/ domingo 12 de febrero de 2017

La Volpe se tambalea, el América no levanta

POR TONATIUH G. TRUJILLO

Despintadas como su decolorado uniforme, así lucen las Águilas de La Volpe. Ausentes de ideas y urgidas de puntos, experimentan el malestar de su gente, que en coro reclama la guillotina para el ilustre “Bigotón”. “¡Fuera La Volpe!”, exige la multitud, al término de la contienda en el Coloso de Santa Úrsula, donde un debilitado Puebla le saca el 0-0 final. Así las cosas, la sexta fecha del Clausura 2017 arroja otra pobre actuación americanista. La cura está a la vista: el Clásico Nacional frente a Chivas podría acabar con el temporal, pero también con la cabeza del polémico estratega, cuyo mostacho peligra en el Nido de Coapa.

EL PARTIDO

Nadie lo puede creer. El grito de “¡gol!” ha quedado atorado entre las miles de gargantas amarillas, que al observar el “oso” del “Cepillo” han quedado boquiabiertas. En memoria de la pasada final, ante Tigres, cuanto el título se esfuma de las manos con un yerro de su ídolo. Oribe Peralta ha perdido el olfato. El delantero ha tenido en sus pies la inmejorable ocasión de romper los candados de Cardozo.

En un desborde por la banda izquierda, Cecilio Domínguez retrasa el esférico para el dorsal 24, quien de primera conecta para enviar su tiro por encima del arco de Campestrini.

La respuesta poblana surge de inmediato. Marchesín es exigido por Alexis Canelo, mas el guardameta argentino demuestra ser una grata elección. Cual Superman moderno, surca el cielo del Azteca y desvía el fogonazo camotero, en espectacular lance.

Dada la rebeldía camotera, Ricardo La Volpe cierra el medio campo. No quiere más sorpresas. Con ello logra acorralar la meta de Campestrini, quien se transforma, con la suma de los minutos, en el héroe de la noche.

Ante el apremio por marcar, el cuadro local termina por ceder espacios, y es ahí donde Marchesín vuelve a evitar la tragedia capitalina. Francisco Acuña remata con dirección a portería, Agustín logra desviar. Paradón del argentino, elogiado por su público.

El descanso llega para nivelar todavía más. A partir del ingreso de Quintero y Güémez, las Águilas mejoran y suman arribos. La Volpe, desesperado, echa la carne al asador. Ingresa Romero por la victoria. Nunca llega. El 0-0 prevalece hasta el final. El coro es constante en el Coloso de Santa Úrsula… “¡Fuera La Volpe!”, el argentino bromea con Cardozo, su verdugo de anoche.

POR TONATIUH G. TRUJILLO

Despintadas como su decolorado uniforme, así lucen las Águilas de La Volpe. Ausentes de ideas y urgidas de puntos, experimentan el malestar de su gente, que en coro reclama la guillotina para el ilustre “Bigotón”. “¡Fuera La Volpe!”, exige la multitud, al término de la contienda en el Coloso de Santa Úrsula, donde un debilitado Puebla le saca el 0-0 final. Así las cosas, la sexta fecha del Clausura 2017 arroja otra pobre actuación americanista. La cura está a la vista: el Clásico Nacional frente a Chivas podría acabar con el temporal, pero también con la cabeza del polémico estratega, cuyo mostacho peligra en el Nido de Coapa.

EL PARTIDO

Nadie lo puede creer. El grito de “¡gol!” ha quedado atorado entre las miles de gargantas amarillas, que al observar el “oso” del “Cepillo” han quedado boquiabiertas. En memoria de la pasada final, ante Tigres, cuanto el título se esfuma de las manos con un yerro de su ídolo. Oribe Peralta ha perdido el olfato. El delantero ha tenido en sus pies la inmejorable ocasión de romper los candados de Cardozo.

En un desborde por la banda izquierda, Cecilio Domínguez retrasa el esférico para el dorsal 24, quien de primera conecta para enviar su tiro por encima del arco de Campestrini.

La respuesta poblana surge de inmediato. Marchesín es exigido por Alexis Canelo, mas el guardameta argentino demuestra ser una grata elección. Cual Superman moderno, surca el cielo del Azteca y desvía el fogonazo camotero, en espectacular lance.

Dada la rebeldía camotera, Ricardo La Volpe cierra el medio campo. No quiere más sorpresas. Con ello logra acorralar la meta de Campestrini, quien se transforma, con la suma de los minutos, en el héroe de la noche.

Ante el apremio por marcar, el cuadro local termina por ceder espacios, y es ahí donde Marchesín vuelve a evitar la tragedia capitalina. Francisco Acuña remata con dirección a portería, Agustín logra desviar. Paradón del argentino, elogiado por su público.

El descanso llega para nivelar todavía más. A partir del ingreso de Quintero y Güémez, las Águilas mejoran y suman arribos. La Volpe, desesperado, echa la carne al asador. Ingresa Romero por la victoria. Nunca llega. El 0-0 prevalece hasta el final. El coro es constante en el Coloso de Santa Úrsula… “¡Fuera La Volpe!”, el argentino bromea con Cardozo, su verdugo de anoche.