/ viernes 28 de abril de 2017

Aliens saturan línea antiinmigrantes

El miércoles pasado, el Gobierno de Estados Unidos puso en operación una línea telefónica para víctimas de crímenes por inmigración que de inmediato se saturó…  con denuncias sobre la presencia de ovnis y “aliens”.

Esta línea tiene como objetivo asesorar a las víctimas de delitos  cometidos por indocumentados.

En inglés, “extranjeros criminales” es “criminal aliens”, un término que coincide con la palabra inglesa para referirse a los alienígenas: “aliens”. El lanzamiento de este Oficina de Enlace para Víctimas de Crímenes por Inmigración, que incluye la línea telefónica, coincidió con el Día de los Extraterrestres, que rinde homenaje al clásico de ciencia ficción “Aliens”, película estrenada en 1986 y protagonizada por Sigourney Weaver.

Al presentar la oficina, el secretario de Seguridad Nacional, John Kelly, aseguró que se trata de víctimas de crímenes “que nunca debieron haberse cometido porque las personas que los cometieron a menudo no deberían haber estado dentro del país en primer lugar. Estos crímenes, en muchos aspectos, eran evitables”.

Por eso, los internautas reaccionaron rápidamente en Twitter al lanzamiento de la oficina y comenzaron a burlarse de las palabras que había elegido el Departamento de Seguridad Nacional para describir los objetivos del proyecto.

El miércoles pasado, el Gobierno de Estados Unidos puso en operación una línea telefónica para víctimas de crímenes por inmigración que de inmediato se saturó…  con denuncias sobre la presencia de ovnis y “aliens”.

Esta línea tiene como objetivo asesorar a las víctimas de delitos  cometidos por indocumentados.

En inglés, “extranjeros criminales” es “criminal aliens”, un término que coincide con la palabra inglesa para referirse a los alienígenas: “aliens”. El lanzamiento de este Oficina de Enlace para Víctimas de Crímenes por Inmigración, que incluye la línea telefónica, coincidió con el Día de los Extraterrestres, que rinde homenaje al clásico de ciencia ficción “Aliens”, película estrenada en 1986 y protagonizada por Sigourney Weaver.

Al presentar la oficina, el secretario de Seguridad Nacional, John Kelly, aseguró que se trata de víctimas de crímenes “que nunca debieron haberse cometido porque las personas que los cometieron a menudo no deberían haber estado dentro del país en primer lugar. Estos crímenes, en muchos aspectos, eran evitables”.

Por eso, los internautas reaccionaron rápidamente en Twitter al lanzamiento de la oficina y comenzaron a burlarse de las palabras que había elegido el Departamento de Seguridad Nacional para describir los objetivos del proyecto.