/ miércoles 2 de octubre de 2019

Entrenador Alberto Salazar, suspendido por incitar a atletas a doparse

La suspensión es de 4 años, y que cuenta con siete de sus atletas compitiendo en Qatar

Doha.- Después del calor sofocante y la falta de público, el Mundial de Atletismo de Doha despertó con una nueva polémica, tras conocerse la suspensión por parte de las autoridades antidopaje del entrenador estadounidense Alberto Salazar, que cuenta con siete de sus atletas compitiendo en Qatar.

El foco mediático y la sombra de la duda se posa ahora sobre ellos, empezando por la holandesa nacida en Etiopía Sifan Hassan, que protagonizó una última vuelta espectacular el sábado para coronarse campeona mundial de los 10 mil metros.

Alberto Salazar, nacido hace 61 en Cuba y exentrenador del británico Mo Farah, cuenta con siete atletas en Doha-2019 y dos de ellos, la holandesa Sifan Hassan (10.000 metros) y Donavan Brazier (800 metros), se han colgado ya sendas medallas de oro en el emirato.

Por el momento, el Mundial de Doha amaneció con la convulsión de la noticia de los cuatro años de suspensión decretados por la Agencia Estadounidense Antidopaje (USADA), a lo que siguió el anuncio de la Federación Estadounidense de Atletismo (USATF) de que solicitaba que se retire la acreditación para el Mundial en curso al técnico de 61 años nacido en Cuba, preparador en el pasado del británico Mo Farah. La Federación Internacional (IAAF) accedió a esa solicitud.

El entrenador Alberto Salazar, que en 1980 ganó tres veces el maratón de Nueva York y una el de Londres, fue suspendido por “organización e incitación a una conducta dopante prohibida”, según indicó en un comunicado oficial la Agencia Antidopaje de Estados Unidos

Las acusaciones contra Salazar son tráfico de testosterona, inyecciones a sus atletas de un complemento (L-Carnitina) por encima de la dosis autorizada e intento de entorpecer el trabajo de la Usada en su búsqueda de información.

Alberto Salazar es el cerebro del Oregon Project, un grupo de entrenamiento de muy alto nivel que trabaja en el noroeste de Estados Unidos y que está financiado por la marca deportiva Nike. En los últimos años ese grupo ha logrado importantes éxitos en el fondo y el medio fondo.

Además se le acusa que les pedía utilizar a sus hijos como cobayas o pedir a otros deportistas que oculten inyecciones de vitaminas.

Doha.- Después del calor sofocante y la falta de público, el Mundial de Atletismo de Doha despertó con una nueva polémica, tras conocerse la suspensión por parte de las autoridades antidopaje del entrenador estadounidense Alberto Salazar, que cuenta con siete de sus atletas compitiendo en Qatar.

El foco mediático y la sombra de la duda se posa ahora sobre ellos, empezando por la holandesa nacida en Etiopía Sifan Hassan, que protagonizó una última vuelta espectacular el sábado para coronarse campeona mundial de los 10 mil metros.

Alberto Salazar, nacido hace 61 en Cuba y exentrenador del británico Mo Farah, cuenta con siete atletas en Doha-2019 y dos de ellos, la holandesa Sifan Hassan (10.000 metros) y Donavan Brazier (800 metros), se han colgado ya sendas medallas de oro en el emirato.

Por el momento, el Mundial de Doha amaneció con la convulsión de la noticia de los cuatro años de suspensión decretados por la Agencia Estadounidense Antidopaje (USADA), a lo que siguió el anuncio de la Federación Estadounidense de Atletismo (USATF) de que solicitaba que se retire la acreditación para el Mundial en curso al técnico de 61 años nacido en Cuba, preparador en el pasado del británico Mo Farah. La Federación Internacional (IAAF) accedió a esa solicitud.

El entrenador Alberto Salazar, que en 1980 ganó tres veces el maratón de Nueva York y una el de Londres, fue suspendido por “organización e incitación a una conducta dopante prohibida”, según indicó en un comunicado oficial la Agencia Antidopaje de Estados Unidos

Las acusaciones contra Salazar son tráfico de testosterona, inyecciones a sus atletas de un complemento (L-Carnitina) por encima de la dosis autorizada e intento de entorpecer el trabajo de la Usada en su búsqueda de información.

Alberto Salazar es el cerebro del Oregon Project, un grupo de entrenamiento de muy alto nivel que trabaja en el noroeste de Estados Unidos y que está financiado por la marca deportiva Nike. En los últimos años ese grupo ha logrado importantes éxitos en el fondo y el medio fondo.

Además se le acusa que les pedía utilizar a sus hijos como cobayas o pedir a otros deportistas que oculten inyecciones de vitaminas.

Sociedad

Alerta la SIP por ataque del narco a la prensa

El organismo criticó que el presidente López Obrador no cesa en sus descalificaciones contra medios informativos

Política

Morena gobierna en ciudades con miedo

En México, 64.5 por ciento de la población de 18 años y más considera que es inseguro vivir en su ciudad

Finanzas

AMDA prepara amparos para frenar regularización de autos “chocolate”

Entre 1979 y 2021 se han promovido 19 decretos con la misma intención de regularizar los autos chocolate sin éxito

México

Bajo Observación | Por esto regresamos a semáforo verde

Con 3 mil 721 casos de Covid-19 detectados durante la semana pasada en la CDMX, lo que representó una reducción mensual del 57%, el gobierno de la Ciudad decidió regresar a semáforo verde

Mundo

El SAT usaría drones para localizarte

A partir de 2022 la dependencia podría hacer uso de cualquier herramienta tecnológica para verificar los domicilios fiscales proporcionados por los contribuyentes

Gossip

Alex Lora y El Tri se presentarán este sábado en la Arena Ciudad de México

Alex Lora y su banda ofrecerán su primer concierto presencial en "chilangolandia" este sábado

Gossip

Lifetime anuncia producciones originales en español

A&E tendrá en exclusiva la biografía de Janet Jackson, además del estreno de Metrópoli Buenos Aires

Gossip

Dos rockeros en la cocina incursionan en El gran pastelero, Bake Off México

Sin miedo y sin vergüenza los músicos Marcello Lara y Sergio Arau incursionan en la repostería

Gossip

Metrópoli muestra nuevos retos de los equipos de seguridad de la CdMx

La tercera temporada del docureality de A&E se filmó en medio de la pandemia, agregando nuevos casos de mucho impacto