/ jueves 5 de octubre de 2017

André Agassi y Maria Sharapova, dos memorias de tenistas

Es imposible no relacionar la autobiografía de la tenista rusa con la publicada en 2009 por otro grande de este deporte, André Agassi

La tenista rusa Maria Sharapova acaba de publicar su libro “Imparable. Mi vida hasta ahora”, donde cuenta su biografía desde que tenía cuatro años de edad y comenzó a pegarle a la pelota con una raqueta que le regalaron a su padre: Yuri. Relata entonces su travesía a Estados Unidos por recomendación de Martina Navratilova, quien vio jugar a la niña prodigio y sugirió darle mayor seguimiento.

El libro está contado a manera de autobiografía, en tono más bien condescendiente y con poca autocrítica. Es la osada travesía de un obstinado padre y su hija en un país extraño, con sólo 700 dólares en la bolsa y una raqueta vieja, que culmina en un gran éxito.

Es imposible no relacionar este texto con la autobiografía publicada en 2009 por otro grande del tenis, André Agassi, titulada “Open. Memorias”, con el que tiene grandes paralelismos y diferencias. La comparación es inevitable.

Foto: AFP

 

Ambos son hijos de padres obsesionados con transferir a sus hijos la pasión que sienten ellos por el deporte blanco y desde pequeños los obligan a entrenar, siendo que por casualidad ambos sí tenían talento para el juego. André sin embargo odia al padre por eso y odia al tenis, mientras que ella dice idolatrar a su progenitor.

El relato de Agassi es más amargo, intimista, que refleja la paradoja del niño al que no le gusta lo que lo ponen a hacer, pero aún así tiene talento y avanza derrotando a todos los de su edad. Es la historia de su rebeldía pero también de su sometimiento. Las páginas parecen surgidas del diván de un psicólogo que exige al paciente contar todo.

En el caso de Sharapova, la crónica es más escéptica, cuidada, más producto de una oficina de relaciones públicas que de la necesidad de exorcizar sus demonios.

Foto: Especial

 

Sin ser contemporáneos propiamente dichos, ambos coinciden en lugares y ambientes, sobre todo en su paso por la clínica de tenis de Nick Bollettieri, un lugar al que ambos detestan. Con gran similitud los dos relatan lo que es ser niño tenista a finales de los años 90 y principios del nuevo siglo: los torneos, los triunfos, el paso al profesionalismo, los coaches, los viajes, la vida personal can- celada, los éxitos, los patrocinios, la fama, el dinero.

Son muy interesantes los relatos detallados que hacen de la vida del tenista profesional, los vestidores, la convivencia y los torneos internacionales.

Más aún, para el tenista bisoño las explicaciones técnicas que proporcionan son valiosas: sus fortalezas y debilidades, sus voleas, sus reveses, sus lesiones, sus entrenamientos, sus estrategias. Del golpe seco sin efecto de ambos, colocado al final de la línea y en las esquinas, al juego moderno, de mucho top spin y gran efecto, sin casi ir a la red.

Foto Reuters

 

Los dos tienen su némesis: él en Pete Sampras, su “coco” al que pocas veces pudo vencer; y ella en Serena Williams, a quien no le concede mucho crédito, pero que reconoce no saber cómo ganar.

En el fondo, sin embargo, el enfoque es distinto. Agassi no duda en relatar todo el tiempo sus inseguridades, sus inmadureces. Cuenta cómo usó mucho tiempo una peluca sujetada con una banda para sudor, ante el pánico porque el público se diera cuenta de que se estaba quedando sin pelo. También su dificultad para encontrar pareja estable, así como sus celos cuando tuvo de novia a la actriz Brooke Shields, quien por necesidad debía hacer escenas de amor en varias películas y series de televisión.

Foto: Especial

 

Sharapova en cambio no suelta prenda en cuanto a debilidades. No las tiene, según este relato. Todo el tiempo ve que el mundo la odia a ella, primero por ser una rusa pobre y después por ser una tenista exitosa y millonaria. Siempre son los demás los que están mal. Ella lo supera todo, por supuesto, porque es imparable.

Los dos se vuelven un tanto lentos cuando cuentan detalles de algunos juegos en particular. Aunque destaca la agilidad narrativa de Aggasi cuando arranca su libro contando el último juego de su vida ante Marcos Baghdatis; una batalla de sangre y lodo en el US Open.

Aun así, no son libros técnicos; los no interesados en el tenis pueden encontrar amenos ambos textos. Los dos por igual se leen de una sentada.

La tenista rusa Maria Sharapova acaba de publicar su libro “Imparable. Mi vida hasta ahora”, donde cuenta su biografía desde que tenía cuatro años de edad y comenzó a pegarle a la pelota con una raqueta que le regalaron a su padre: Yuri. Relata entonces su travesía a Estados Unidos por recomendación de Martina Navratilova, quien vio jugar a la niña prodigio y sugirió darle mayor seguimiento.

El libro está contado a manera de autobiografía, en tono más bien condescendiente y con poca autocrítica. Es la osada travesía de un obstinado padre y su hija en un país extraño, con sólo 700 dólares en la bolsa y una raqueta vieja, que culmina en un gran éxito.

Es imposible no relacionar este texto con la autobiografía publicada en 2009 por otro grande del tenis, André Agassi, titulada “Open. Memorias”, con el que tiene grandes paralelismos y diferencias. La comparación es inevitable.

Foto: AFP

 

Ambos son hijos de padres obsesionados con transferir a sus hijos la pasión que sienten ellos por el deporte blanco y desde pequeños los obligan a entrenar, siendo que por casualidad ambos sí tenían talento para el juego. André sin embargo odia al padre por eso y odia al tenis, mientras que ella dice idolatrar a su progenitor.

El relato de Agassi es más amargo, intimista, que refleja la paradoja del niño al que no le gusta lo que lo ponen a hacer, pero aún así tiene talento y avanza derrotando a todos los de su edad. Es la historia de su rebeldía pero también de su sometimiento. Las páginas parecen surgidas del diván de un psicólogo que exige al paciente contar todo.

En el caso de Sharapova, la crónica es más escéptica, cuidada, más producto de una oficina de relaciones públicas que de la necesidad de exorcizar sus demonios.

Foto: Especial

 

Sin ser contemporáneos propiamente dichos, ambos coinciden en lugares y ambientes, sobre todo en su paso por la clínica de tenis de Nick Bollettieri, un lugar al que ambos detestan. Con gran similitud los dos relatan lo que es ser niño tenista a finales de los años 90 y principios del nuevo siglo: los torneos, los triunfos, el paso al profesionalismo, los coaches, los viajes, la vida personal can- celada, los éxitos, los patrocinios, la fama, el dinero.

Son muy interesantes los relatos detallados que hacen de la vida del tenista profesional, los vestidores, la convivencia y los torneos internacionales.

Más aún, para el tenista bisoño las explicaciones técnicas que proporcionan son valiosas: sus fortalezas y debilidades, sus voleas, sus reveses, sus lesiones, sus entrenamientos, sus estrategias. Del golpe seco sin efecto de ambos, colocado al final de la línea y en las esquinas, al juego moderno, de mucho top spin y gran efecto, sin casi ir a la red.

Foto Reuters

 

Los dos tienen su némesis: él en Pete Sampras, su “coco” al que pocas veces pudo vencer; y ella en Serena Williams, a quien no le concede mucho crédito, pero que reconoce no saber cómo ganar.

En el fondo, sin embargo, el enfoque es distinto. Agassi no duda en relatar todo el tiempo sus inseguridades, sus inmadureces. Cuenta cómo usó mucho tiempo una peluca sujetada con una banda para sudor, ante el pánico porque el público se diera cuenta de que se estaba quedando sin pelo. También su dificultad para encontrar pareja estable, así como sus celos cuando tuvo de novia a la actriz Brooke Shields, quien por necesidad debía hacer escenas de amor en varias películas y series de televisión.

Foto: Especial

 

Sharapova en cambio no suelta prenda en cuanto a debilidades. No las tiene, según este relato. Todo el tiempo ve que el mundo la odia a ella, primero por ser una rusa pobre y después por ser una tenista exitosa y millonaria. Siempre son los demás los que están mal. Ella lo supera todo, por supuesto, porque es imparable.

Los dos se vuelven un tanto lentos cuando cuentan detalles de algunos juegos en particular. Aunque destaca la agilidad narrativa de Aggasi cuando arranca su libro contando el último juego de su vida ante Marcos Baghdatis; una batalla de sangre y lodo en el US Open.

Aun así, no son libros técnicos; los no interesados en el tenis pueden encontrar amenos ambos textos. Los dos por igual se leen de una sentada.

Política

Tras 29 años de militancia, Amalia García renuncia al PRD

El motivo, aliarse con el PAN para postular a Ricardo Anaya como candidato presidencial cuando él fue "artífice" de la reforma energética

Política

De ser presidente, AMLO dice que revocará decreto sobre agua "aprobado en lo oscurito"

Ante más de 8 mil personas, el candidato presidencial cerró su campaña en San Luis Potosí, afirman que el agua no se debe privatizar

Política

Alejandro Vera declina candidatura a favor de Cuauhtémoc Blanco

Toma esta decisión tras reconocer que se encuentra en segundo lugar entre las preferencias de los ciudadanos y no ganará

Virales

Mundial hasta en las uñas: así triunfa la manicura deportiva en Rusia

Balones de fútbol, las redes de la portería y, por supuesto, las banderas de los países participantes, son los diseños de moda entre las asistentes

Celebridades

Se incendia autobús de la Sonora Dinamita en la carretera México-Puebla

Hasta el momento no se reportan víctimas, solo que daños materiales

Política

Hasta el 2 de julio, INE tendría resultados oficiales de elecciones

La actualización de la información del PREP será cada cinco minutos y el diseño que se ha creado para que la ciudadanía lo vea es amigable y fácil de consultar

Mundo

Erdogan gana por amplia mayoría elecciones en Turquía, según resultados parciales

Con 50.3% de votos contabilizados, el actual jefe de Estado queda en primer lugar con el 56.5% de apoyo, seguido por Muharrem Ince con el 28.6%

Justicia

PAN exige informes sobre Odebrecht y más casos de corrupción

Los legisladores emplazaron a la Secretaría de la Función Pública y a la PGR a que en diez días hábiles presenten información

Virales

Rusos degustan un Messi gigante de chocolate por su 31 cumpleaños

En honor a su cumpleaños se organizó un asado de carne y mazorcas de maíz y fueron instalados numerosos puestos de comida y bebida tradicionales de Rusia