/ martes 4 de julio de 2017

Selección Mexicana va a la Copa Oro con lo que hay

por José Ángel Parra

No es lo mismo seleccionar a lo mejor que hay en tu país, que elegir a lo único que hay. Y ese complicado ejercicio le ha tocado realizar al estratega colombiano, Juan Carlos Osorio, junto a su escudero, Luis Pompilio Páez, para hacer frente a la edición 2017 de la Copa Oro.

Tal como lo revelan los números, los 40 jugadores convocados por el estratega cafetalero para hacerle frente al certamen no son propiamente los mejores representantes mexicanos de la Liga MX, sino los pocos titulares escauteados por el técnico nacional, con tal de armar un cuadro “competitivo” para cumplir con el torneo dorado, luego de que la base de la Selección “A” reunía a futbolistas “europeos”.

Incluido Alan Pulido –quien causó baja tras el amistoso frente a Paraguay–, Chivas captó 10 elementos en el planteamiento inicial de Osorio –de los cuales apenas requirió a cinco de ellos–, no sólo por tratarse del actual campeón del balompié mexicano, sino porque es el único equipo que utiliza a puros connacionales, de ahí que sea la base del representativo. Además de “Puligol”, Ángel Zaldívar también causó baja por lesión, mientras que Oswaldo Alanís no fue autorizado para repetir.

Después de la legión rojiblanca, el timonel sudamericano solicitó a cinco integrantes del subcampeón Tigres, aunque sólo tres estarán en la Unión Americana. Jürgen Damm participó en Confederaciones y el otro que no figuró entre los 23 fue, sorpresivamente, Jorge Torres Nilo.

Santos Laguna aportó tres al organigrama inicial, pero ninguno de ellos se quedó. El guardamente Jonathan Orozco fue relegado porque Osorio prefirió al rojinegro Miguel Fraga; en tanto que Néstor Araujo fue titular en Rusia y Walter Sandoval no convenció al colombiano, a pesar de que pasó a la prelista de 25 seleccionables.

Pachuca fue otro club que enamoró a Juan Carlos, al extremo de requerir a cuatro de ellos. Sólo Hirving Lozano quedó fuera, por haber acudido a Confederaciones.

El Atlas fue otro de los clubes que pudo darle seguimiento a jugadores locales. Por eso Osorio llevará al arquero Fraga, al lateral Luis Reyes -único que repetirá en los dos torneos- y al “Gasolinero” Martín Barragán –delantero centro al igual que el “Cubo” Torres, relevo de Pulido–. Sólo Javier Salas fue marginado entre los rojinegros.

Al no autorizarse el alta de Oribe Peralta, Edson Álvarez quedó como único representante del americanismo en este grupo. El “Cubo” fue anunciado ayer para completar el listado. Sin Peralta, la Selección de Copa Oro tendrá ausencia de músculo en el ataque, además de que resulta un cuadro muy mediano en términos generales.

Otro dato a destacar es la baja de varios elementos que figuraron en la convocatoria preliminar de 25 y que habían soportado el recorte previo en el listado de 40 jugadores. Semejante improvisación quedó al descubierto cuando el propio Osorio develó, en una conferencia realizada en territorio ruso, que había requerido de siete elementos de Confederaciones (que al principio estaban descartados para repetir torneo) y que dos de ellos se habían desmarcado, aparte de que sus clubes no los habían autorizado.

Todo un circo para completar al representativo dorado, que ni siquiera puede ser catalogado como “B” –como sucedió con Alemania, en Rusia–, sino apenas “lo que hay”, de ahí el sello de “muy equis”.

por José Ángel Parra

No es lo mismo seleccionar a lo mejor que hay en tu país, que elegir a lo único que hay. Y ese complicado ejercicio le ha tocado realizar al estratega colombiano, Juan Carlos Osorio, junto a su escudero, Luis Pompilio Páez, para hacer frente a la edición 2017 de la Copa Oro.

Tal como lo revelan los números, los 40 jugadores convocados por el estratega cafetalero para hacerle frente al certamen no son propiamente los mejores representantes mexicanos de la Liga MX, sino los pocos titulares escauteados por el técnico nacional, con tal de armar un cuadro “competitivo” para cumplir con el torneo dorado, luego de que la base de la Selección “A” reunía a futbolistas “europeos”.

Incluido Alan Pulido –quien causó baja tras el amistoso frente a Paraguay–, Chivas captó 10 elementos en el planteamiento inicial de Osorio –de los cuales apenas requirió a cinco de ellos–, no sólo por tratarse del actual campeón del balompié mexicano, sino porque es el único equipo que utiliza a puros connacionales, de ahí que sea la base del representativo. Además de “Puligol”, Ángel Zaldívar también causó baja por lesión, mientras que Oswaldo Alanís no fue autorizado para repetir.

Después de la legión rojiblanca, el timonel sudamericano solicitó a cinco integrantes del subcampeón Tigres, aunque sólo tres estarán en la Unión Americana. Jürgen Damm participó en Confederaciones y el otro que no figuró entre los 23 fue, sorpresivamente, Jorge Torres Nilo.

Santos Laguna aportó tres al organigrama inicial, pero ninguno de ellos se quedó. El guardamente Jonathan Orozco fue relegado porque Osorio prefirió al rojinegro Miguel Fraga; en tanto que Néstor Araujo fue titular en Rusia y Walter Sandoval no convenció al colombiano, a pesar de que pasó a la prelista de 25 seleccionables.

Pachuca fue otro club que enamoró a Juan Carlos, al extremo de requerir a cuatro de ellos. Sólo Hirving Lozano quedó fuera, por haber acudido a Confederaciones.

El Atlas fue otro de los clubes que pudo darle seguimiento a jugadores locales. Por eso Osorio llevará al arquero Fraga, al lateral Luis Reyes -único que repetirá en los dos torneos- y al “Gasolinero” Martín Barragán –delantero centro al igual que el “Cubo” Torres, relevo de Pulido–. Sólo Javier Salas fue marginado entre los rojinegros.

Al no autorizarse el alta de Oribe Peralta, Edson Álvarez quedó como único representante del americanismo en este grupo. El “Cubo” fue anunciado ayer para completar el listado. Sin Peralta, la Selección de Copa Oro tendrá ausencia de músculo en el ataque, además de que resulta un cuadro muy mediano en términos generales.

Otro dato a destacar es la baja de varios elementos que figuraron en la convocatoria preliminar de 25 y que habían soportado el recorte previo en el listado de 40 jugadores. Semejante improvisación quedó al descubierto cuando el propio Osorio develó, en una conferencia realizada en territorio ruso, que había requerido de siete elementos de Confederaciones (que al principio estaban descartados para repetir torneo) y que dos de ellos se habían desmarcado, aparte de que sus clubes no los habían autorizado.

Todo un circo para completar al representativo dorado, que ni siquiera puede ser catalogado como “B” –como sucedió con Alemania, en Rusia–, sino apenas “lo que hay”, de ahí el sello de “muy equis”.