/ sábado 22 de abril de 2017

María Espinoza va por su octavo mundial de Taekwondo

María Espinoza participará en su octavo Campeonato Mundial de Taekwondo en Muju, Corea del Sur, con un renovado espíritu, después de haber conquistado la medalla de plata, en los pasados Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.

Así lo informó ayer, después de sostener un encuentro en contra de la Universidad Anáhuac de Querétaro y los alumnos del profesor Reinaldo Salazar, en las instalaciones del CNAR, para conocer con mayor profundidad los nuevos petos electrónicos de tecnología coreano-alemana recién entregados por la CONADE.

Además con los cambios en los reglamentos, la capitana de la selección mexicana externó que se vive un nuevo sistema en el taekwondo, la pegada regresó a los viejos tiempos, ahora con mayor firmeza como solía estar acostumbrada, pero lo importante, dijo, es seguir trabajando con los nuevos implementos de combate.

La careta es más sensible y algo más duro el peto, de mayor impacto en comparación al que utilizaron en Río de Janeiro: “Modifiqué mi patada y ahora hay que regresar a los orígenes, pero también hay que practicar las técnicas de defensa, no podemos olvidarlo y más de estrategia, de cómo lo manejen los entrenadores”.

En los últimos ocho meses, la sinaloense despejó su mente y siguió los consejos de su señor padre para continuar una Olimpiada más hasta su culminación en Tokio 2020, de tal suerte que ayer confirmó su participación en Muju, Corea del Sur, del 24 al 30 de junio, “si ya me estoy preparando para el Campeonato del Mundo”.

María Espinoza, en las ocho participaciones mundialistas, ganó la medalla de oro, en su tercer Mundial, celebrado en Pekín 2007, en la categoría de menos de 72 kilogramos, el resto han sido participaciones y por eso mismo, la incentiva a buscar más una década después de uno de sus mayores logros junto a sus tres preseas olímpicas.

Durante el inicio del ciclo olímpico, los mundiales presentan muchas modificaciones, con la salida de competidores experimentados, otros cambian de pesos y nuevos rostros sobre todo que proceden de los Juegos Olímpicos de la Juventud. A diferencia del ciclo pasado, la selección mexicana no ha tenido el fogueo internacional, aunque se confirmó que participarán en el Abierto de Ucrania, el mes próximo.

“No fui a Las Vegas, estaba regresando y si es bueno participar en un Abierto antes para poner en práctica el nuevo reglamento”, indicó María, tras señalar que es importante ir a la par de los cambios impuesto por la Unión Internacional de Taekwondo, preocupada por retomar la espectacularidad que le caracterizaba a este deporte.

María Espinoza participará en su octavo Campeonato Mundial de Taekwondo en Muju, Corea del Sur, con un renovado espíritu, después de haber conquistado la medalla de plata, en los pasados Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.

Así lo informó ayer, después de sostener un encuentro en contra de la Universidad Anáhuac de Querétaro y los alumnos del profesor Reinaldo Salazar, en las instalaciones del CNAR, para conocer con mayor profundidad los nuevos petos electrónicos de tecnología coreano-alemana recién entregados por la CONADE.

Además con los cambios en los reglamentos, la capitana de la selección mexicana externó que se vive un nuevo sistema en el taekwondo, la pegada regresó a los viejos tiempos, ahora con mayor firmeza como solía estar acostumbrada, pero lo importante, dijo, es seguir trabajando con los nuevos implementos de combate.

La careta es más sensible y algo más duro el peto, de mayor impacto en comparación al que utilizaron en Río de Janeiro: “Modifiqué mi patada y ahora hay que regresar a los orígenes, pero también hay que practicar las técnicas de defensa, no podemos olvidarlo y más de estrategia, de cómo lo manejen los entrenadores”.

En los últimos ocho meses, la sinaloense despejó su mente y siguió los consejos de su señor padre para continuar una Olimpiada más hasta su culminación en Tokio 2020, de tal suerte que ayer confirmó su participación en Muju, Corea del Sur, del 24 al 30 de junio, “si ya me estoy preparando para el Campeonato del Mundo”.

María Espinoza, en las ocho participaciones mundialistas, ganó la medalla de oro, en su tercer Mundial, celebrado en Pekín 2007, en la categoría de menos de 72 kilogramos, el resto han sido participaciones y por eso mismo, la incentiva a buscar más una década después de uno de sus mayores logros junto a sus tres preseas olímpicas.

Durante el inicio del ciclo olímpico, los mundiales presentan muchas modificaciones, con la salida de competidores experimentados, otros cambian de pesos y nuevos rostros sobre todo que proceden de los Juegos Olímpicos de la Juventud. A diferencia del ciclo pasado, la selección mexicana no ha tenido el fogueo internacional, aunque se confirmó que participarán en el Abierto de Ucrania, el mes próximo.

“No fui a Las Vegas, estaba regresando y si es bueno participar en un Abierto antes para poner en práctica el nuevo reglamento”, indicó María, tras señalar que es importante ir a la par de los cambios impuesto por la Unión Internacional de Taekwondo, preocupada por retomar la espectacularidad que le caracterizaba a este deporte.