/ miércoles 29 de marzo de 2017

Héctor Gabriel en la Acrópolis de Puebla

EL novillero Héctor Gabriel se convertirá en matador de toros con el escenario del la Acrópolis de Puebla, cita contemplada para el próximo viernes 21 de abril; llevará de padrino al valenciano Enrique Ponce, ante el testimonio de Pablo Hermoso de Mendoza con toros por definir. Esta será la primera ocasión en que el joven diestro muestre su tauromaquia ante la gente de su tierra, luego que la empresa PALTORO que dirige Pablo Alvarez “Palillo”, lo integró a las combinaciones de la feria anual.

Héctor Gabriel recuerda los primeros pasos que dio en esta profesión: “Llevo una carrera de aproximadamente seis años, a partir de que empecé a entrenar en la escuela del matador Uriel Moreno ‘El Zapata’. Ahí aprendí a ver la fiesta de otra manera. Pasé del tendido al ruedo. Estuve dos años con él”, señaló el torero.

Tras esta experiencia cruzó el Atlántico para mejorar su técnica: “Estuve seis meses en la escuela de toreo del maestro Julián López ‘El Juli’, esto gracias a que fui el triunfador de una ciclo de becerristas que se realizó hace un par de años en la plaza Arroyo”, añadió.

A su regreso de Europa llevó a cabo su presentación como novillero con picadores el 1 de agosto de 2014 en Huamantla, Tlaxcala, y triunfó al cortar una oreja. “En total he toreado aproximadamente 30 novilladas. He sido triunfador en varias plazas de primera. Destaco lo que hice en el ciclo de Tampico, así como haber sido máximo triunfador dos años consecutivos en el ciclo Descubriendo un Torero que organiza la Asociación Nacional de Criadores de Toros de Lidia. Estos últimos certámenes me proyectaron para debutar en dos de los principales cosos del país: Guadalajara en 2015 y en la Plaza México, en 2016”.

Previo a la futura noche de su alternativa resume su paso por los ruedos de esta forma: “No ha sido una carrera fácil porque se realizan muy pocas novilladas, pero yo he visto siempre la forma de llegar muy preparado a cada compromiso y más ahora que está por llegar el momento más importante de mi vida. He vivido cosas inolvidables que me han marcado como persona y como torero”.

Esta será la primera feria poblana que se presente en Acrópolis. “En Puebla fui por vez primera a los toros, ahí me críe y es mi máxima ilusión poder torear frente a mis paisanos porque ni como becerrista ni como novillero puede hacerlo. Estoy muy agradecido con la empresa porque será la primera vez que torearé ante mi afición, por lo cual siento mucho orgullo pero también mucha responsabilidad”, sentenció.

EL novillero Héctor Gabriel se convertirá en matador de toros con el escenario del la Acrópolis de Puebla, cita contemplada para el próximo viernes 21 de abril; llevará de padrino al valenciano Enrique Ponce, ante el testimonio de Pablo Hermoso de Mendoza con toros por definir. Esta será la primera ocasión en que el joven diestro muestre su tauromaquia ante la gente de su tierra, luego que la empresa PALTORO que dirige Pablo Alvarez “Palillo”, lo integró a las combinaciones de la feria anual.

Héctor Gabriel recuerda los primeros pasos que dio en esta profesión: “Llevo una carrera de aproximadamente seis años, a partir de que empecé a entrenar en la escuela del matador Uriel Moreno ‘El Zapata’. Ahí aprendí a ver la fiesta de otra manera. Pasé del tendido al ruedo. Estuve dos años con él”, señaló el torero.

Tras esta experiencia cruzó el Atlántico para mejorar su técnica: “Estuve seis meses en la escuela de toreo del maestro Julián López ‘El Juli’, esto gracias a que fui el triunfador de una ciclo de becerristas que se realizó hace un par de años en la plaza Arroyo”, añadió.

A su regreso de Europa llevó a cabo su presentación como novillero con picadores el 1 de agosto de 2014 en Huamantla, Tlaxcala, y triunfó al cortar una oreja. “En total he toreado aproximadamente 30 novilladas. He sido triunfador en varias plazas de primera. Destaco lo que hice en el ciclo de Tampico, así como haber sido máximo triunfador dos años consecutivos en el ciclo Descubriendo un Torero que organiza la Asociación Nacional de Criadores de Toros de Lidia. Estos últimos certámenes me proyectaron para debutar en dos de los principales cosos del país: Guadalajara en 2015 y en la Plaza México, en 2016”.

Previo a la futura noche de su alternativa resume su paso por los ruedos de esta forma: “No ha sido una carrera fácil porque se realizan muy pocas novilladas, pero yo he visto siempre la forma de llegar muy preparado a cada compromiso y más ahora que está por llegar el momento más importante de mi vida. He vivido cosas inolvidables que me han marcado como persona y como torero”.

Esta será la primera feria poblana que se presente en Acrópolis. “En Puebla fui por vez primera a los toros, ahí me críe y es mi máxima ilusión poder torear frente a mis paisanos porque ni como becerrista ni como novillero puede hacerlo. Estoy muy agradecido con la empresa porque será la primera vez que torearé ante mi afición, por lo cual siento mucho orgullo pero también mucha responsabilidad”, sentenció.