/ martes 27 de septiembre de 2016

Real Madrid se atasca en Alemania; empata 2-2 con el Dortmund

Dortmund, 27 Sep.- Un gol en los últimos minutos del partido,el marcado por Schurrle a tres del final, castigó la reacción delcampeón de Europa, el Real Madrid, que supo sufrir en el primertiempo tras el reencuentro con el gol de Cristiano Ronaldo,perdonó la sentencia en el segundo y acabó cediendo dospuntos.

La vida no cambia para el Real Madrid en Alemania, donde susvisitas responden a un patrón asociado al sufrimiento. Salvoalguna noche aislada, como el recital en el Allianz Arena de lassemifinales de Liga de Campeones ante el Bayer Múnich (0-4) elaño de la Décima, el equipo madridista se encuentra rivales conun fútbol físico y directo que le generan inestabilidad.

La decidió contrarrestar Zinedine Zidane con valentía. Llegabade dos empates consecutivos en la Liga española que rebajaban elestado de euforia. Lo fácil era reforzar el centro del campo, antela ausencia del insustituible Casemiro, pero optó por un cambio desistema para apostar por James. El 4-2-3-1 fue el dibujo elegido,con el colombiano a espaldas de Benzema y Bale más Cristiano enlas bandas.

El duelo fue trepidante, con un ritmo endiablado, de ida yvuelta. Dos equipos que mostraban su velocidad ofensiva. Un RealMadrid en apuros cuando Gotze conectaba con Dembélé y Aubameyang,pero que se mostraba cómodo jugando al contragolpe.

Cristiano Ronaldo comenzó extramotivado tras su cambio en LasPalmas. Deseoso de enterrar la peor de sus versiones, saltó alcésped con el gol en su cabeza. A los dos minutos se encontrabauna falta perfecta en la frontal. Su disparo lo sacaba como podíaBurki.

El duelo a intercambio de golpes lo planteaba el Dortmund, querápido respondía para poner a prueba el estado del costarricenseKeylor Navas. Regresaba tras meses sin jugar y se le vio sin tenertomada la medida a su portería. Inseguro en disparos que podríahaber bloqueado y que le costaron caros. Al primero, el de GonzaloCastro, respondió con los puños.

Eran minutos en los que Ramos y Varane eran examinados porimpulsos de raza, fuerza y velocidad del Dortmund. Los espacios quequedan a la espalda de centrocampistas que añoran a Casemiro, eranexplotados por el conjunto germano. Dembélé chutaba abajo encarrera y Keylor evitaba el tanto. Un minuto después lo volvía aintentar sin encontrar puerta.

Las respuestas madridistas eran inmediatas. Benzema se caía alsuelo con todo a su favor en el mano a mano. Era la jugada queavisaba del gol. Con campo para correr, James encontró eldesmarque de Bale, de tacón asistió a Cristiano que con un tirocruzado se quitó de golpe la ansiedad en su competiciónpreferida.

El tanto no rebajó la ambición del Borussia que se adueñó dela posesión y del partido. Sus llegadas por las bandas erancontinuas, las asociaciones en paredes rompían líneas blancas yRamos salvaba el empate lanzándose a cortar el disparo deDembélé. Del sufrimiento a la esperanza había segundos dediferencia. Y James perdonaba un dos contra uno clarísimo paraendosar un golpe casi definitivo.

El castigo llegaría en la recta final. Una perdida de balón deRamos acabó en falta y un grave error de Keylor. El disparo deGuerreiro no tenía la fuerza suficiente como para ser rechazado.Ya había mostrado falta de confianza a un testarazo blando deSokratis que optó por despejar. En la segunda ocasión el despejede puños se alió con la mala suerte al estrellarse en Varane yacabar en gol en propia puerta.

En la reanudación el Real Madrid recuperó la personalidad delcampeón de Europa. Cuando se esperaba una nueva salida en trombaalemana, la realidad fue un crecimiento en el juego del equipo deZidane.

Lo hizo tras un par de jugadas de exhibición de todas lasvirtudes de Dembélé. Siempre con descaro, con un uso exquisito desus dos piernas, recortó con izquierda y chutó con derecha parapermitir a Keylor desquitarse en una segunda parte en la que estuvoactivo. Aubameyang volvió a encontrarse con los puños delcostarricense.

Fue desde una clara ocasión perdonada por Cristiano, quecabeceó ladeado un buen centro de Ramos, cuando llegaron losmejores momentos madridistas. Con velocidad y calidad el RealMadrid desarmaba a su rival. Bale encontraba un carril y a Benzemale faltaba velocidad para rematar el segundo tanto.

No perdonó a placer Varane, cuando un saque de esquina ensayadoacabó con centro de Cristiano al segundo palo, remate a la maderade Benzema y a placer marcaba el central francés para desquitarsede sus últimas actuaciones.

Pero el espíritu guerrero del Borussia impidió que se dierapor vencido. Alentado por una afición fiel y con la 'maldiciónalemana' siempre preparada para reaparecer, el partido acabó en elárea española. Navas respondió con una buena parada, tapado porsu defensa, al latigazo de Guerreiro, Schurrle probó suerte y laestirada del meta evitó el tanto.

Pulisic también la tuvo en momentos en los que el Real Madridpudo sentenciar a la contra. La más clara la tuvo Cristiano quechutó arriba y en otra acción brillante individual, se encontrócon la manopla de Burki. Estaba más cerca el tercero que elempate, pero de nuevo le faltó al equipo de Zidane estabilidad enlos últimos minutos.

Le pasó ante Las Palmas y se repitió en Dortmund. Cuando elpartido debía morir, Pulisic se iba de Danilo y su centro caíamuerto a Schurrle, que fusilaba arriba el empate definitivo.

En la cabeza de Varane, tras un córner, estuvo el triunfo, perono encontró puerta y el Real Madrid cedió dos puntos que teníaen el bolsillo. También puedesleer: 

Dortmund, 27 Sep.- Un gol en los últimos minutos del partido,el marcado por Schurrle a tres del final, castigó la reacción delcampeón de Europa, el Real Madrid, que supo sufrir en el primertiempo tras el reencuentro con el gol de Cristiano Ronaldo,perdonó la sentencia en el segundo y acabó cediendo dospuntos.

La vida no cambia para el Real Madrid en Alemania, donde susvisitas responden a un patrón asociado al sufrimiento. Salvoalguna noche aislada, como el recital en el Allianz Arena de lassemifinales de Liga de Campeones ante el Bayer Múnich (0-4) elaño de la Décima, el equipo madridista se encuentra rivales conun fútbol físico y directo que le generan inestabilidad.

La decidió contrarrestar Zinedine Zidane con valentía. Llegabade dos empates consecutivos en la Liga española que rebajaban elestado de euforia. Lo fácil era reforzar el centro del campo, antela ausencia del insustituible Casemiro, pero optó por un cambio desistema para apostar por James. El 4-2-3-1 fue el dibujo elegido,con el colombiano a espaldas de Benzema y Bale más Cristiano enlas bandas.

El duelo fue trepidante, con un ritmo endiablado, de ida yvuelta. Dos equipos que mostraban su velocidad ofensiva. Un RealMadrid en apuros cuando Gotze conectaba con Dembélé y Aubameyang,pero que se mostraba cómodo jugando al contragolpe.

Cristiano Ronaldo comenzó extramotivado tras su cambio en LasPalmas. Deseoso de enterrar la peor de sus versiones, saltó alcésped con el gol en su cabeza. A los dos minutos se encontrabauna falta perfecta en la frontal. Su disparo lo sacaba como podíaBurki.

El duelo a intercambio de golpes lo planteaba el Dortmund, querápido respondía para poner a prueba el estado del costarricenseKeylor Navas. Regresaba tras meses sin jugar y se le vio sin tenertomada la medida a su portería. Inseguro en disparos que podríahaber bloqueado y que le costaron caros. Al primero, el de GonzaloCastro, respondió con los puños.

Eran minutos en los que Ramos y Varane eran examinados porimpulsos de raza, fuerza y velocidad del Dortmund. Los espacios quequedan a la espalda de centrocampistas que añoran a Casemiro, eranexplotados por el conjunto germano. Dembélé chutaba abajo encarrera y Keylor evitaba el tanto. Un minuto después lo volvía aintentar sin encontrar puerta.

Las respuestas madridistas eran inmediatas. Benzema se caía alsuelo con todo a su favor en el mano a mano. Era la jugada queavisaba del gol. Con campo para correr, James encontró eldesmarque de Bale, de tacón asistió a Cristiano que con un tirocruzado se quitó de golpe la ansiedad en su competiciónpreferida.

El tanto no rebajó la ambición del Borussia que se adueñó dela posesión y del partido. Sus llegadas por las bandas erancontinuas, las asociaciones en paredes rompían líneas blancas yRamos salvaba el empate lanzándose a cortar el disparo deDembélé. Del sufrimiento a la esperanza había segundos dediferencia. Y James perdonaba un dos contra uno clarísimo paraendosar un golpe casi definitivo.

El castigo llegaría en la recta final. Una perdida de balón deRamos acabó en falta y un grave error de Keylor. El disparo deGuerreiro no tenía la fuerza suficiente como para ser rechazado.Ya había mostrado falta de confianza a un testarazo blando deSokratis que optó por despejar. En la segunda ocasión el despejede puños se alió con la mala suerte al estrellarse en Varane yacabar en gol en propia puerta.

En la reanudación el Real Madrid recuperó la personalidad delcampeón de Europa. Cuando se esperaba una nueva salida en trombaalemana, la realidad fue un crecimiento en el juego del equipo deZidane.

Lo hizo tras un par de jugadas de exhibición de todas lasvirtudes de Dembélé. Siempre con descaro, con un uso exquisito desus dos piernas, recortó con izquierda y chutó con derecha parapermitir a Keylor desquitarse en una segunda parte en la que estuvoactivo. Aubameyang volvió a encontrarse con los puños delcostarricense.

Fue desde una clara ocasión perdonada por Cristiano, quecabeceó ladeado un buen centro de Ramos, cuando llegaron losmejores momentos madridistas. Con velocidad y calidad el RealMadrid desarmaba a su rival. Bale encontraba un carril y a Benzemale faltaba velocidad para rematar el segundo tanto.

No perdonó a placer Varane, cuando un saque de esquina ensayadoacabó con centro de Cristiano al segundo palo, remate a la maderade Benzema y a placer marcaba el central francés para desquitarsede sus últimas actuaciones.

Pero el espíritu guerrero del Borussia impidió que se dierapor vencido. Alentado por una afición fiel y con la 'maldiciónalemana' siempre preparada para reaparecer, el partido acabó en elárea española. Navas respondió con una buena parada, tapado porsu defensa, al latigazo de Guerreiro, Schurrle probó suerte y laestirada del meta evitó el tanto.

Pulisic también la tuvo en momentos en los que el Real Madridpudo sentenciar a la contra. La más clara la tuvo Cristiano quechutó arriba y en otra acción brillante individual, se encontrócon la manopla de Burki. Estaba más cerca el tercero que elempate, pero de nuevo le faltó al equipo de Zidane estabilidad enlos últimos minutos.

Le pasó ante Las Palmas y se repitió en Dortmund. Cuando elpartido debía morir, Pulisic se iba de Danilo y su centro caíamuerto a Schurrle, que fusilaba arriba el empate definitivo.

En la cabeza de Varane, tras un córner, estuvo el triunfo, perono encontró puerta y el Real Madrid cedió dos puntos que teníaen el bolsillo. También puedesleer: 

Política

Elecciones 2018: Endurecen castigos para fauna electoral

Mapaches, ratones locos, tejones, coyotes y topos, así como panzas de yegua,cucarachas, mamá tlacuache y cotorras podrían recibir mayores penas

Política

Llueven recursos contra la Ley de Seguridad Interior

Un total de seis recursos fueron presentados ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación en contra de la Ley de Seguridad Interior

Literatura

Un duelo fracasado en "El asesino que no seremos"

El libro del periodista Federico Mastrogiovanni aparece como una singularidad en el panorama periodístico en México

Gastronomía

El sabor del Amazonas, difícil de exportar

El chef brasileño Thiago Castanho tiene
claro que pupuñas naranjas, cachama negra, carilla, pirarucú o pan de
açaí no resultan sencillos
de obtener en Europa

Literatura

Un duelo fracasado en "El asesino que no seremos"

El libro del periodista Federico Mastrogiovanni aparece como una singularidad en el panorama periodístico en México

México

Edición Impresa 21 | enero | 2018

Consulta aquí el periódico de este domingo

Futbol

El Sergio León Chávez, el único estadio defendido a balazos por su afición

A sus casi 49 años de vida, la casa del club León es uno de los inmuebles deportivos que puede presumir de haber vivido infinidad de anécdotas

Política

Absurda y ridícula la guerra sucia contra Andrés Manuel: Tatiana Clouthier

Ha operado entre la clase empresarial apoyos para el tabasqueño