/ viernes 14 de octubre de 2016

Padecen rusos, la Tercera Guerra

El escenario de una tercera guerra mundial es más remoto queotra cosa, pero si enciende la televisión en Rusia le sorprenderáenterarse de que ya ha comenzado.

En la primera cadena pública, el presentador del programaestrella del domingo por la noche anunció que las bateríasantiaéreas rusas en Siria van a “derribar” a los avionesestadunidenses.

El canal de información continua Rossia 24 emitió un reportajesobre la preparación de refugios antinucleares en Moscú.

En San Petersburgo, el canal digital Fontanka afirma saber queel gobernador quiere racionar el pan por una futura guerra, pese aque las autoridades aseguran que lo único que intentan esestabilizar el precio de la harina.

En la radio se debate sobre ejercicios de “defensa civil”que, según el ministerio de Situaciones de Emergencia, moviliza a40 millones de rusos durante una semana. Objetivo: evacuaciones deedificios y simulacros de incendio.

Si prefiere pasearse por Moscú a ver la tele, es muy probableque se tope con uno de los inmensos graffitis “patrióticos” delos artistas pro-Putin de la organización “Set” que empapelanlos edificios. En uno se ve por ejemplo a un oso, símbolo deRusia, distribuir chalecos antibalas a palomas de la paz.

¿A qué se debe esta fiebre, este enardecimiento por lainminencia de una “Tercera Guerra Mundial”? Pues a la ruptura,el 3 de octubre, de las negociaciones entre Washington y Moscúsobre la guerra siria tras el fracaso de un alto el fuego negociadoen septiembre entre las dos potencias en Ginebra.

Una ruptura con consecuencias. Las bombas rusas y siriastransformaron Alepo en un “infierno en la Tierra” según laONU, avivando las críticas de los países occidentales.

Sobre el terreno, el ejército ruso desplegó en su base navaldel puerto sirio de Tartús baterías antiaéreas S-300, capaces dedestruir cazabombarderos. Una demostración de fuerza que no vadirigida a los yihadistas ni a los rebeldes sirios, sino a laMarina y a los aviones estadunidenses. CONFRONTACIÓN

En Moscú, donde los periodistas rusos y occidentales selevantan y acuestan con los comunicados del ministerio de Defensaruso, los medios de comunicación plasman y amplifican el clima deconfrontación.

El portavoz del ejército ruso, general Igor Konachenkov, lanzaadvertencias a la Casa Blanca, al Pentágono y al Departamento deEstado.

“Recuerdo a los ‘estrategas’ estadunidenses que losmisiles antiaéreos S-300 y S-400 que garantizan la coberturaaérea de las bases rusas de Hmeimim y de Tartús tienen un radiode acción que podría sorprender a cualquier aeronave noidentificada”, dijo el 6 de octubre en una amenaza apenas veladaa Estados Unidos.

En la cadena pública Rossia 1, el presentador Dimitri Kisilev,asimismo jefe de la agencia de prensa Ria Novosti, resume elplanteamiento del general Igor Konashenkov para “la gentesencilla como usted y yo”: “derribaremos” los avionesestadounidenses. Luego revela el “plan B” de Estados Unidos enSiria. “El plan B es, a grandes rasgos, que Estados Unidosrecurra directamente a la fuerza contra las fuerzas sirias delpresidente Bashar al Assad y contra la aviación rusa”, dice.

“¿Hay que temer provocaciones? Así fue como Estados Unidosentró en guerra en Vietnam”, concluye Kisilev. Y advierte a losoccidentales de que los misiles desplegados en Kaliningrado, elenclave ruso cercano a Polonia, podrían llevar ojivasnucleares.

“La Rusia actual está más que preparada, sobre todopsicológicamente, a la nueva espiral de confrontación con elOeste”, resume Gueorgui Bovt en una tribuna en el medio digitalde información Gazeta.ru.

El politólogo valora dos escenanrios posibles, habida cuenta delas dificultades económicas de Rusia. El primero, optimista, en elque las dos potencias “se pondrán de acuerdo sobre nuevascondiciones de coexistencia, a grandes rasgos un Yalta-2”, enreferencia a el reparto de las zonas de influencia entre EstadosUnidos y la Unión Soviética después de la Segunda GuerraMundial. Otro catastrófico: Rusia reaccionará partiendo de lamáxima: “si la pelea no puede evitarse, hay que ser el primeroen golpear”.

En una entrevista en Ria Novosti, el último presidentesoviético Mijaíl Gorbachov y promotor hace 30 años en Reikiavikcon su homólogo estadunidense Ronald Reagan del principio del finde la Guerra Fría advertía recientemente: el mundo flirtea“peligrosamente con la zona roja”.

El miércoles llegó la primera señal de distensión despuésde días de acusaciones verbales. Moscú anunció una reunióninternacional sobre Siria para el sábado en Lausana, consideradala de la última oportunidad. Asistirán a ella el secretario deEstado estadounidense John Kerry y el ministro de RelacionesExteriores ruso, Serguei Lavrov.

El escenario de una tercera guerra mundial es más remoto queotra cosa, pero si enciende la televisión en Rusia le sorprenderáenterarse de que ya ha comenzado.

En la primera cadena pública, el presentador del programaestrella del domingo por la noche anunció que las bateríasantiaéreas rusas en Siria van a “derribar” a los avionesestadunidenses.

El canal de información continua Rossia 24 emitió un reportajesobre la preparación de refugios antinucleares en Moscú.

En San Petersburgo, el canal digital Fontanka afirma saber queel gobernador quiere racionar el pan por una futura guerra, pese aque las autoridades aseguran que lo único que intentan esestabilizar el precio de la harina.

En la radio se debate sobre ejercicios de “defensa civil”que, según el ministerio de Situaciones de Emergencia, moviliza a40 millones de rusos durante una semana. Objetivo: evacuaciones deedificios y simulacros de incendio.

Si prefiere pasearse por Moscú a ver la tele, es muy probableque se tope con uno de los inmensos graffitis “patrióticos” delos artistas pro-Putin de la organización “Set” que empapelanlos edificios. En uno se ve por ejemplo a un oso, símbolo deRusia, distribuir chalecos antibalas a palomas de la paz.

¿A qué se debe esta fiebre, este enardecimiento por lainminencia de una “Tercera Guerra Mundial”? Pues a la ruptura,el 3 de octubre, de las negociaciones entre Washington y Moscúsobre la guerra siria tras el fracaso de un alto el fuego negociadoen septiembre entre las dos potencias en Ginebra.

Una ruptura con consecuencias. Las bombas rusas y siriastransformaron Alepo en un “infierno en la Tierra” según laONU, avivando las críticas de los países occidentales.

Sobre el terreno, el ejército ruso desplegó en su base navaldel puerto sirio de Tartús baterías antiaéreas S-300, capaces dedestruir cazabombarderos. Una demostración de fuerza que no vadirigida a los yihadistas ni a los rebeldes sirios, sino a laMarina y a los aviones estadunidenses. CONFRONTACIÓN

En Moscú, donde los periodistas rusos y occidentales selevantan y acuestan con los comunicados del ministerio de Defensaruso, los medios de comunicación plasman y amplifican el clima deconfrontación.

El portavoz del ejército ruso, general Igor Konachenkov, lanzaadvertencias a la Casa Blanca, al Pentágono y al Departamento deEstado.

“Recuerdo a los ‘estrategas’ estadunidenses que losmisiles antiaéreos S-300 y S-400 que garantizan la coberturaaérea de las bases rusas de Hmeimim y de Tartús tienen un radiode acción que podría sorprender a cualquier aeronave noidentificada”, dijo el 6 de octubre en una amenaza apenas veladaa Estados Unidos.

En la cadena pública Rossia 1, el presentador Dimitri Kisilev,asimismo jefe de la agencia de prensa Ria Novosti, resume elplanteamiento del general Igor Konashenkov para “la gentesencilla como usted y yo”: “derribaremos” los avionesestadounidenses. Luego revela el “plan B” de Estados Unidos enSiria. “El plan B es, a grandes rasgos, que Estados Unidosrecurra directamente a la fuerza contra las fuerzas sirias delpresidente Bashar al Assad y contra la aviación rusa”, dice.

“¿Hay que temer provocaciones? Así fue como Estados Unidosentró en guerra en Vietnam”, concluye Kisilev. Y advierte a losoccidentales de que los misiles desplegados en Kaliningrado, elenclave ruso cercano a Polonia, podrían llevar ojivasnucleares.

“La Rusia actual está más que preparada, sobre todopsicológicamente, a la nueva espiral de confrontación con elOeste”, resume Gueorgui Bovt en una tribuna en el medio digitalde información Gazeta.ru.

El politólogo valora dos escenanrios posibles, habida cuenta delas dificultades económicas de Rusia. El primero, optimista, en elque las dos potencias “se pondrán de acuerdo sobre nuevascondiciones de coexistencia, a grandes rasgos un Yalta-2”, enreferencia a el reparto de las zonas de influencia entre EstadosUnidos y la Unión Soviética después de la Segunda GuerraMundial. Otro catastrófico: Rusia reaccionará partiendo de lamáxima: “si la pelea no puede evitarse, hay que ser el primeroen golpear”.

En una entrevista en Ria Novosti, el último presidentesoviético Mijaíl Gorbachov y promotor hace 30 años en Reikiavikcon su homólogo estadunidense Ronald Reagan del principio del finde la Guerra Fría advertía recientemente: el mundo flirtea“peligrosamente con la zona roja”.

El miércoles llegó la primera señal de distensión despuésde días de acusaciones verbales. Moscú anunció una reunióninternacional sobre Siria para el sábado en Lausana, consideradala de la última oportunidad. Asistirán a ella el secretario deEstado estadounidense John Kerry y el ministro de RelacionesExteriores ruso, Serguei Lavrov.

CDMX

Estuvieron en desabasto de agua seis delegaciones tras sismo

La suspensión del servicio también se generó por la falta de energía eléctrica y trabajos de mantenimiento

Sociedad

Haitianos inundan municipios mexiquenses

Migrantes de la isla caribeña buscan una oportunidad en México ante la imposibilidad de entrar legalmente al vecino del norte

Justicia

Delito impune, delito que se repite, sentencia Ignacio Morales Lechuga

El exrector de la Libre de Derecho, exprocurador y exembajador lamenta que en los últimos 25 años el crimen no ha hecho más que crecer

Salud

¿Cómo ayudas a un corazón roto? la respuesta la tiene el Hospital de la Emociones

Cuatro centros para combatir la depresión existen en la CdMx: Tlalpan, Cuauhtémoc, Milpa Alta y V. Carranza

Turismo

Pasear por el aire, la última moda en China

Las provincias chinas compiten para ver cuál construye los paseos y pasarelas de cristal más espectaculares del mundo, para atraer a los cientos de millones de turistas que viajan por el país

Justicia

Delito impune, delito que se repite, sentencia Ignacio Morales Lechuga

El exrector de la Libre de Derecho, exprocurador y exembajador lamenta que en los últimos 25 años el crimen no ha hecho más que crecer

México

Edición Impresa 25 | Febrero | 2018

Consulta aquí el periódico de este domingo

México

Viola reforma laboral los derechos humanos

El especialista Ezequiel Pineda Nava dice que no abona al crecimiento y da marcha atrás a conquistas de trabajadores