/ miércoles 2 de octubre de 2019

Entrenador Alberto Salazar, suspendido por incitar a atletas a doparse

La suspensión es de 4 años, y que cuenta con siete de sus atletas compitiendo en Qatar

Doha.- Después del calor sofocante y la falta de público, el Mundial de Atletismo de Doha despertó con una nueva polémica, tras conocerse la suspensión por parte de las autoridades antidopaje del entrenador estadounidense Alberto Salazar, que cuenta con siete de sus atletas compitiendo en Qatar.

El foco mediático y la sombra de la duda se posa ahora sobre ellos, empezando por la holandesa nacida en Etiopía Sifan Hassan, que protagonizó una última vuelta espectacular el sábado para coronarse campeona mundial de los 10 mil metros.

Alberto Salazar, nacido hace 61 en Cuba y exentrenador del británico Mo Farah, cuenta con siete atletas en Doha-2019 y dos de ellos, la holandesa Sifan Hassan (10.000 metros) y Donavan Brazier (800 metros), se han colgado ya sendas medallas de oro en el emirato.

Por el momento, el Mundial de Doha amaneció con la convulsión de la noticia de los cuatro años de suspensión decretados por la Agencia Estadounidense Antidopaje (USADA), a lo que siguió el anuncio de la Federación Estadounidense de Atletismo (USATF) de que solicitaba que se retire la acreditación para el Mundial en curso al técnico de 61 años nacido en Cuba, preparador en el pasado del británico Mo Farah. La Federación Internacional (IAAF) accedió a esa solicitud.

El entrenador Alberto Salazar, que en 1980 ganó tres veces el maratón de Nueva York y una el de Londres, fue suspendido por “organización e incitación a una conducta dopante prohibida”, según indicó en un comunicado oficial la Agencia Antidopaje de Estados Unidos

Las acusaciones contra Salazar son tráfico de testosterona, inyecciones a sus atletas de un complemento (L-Carnitina) por encima de la dosis autorizada e intento de entorpecer el trabajo de la Usada en su búsqueda de información.

Alberto Salazar es el cerebro del Oregon Project, un grupo de entrenamiento de muy alto nivel que trabaja en el noroeste de Estados Unidos y que está financiado por la marca deportiva Nike. En los últimos años ese grupo ha logrado importantes éxitos en el fondo y el medio fondo.

Además se le acusa que les pedía utilizar a sus hijos como cobayas o pedir a otros deportistas que oculten inyecciones de vitaminas.

Doha.- Después del calor sofocante y la falta de público, el Mundial de Atletismo de Doha despertó con una nueva polémica, tras conocerse la suspensión por parte de las autoridades antidopaje del entrenador estadounidense Alberto Salazar, que cuenta con siete de sus atletas compitiendo en Qatar.

El foco mediático y la sombra de la duda se posa ahora sobre ellos, empezando por la holandesa nacida en Etiopía Sifan Hassan, que protagonizó una última vuelta espectacular el sábado para coronarse campeona mundial de los 10 mil metros.

Alberto Salazar, nacido hace 61 en Cuba y exentrenador del británico Mo Farah, cuenta con siete atletas en Doha-2019 y dos de ellos, la holandesa Sifan Hassan (10.000 metros) y Donavan Brazier (800 metros), se han colgado ya sendas medallas de oro en el emirato.

Por el momento, el Mundial de Doha amaneció con la convulsión de la noticia de los cuatro años de suspensión decretados por la Agencia Estadounidense Antidopaje (USADA), a lo que siguió el anuncio de la Federación Estadounidense de Atletismo (USATF) de que solicitaba que se retire la acreditación para el Mundial en curso al técnico de 61 años nacido en Cuba, preparador en el pasado del británico Mo Farah. La Federación Internacional (IAAF) accedió a esa solicitud.

El entrenador Alberto Salazar, que en 1980 ganó tres veces el maratón de Nueva York y una el de Londres, fue suspendido por “organización e incitación a una conducta dopante prohibida”, según indicó en un comunicado oficial la Agencia Antidopaje de Estados Unidos

Las acusaciones contra Salazar son tráfico de testosterona, inyecciones a sus atletas de un complemento (L-Carnitina) por encima de la dosis autorizada e intento de entorpecer el trabajo de la Usada en su búsqueda de información.

Alberto Salazar es el cerebro del Oregon Project, un grupo de entrenamiento de muy alto nivel que trabaja en el noroeste de Estados Unidos y que está financiado por la marca deportiva Nike. En los últimos años ese grupo ha logrado importantes éxitos en el fondo y el medio fondo.

Además se le acusa que les pedía utilizar a sus hijos como cobayas o pedir a otros deportistas que oculten inyecciones de vitaminas.

Política

Carla Humphrey: No soy un caballo de troya

Tras de ser cuestionada por su cercanía con el PAN y Morena, la consejera del INE aseguró ser autónoma y que entre sus intereses está la fiscalización

CDMX

Airbnb, en manos de los condóminos; decidirán límites y operación

Prosoc plantea que desde las asambleas vecinales -que serán obligatorias- se resuelva su presencia en cada edificio

Política

Alcaldes se unen para pedir la destitución de Gatell

El subsecretario de Salud ha dicho que la propuesta para que renuncie es por frustración e intereses políticos

Ciencia

Pandemia reduce a la mitad los ruidos que provoca la actividad humana

El mundo conoció un nuevo sonido, el silencio del confinamiento

Mundo

España implanta app para rastreo de Covid-19

La herramienta digital es más efectiva que el seguimiento manual, asegura la Secretaría de Estado de Digitalización española

Deportes

Jorge Campos se vuelve inmortal en documental

TV Azteca presenta un documental donde el guardameta expone detalles reveladores de su vida y carrera

Política

Carla Humphrey: No soy un caballo de troya

Tras de ser cuestionada por su cercanía con el PAN y Morena, la consejera del INE aseguró ser autónoma y que entre sus intereses está la fiscalización

CDMX

Airbnb, en manos de los condóminos; decidirán límites y operación

Prosoc plantea que desde las asambleas vecinales -que serán obligatorias- se resuelva su presencia en cada edificio

Política

Alcaldes se unen para pedir la destitución de Gatell

El subsecretario de Salud ha dicho que la propuesta para que renuncie es por frustración e intereses políticos