategia del León, aunque pudieron empatarlo rápido en un pase de taquito de Gignac para Aquino dentro del área, que Yarbrough desvió con la pierna.

Fue la última para unos universitarios estériles al ataque. En donde menos se esperó, rugió La Fiera.