/ miércoles 8 de febrero de 2017

Jonathan Paredes un clavadista magnífico

Lanzarse desde una altura considerable podría ser una pared para cualquiera. El valor que requieren los clavadistas para retar la altura, la velocidad y el agua simplemente es gigantesca. Existe un mexicano que rompe las barreras de ese posible temor. Jonathan Paredes, clavadista mexicano, tiene la fortaleza para rozarse con los más grandes en el mundo.

"Sé un mejor atleta, sé una mejor persona", es el lema de este joven de 26 años de edad. El atleta que rompió la racha ganadora de Gary Hunt en 2015, tomó una ventaja a las primeras de cambio en la prueba de Mostar y realizó su programa de saltos de una forma magnífica, está definitivamente en el camino correcto. Jonathan ha mostrado un ascenso constate en el ranking, sin tener en cuenta su salto fallido en el primera parada del año pasado. Fue ganador de la competición de clasificación de 2015 y quedó en segundo puesto en 2016, aunque primero saltó a la fama durante la edición 2011 de la Serie Mundial justo unos días antes de su cumpleaños 22, cuando el invitado mexicano estuvo a punto de subir al podio en Malcesine (Italia), sólo un día después de haber aterrizado sobre su coxis.

Es uno de los clavadistas técnicamente más competentes entre los saltadores de acantilados y que cuenta como mentor y entrenador con la leyenda de este deporte: "Mi héroe es, por supuesto, Orlando Duque, que es una gran inspiración para mí". Junto con su héroe, Jonathan Paredes realizó el salto de acantilado más alto hasta la fecha este invierno: 30m o 10 plantas en una cascada - la cosa más loca que dice que ha hecho hasta ahora.

Lanzarse desde una altura considerable podría ser una pared para cualquiera. El valor que requieren los clavadistas para retar la altura, la velocidad y el agua simplemente es gigantesca. Existe un mexicano que rompe las barreras de ese posible temor. Jonathan Paredes, clavadista mexicano, tiene la fortaleza para rozarse con los más grandes en el mundo.

"Sé un mejor atleta, sé una mejor persona", es el lema de este joven de 26 años de edad. El atleta que rompió la racha ganadora de Gary Hunt en 2015, tomó una ventaja a las primeras de cambio en la prueba de Mostar y realizó su programa de saltos de una forma magnífica, está definitivamente en el camino correcto. Jonathan ha mostrado un ascenso constate en el ranking, sin tener en cuenta su salto fallido en el primera parada del año pasado. Fue ganador de la competición de clasificación de 2015 y quedó en segundo puesto en 2016, aunque primero saltó a la fama durante la edición 2011 de la Serie Mundial justo unos días antes de su cumpleaños 22, cuando el invitado mexicano estuvo a punto de subir al podio en Malcesine (Italia), sólo un día después de haber aterrizado sobre su coxis.

Es uno de los clavadistas técnicamente más competentes entre los saltadores de acantilados y que cuenta como mentor y entrenador con la leyenda de este deporte: "Mi héroe es, por supuesto, Orlando Duque, que es una gran inspiración para mí". Junto con su héroe, Jonathan Paredes realizó el salto de acantilado más alto hasta la fecha este invierno: 30m o 10 plantas en una cascada - la cosa más loca que dice que ha hecho hasta ahora.