/ jueves 5 de octubre de 2017

André Agassi y Maria Sharapova, dos memorias de tenistas

Es imposible no relacionar la autobiografía de la tenista rusa con la publicada en 2009 por otro grande de este deporte, André Agassi

La tenista rusa Maria Sharapova acaba de publicar su libro “Imparable. Mi vida hasta ahora”, donde cuenta su biografía desde que tenía cuatro años de edad y comenzó a pegarle a la pelota con una raqueta que le regalaron a su padre: Yuri. Relata entonces su travesía a Estados Unidos por recomendación de Martina Navratilova, quien vio jugar a la niña prodigio y sugirió darle mayor seguimiento.

El libro está contado a manera de autobiografía, en tono más bien condescendiente y con poca autocrítica. Es la osada travesía de un obstinado padre y su hija en un país extraño, con sólo 700 dólares en la bolsa y una raqueta vieja, que culmina en un gran éxito.

Es imposible no relacionar este texto con la autobiografía publicada en 2009 por otro grande del tenis, André Agassi, titulada “Open. Memorias”, con el que tiene grandes paralelismos y diferencias. La comparación es inevitable.

Foto: AFP

 

Ambos son hijos de padres obsesionados con transferir a sus hijos la pasión que sienten ellos por el deporte blanco y desde pequeños los obligan a entrenar, siendo que por casualidad ambos sí tenían talento para el juego. André sin embargo odia al padre por eso y odia al tenis, mientras que ella dice idolatrar a su progenitor.

El relato de Agassi es más amargo, intimista, que refleja la paradoja del niño al que no le gusta lo que lo ponen a hacer, pero aún así tiene talento y avanza derrotando a todos los de su edad. Es la historia de su rebeldía pero también de su sometimiento. Las páginas parecen surgidas del diván de un psicólogo que exige al paciente contar todo.

En el caso de Sharapova, la crónica es más escéptica, cuidada, más producto de una oficina de relaciones públicas que de la necesidad de exorcizar sus demonios.

Foto: Especial

 

Sin ser contemporáneos propiamente dichos, ambos coinciden en lugares y ambientes, sobre todo en su paso por la clínica de tenis de Nick Bollettieri, un lugar al que ambos detestan. Con gran similitud los dos relatan lo que es ser niño tenista a finales de los años 90 y principios del nuevo siglo: los torneos, los triunfos, el paso al profesionalismo, los coaches, los viajes, la vida personal can- celada, los éxitos, los patrocinios, la fama, el dinero.

Son muy interesantes los relatos detallados que hacen de la vida del tenista profesional, los vestidores, la convivencia y los torneos internacionales.

Más aún, para el tenista bisoño las explicaciones técnicas que proporcionan son valiosas: sus fortalezas y debilidades, sus voleas, sus reveses, sus lesiones, sus entrenamientos, sus estrategias. Del golpe seco sin efecto de ambos, colocado al final de la línea y en las esquinas, al juego moderno, de mucho top spin y gran efecto, sin casi ir a la red.

Foto Reuters

 

Los dos tienen su némesis: él en Pete Sampras, su “coco” al que pocas veces pudo vencer; y ella en Serena Williams, a quien no le concede mucho crédito, pero que reconoce no saber cómo ganar.

En el fondo, sin embargo, el enfoque es distinto. Agassi no duda en relatar todo el tiempo sus inseguridades, sus inmadureces. Cuenta cómo usó mucho tiempo una peluca sujetada con una banda para sudor, ante el pánico porque el público se diera cuenta de que se estaba quedando sin pelo. También su dificultad para encontrar pareja estable, así como sus celos cuando tuvo de novia a la actriz Brooke Shields, quien por necesidad debía hacer escenas de amor en varias películas y series de televisión.

Foto: Especial

 

Sharapova en cambio no suelta prenda en cuanto a debilidades. No las tiene, según este relato. Todo el tiempo ve que el mundo la odia a ella, primero por ser una rusa pobre y después por ser una tenista exitosa y millonaria. Siempre son los demás los que están mal. Ella lo supera todo, por supuesto, porque es imparable.

Los dos se vuelven un tanto lentos cuando cuentan detalles de algunos juegos en particular. Aunque destaca la agilidad narrativa de Aggasi cuando arranca su libro contando el último juego de su vida ante Marcos Baghdatis; una batalla de sangre y lodo en el US Open.

Aun así, no son libros técnicos; los no interesados en el tenis pueden encontrar amenos ambos textos. Los dos por igual se leen de una sentada.

La tenista rusa Maria Sharapova acaba de publicar su libro “Imparable. Mi vida hasta ahora”, donde cuenta su biografía desde que tenía cuatro años de edad y comenzó a pegarle a la pelota con una raqueta que le regalaron a su padre: Yuri. Relata entonces su travesía a Estados Unidos por recomendación de Martina Navratilova, quien vio jugar a la niña prodigio y sugirió darle mayor seguimiento.

El libro está contado a manera de autobiografía, en tono más bien condescendiente y con poca autocrítica. Es la osada travesía de un obstinado padre y su hija en un país extraño, con sólo 700 dólares en la bolsa y una raqueta vieja, que culmina en un gran éxito.

Es imposible no relacionar este texto con la autobiografía publicada en 2009 por otro grande del tenis, André Agassi, titulada “Open. Memorias”, con el que tiene grandes paralelismos y diferencias. La comparación es inevitable.

Foto: AFP

 

Ambos son hijos de padres obsesionados con transferir a sus hijos la pasión que sienten ellos por el deporte blanco y desde pequeños los obligan a entrenar, siendo que por casualidad ambos sí tenían talento para el juego. André sin embargo odia al padre por eso y odia al tenis, mientras que ella dice idolatrar a su progenitor.

El relato de Agassi es más amargo, intimista, que refleja la paradoja del niño al que no le gusta lo que lo ponen a hacer, pero aún así tiene talento y avanza derrotando a todos los de su edad. Es la historia de su rebeldía pero también de su sometimiento. Las páginas parecen surgidas del diván de un psicólogo que exige al paciente contar todo.

En el caso de Sharapova, la crónica es más escéptica, cuidada, más producto de una oficina de relaciones públicas que de la necesidad de exorcizar sus demonios.

Foto: Especial

 

Sin ser contemporáneos propiamente dichos, ambos coinciden en lugares y ambientes, sobre todo en su paso por la clínica de tenis de Nick Bollettieri, un lugar al que ambos detestan. Con gran similitud los dos relatan lo que es ser niño tenista a finales de los años 90 y principios del nuevo siglo: los torneos, los triunfos, el paso al profesionalismo, los coaches, los viajes, la vida personal can- celada, los éxitos, los patrocinios, la fama, el dinero.

Son muy interesantes los relatos detallados que hacen de la vida del tenista profesional, los vestidores, la convivencia y los torneos internacionales.

Más aún, para el tenista bisoño las explicaciones técnicas que proporcionan son valiosas: sus fortalezas y debilidades, sus voleas, sus reveses, sus lesiones, sus entrenamientos, sus estrategias. Del golpe seco sin efecto de ambos, colocado al final de la línea y en las esquinas, al juego moderno, de mucho top spin y gran efecto, sin casi ir a la red.

Foto Reuters

 

Los dos tienen su némesis: él en Pete Sampras, su “coco” al que pocas veces pudo vencer; y ella en Serena Williams, a quien no le concede mucho crédito, pero que reconoce no saber cómo ganar.

En el fondo, sin embargo, el enfoque es distinto. Agassi no duda en relatar todo el tiempo sus inseguridades, sus inmadureces. Cuenta cómo usó mucho tiempo una peluca sujetada con una banda para sudor, ante el pánico porque el público se diera cuenta de que se estaba quedando sin pelo. También su dificultad para encontrar pareja estable, así como sus celos cuando tuvo de novia a la actriz Brooke Shields, quien por necesidad debía hacer escenas de amor en varias películas y series de televisión.

Foto: Especial

 

Sharapova en cambio no suelta prenda en cuanto a debilidades. No las tiene, según este relato. Todo el tiempo ve que el mundo la odia a ella, primero por ser una rusa pobre y después por ser una tenista exitosa y millonaria. Siempre son los demás los que están mal. Ella lo supera todo, por supuesto, porque es imparable.

Los dos se vuelven un tanto lentos cuando cuentan detalles de algunos juegos en particular. Aunque destaca la agilidad narrativa de Aggasi cuando arranca su libro contando el último juego de su vida ante Marcos Baghdatis; una batalla de sangre y lodo en el US Open.

Aun así, no son libros técnicos; los no interesados en el tenis pueden encontrar amenos ambos textos. Los dos por igual se leen de una sentada.

Política

Ahora morenistas usan el Zócalo como estacionamiento

Los legisladores se reunieron con el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, para revisar el presupuesto del 2019

Política

Gobierno interpone recurso de reclamación contra suspensión de Ley de Remuneraciones

Esta es la primera vez que un presidente rechaza una invitación de los ministros

CDMX

Sheinbaum retirará mil 400 escoltas a personas que no debían tener

Aclaró que solo les dejarán escoltas a los dos últimos jefes de gobierno, ex titular de la Procuraduría General de Justicia y de la SSP

Política

INEE gastó mucho en evaluación y no sirvió de nada: investigador de UNAM

Díaz Barriga dijo que el Instituto colaboró en el desprestigio de la profesión docente en México, así como los grupos empresariales

Deportes

Canelo Álvarez quiere pelear en septiembre en el Azteca 

El boxeador mexicano dice que es "un sueño" pelear en el Coloso de Santa Úrusula

Política

Senado pone la lupa a sueldos de mandos en Sedena y Marina

Marybel Villegas de Morena afirmó que se analiza una eventual retabulación en sueldos de los altos mandos de las dependencias

Política

Ahora tendrás que ir a Yucatán para ir a sede central de Semarnat

Josefa González Blanco Ortiz Mena, titular de Semarnat garantizó un traslado "amoroso" para que no se despida a ningún trabajador

Valle de México

Sigue el terror por explosivos; hallan otro artefacto en tienda de Ecatepec

Autoridades informaron que aún no se pueden revelar datos concretos, sin embargo, existe un avance en identificación de probables implicados

Política

En Presupuesto 2019 sólo quedarán 10 programas sociales: Ramirez Cuellar

"Estamos en pláticas muy avanzadas donde los gobierno estatales y municipales se sumen", dijo el presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública