/ miércoles 24 de mayo de 2017

Al infinito y más allá... con energía solar

Para 2018 están programados los primeros vuelos a la estratosfera impulsados por el Sol, que durarán unas cinco horas

El primer aeroplano propulsado por energía solar, capaz de ascender a la estratosfera y volar a más de 25 mil metros de altitud, acaba de hacer su primer vuelo en Suiza con la vista puesta en 2018, donde ascenderá más allá de la troposfera.

El nuevo avión estratosférico propulsado por energía eléctrica de origen solar vuela a 25 kilómetros sobre el nivel del mar, el doble de la altitud que alcanzan los aviones comerciales de propulsión convencional, en una zona de la atmósfera terrestre donde está la llamada capa  de ozono y casi no existen nubes.

La aeronave, que forma parte de la misión  SolarStratos (www.solarstratos.com), con sede en Yverdon-les-Bains, ha dado el primer paso hacia su objetivo de abrir la puerta a la aviación comercial eléctrica y solar “al borde del espacio”, al realizar con éxito su primer vuelo de pruebas en Payerne, Suiza.

Se trata de un prototipo diseñado por Calin Gologan y tripulado por el piloto de pruebas Damian Hischier, bajo la atenta mirada del también piloto e impulsor de este programa Raphael Domjan; que voló a 300 metros de altitud durante tan solo 7 minutos, pero los resultados de este vuelo corto ayudarán a programar un vuelo a mayor altitud y de mayor duración.

ENERGÍA LIMPIA Y SEGURA

El avión tiene 8.5 metros de largo y una envergadura de alas de 24.8 metros, pesa 450 kilogramos y está cubierto con 22 metros cuadrados de paneles solares; será el primero con energía solar que penetre en la estratosfera, según Domjan, ecoexplorador y creador de PlanetSolar, el primer barco propulsado  con energía solar que circunnavegó el mundo en 2012.

Esta aeronave con dos asientos en tándem, cuyo desarrollo se inició en 2014 y que ahora se está perfeccionando, tiene una autonomía de vuelo de alrededor de 24 horas, está propulsada por un motor eléctrico de 2,200 revoluciones por minuto, una hélice de 4 palas de 2.2 metros y baterías de iones de litio, de acuerdo a su ficha técnica.  Asimismo, afirmaron los impulsores del proyecto, este avión dejará una huella en el medioambiente equivalente a la de un coche eléctrico y abrirá la puerta a adquirir nuevos conocimientos científicos sobre nuestra estratosfera a un precio asequible, y a explorarla y usarla con fines pacíficos.

Los vuelos de altitud media están previstos para mediados de 2017 y para 2018 están programados los primeros vuelos a la estratosfera, que durarán aproximadamente cinco horas: 2,5 horas para llegar al espacio, 15 minutos para observar la luz y las estrellas y, luego, 3 horas para regresar a la Tierra, informó Domjan.

SIN PARACAÍDAS

El primer vuelo estratosférico solar se efectuará a más de 80 mil pies (más de 25 mil metros de altitud) y el avión no estará presurizado, debido a la necesidad de que su peso sea reducido, por lo que Domjan llevará un traje especial alimentado por energía solar y no podrá salir del avión para usar un paracaídas.

A esta altitud extrema, donde la temperatura puede ser de 70 grados centígrados bajo cero y la presión atmosférica del 5 por ciento, Domjan podrá observar las estrellas durante el día y la curvatura de la tierra.

Para superar este desafío, el piloto y explorador (www.raphaeldomjan.com), que cuenta con el apoyo de la DLR (agencia espacial alemana), se ha rodeado de un equipo de especialistas, como el piloto Thierry Plojoux y el exastronauta de la NASA Miguel López-Alegría, nacido en España.

Para 2018 están programados los primeros vuelos a la estratosfera impulsados por el Sol, que durarán unas cinco horas

El primer aeroplano propulsado por energía solar, capaz de ascender a la estratosfera y volar a más de 25 mil metros de altitud, acaba de hacer su primer vuelo en Suiza con la vista puesta en 2018, donde ascenderá más allá de la troposfera.

El nuevo avión estratosférico propulsado por energía eléctrica de origen solar vuela a 25 kilómetros sobre el nivel del mar, el doble de la altitud que alcanzan los aviones comerciales de propulsión convencional, en una zona de la atmósfera terrestre donde está la llamada capa  de ozono y casi no existen nubes.

La aeronave, que forma parte de la misión  SolarStratos (www.solarstratos.com), con sede en Yverdon-les-Bains, ha dado el primer paso hacia su objetivo de abrir la puerta a la aviación comercial eléctrica y solar “al borde del espacio”, al realizar con éxito su primer vuelo de pruebas en Payerne, Suiza.

Se trata de un prototipo diseñado por Calin Gologan y tripulado por el piloto de pruebas Damian Hischier, bajo la atenta mirada del también piloto e impulsor de este programa Raphael Domjan; que voló a 300 metros de altitud durante tan solo 7 minutos, pero los resultados de este vuelo corto ayudarán a programar un vuelo a mayor altitud y de mayor duración.

ENERGÍA LIMPIA Y SEGURA

El avión tiene 8.5 metros de largo y una envergadura de alas de 24.8 metros, pesa 450 kilogramos y está cubierto con 22 metros cuadrados de paneles solares; será el primero con energía solar que penetre en la estratosfera, según Domjan, ecoexplorador y creador de PlanetSolar, el primer barco propulsado  con energía solar que circunnavegó el mundo en 2012.

Esta aeronave con dos asientos en tándem, cuyo desarrollo se inició en 2014 y que ahora se está perfeccionando, tiene una autonomía de vuelo de alrededor de 24 horas, está propulsada por un motor eléctrico de 2,200 revoluciones por minuto, una hélice de 4 palas de 2.2 metros y baterías de iones de litio, de acuerdo a su ficha técnica.  Asimismo, afirmaron los impulsores del proyecto, este avión dejará una huella en el medioambiente equivalente a la de un coche eléctrico y abrirá la puerta a adquirir nuevos conocimientos científicos sobre nuestra estratosfera a un precio asequible, y a explorarla y usarla con fines pacíficos.

Los vuelos de altitud media están previstos para mediados de 2017 y para 2018 están programados los primeros vuelos a la estratosfera, que durarán aproximadamente cinco horas: 2,5 horas para llegar al espacio, 15 minutos para observar la luz y las estrellas y, luego, 3 horas para regresar a la Tierra, informó Domjan.

SIN PARACAÍDAS

El primer vuelo estratosférico solar se efectuará a más de 80 mil pies (más de 25 mil metros de altitud) y el avión no estará presurizado, debido a la necesidad de que su peso sea reducido, por lo que Domjan llevará un traje especial alimentado por energía solar y no podrá salir del avión para usar un paracaídas.

A esta altitud extrema, donde la temperatura puede ser de 70 grados centígrados bajo cero y la presión atmosférica del 5 por ciento, Domjan podrá observar las estrellas durante el día y la curvatura de la tierra.

Para superar este desafío, el piloto y explorador (www.raphaeldomjan.com), que cuenta con el apoyo de la DLR (agencia espacial alemana), se ha rodeado de un equipo de especialistas, como el piloto Thierry Plojoux y el exastronauta de la NASA Miguel López-Alegría, nacido en España.