/ miércoles 8 de febrero de 2017

Genzebe Dibaba consiguió marca mundial en 2.000 metros

La etíope Genzebe Dibaba consiguió en Sabadell, España, nueva marca del mundo en 2.000 metros en pista cubierta, al completar la prueba en 5’23’’75, sumando con este resultado seis marcas de sala para ella.

La etíope Genzebe Dibaba, integrante de una extensa saga de campeonas, solía pasar largas temporadas en la ciudad vallesana con su grupo de entrenamiento, y el año pasado ya intentó superar el tope mundial de los 3.000 metros. Se tuvo que conformar con la segunda mejor marca de todos los tiempos.

Esta vez, en cambio, ha acabado por más de seis segundos de diferencia con los 5’30’’53 de la rumana Gabriela Szabo, que databa nada menos que de marzo de 1998 en Sindelfingen (Alemania), impuesta en aquel año ante la sorpresa de todo el estadio y ha unido esa nueve marca universal a los que ya ostenta en todas las demás distancias del mediofondo: 1.500, 3.000 y 5.000 metros, además de la milla y las dos millas.

Al aire libre, tiene la plusmarca absoluta de 1.500. Casi nada para esta pequeña pero eléctrica atleta que hoy cumple 26 años y que el próximo día 24 proseguirá la caza de cronos en Madrid, intentando el de los 1.000 metros (2’30’’94 de la mozambiqueña Maria Mutola desde el año de 1999).

La etíope Genzebe Dibaba consiguió en Sabadell, España, nueva marca del mundo en 2.000 metros en pista cubierta, al completar la prueba en 5’23’’75, sumando con este resultado seis marcas de sala para ella.

La etíope Genzebe Dibaba, integrante de una extensa saga de campeonas, solía pasar largas temporadas en la ciudad vallesana con su grupo de entrenamiento, y el año pasado ya intentó superar el tope mundial de los 3.000 metros. Se tuvo que conformar con la segunda mejor marca de todos los tiempos.

Esta vez, en cambio, ha acabado por más de seis segundos de diferencia con los 5’30’’53 de la rumana Gabriela Szabo, que databa nada menos que de marzo de 1998 en Sindelfingen (Alemania), impuesta en aquel año ante la sorpresa de todo el estadio y ha unido esa nueve marca universal a los que ya ostenta en todas las demás distancias del mediofondo: 1.500, 3.000 y 5.000 metros, además de la milla y las dos millas.

Al aire libre, tiene la plusmarca absoluta de 1.500. Casi nada para esta pequeña pero eléctrica atleta que hoy cumple 26 años y que el próximo día 24 proseguirá la caza de cronos en Madrid, intentando el de los 1.000 metros (2’30’’94 de la mozambiqueña Maria Mutola desde el año de 1999).