/ jueves 12 de noviembre de 2015

Cocodrilos les quitarán el trabajo a guardias carceleros

YAKARTA, Indonesia. (Notimex).- La agencia antidrogas de Indonesia propuso la construcción de una cárcel especial para traficantes de drogas en una isla remota que sea resguardada por cocodrilos, pues son “mejores guardias que los humanos, porque no pueden ser sobornados”.

El jefe de la Agencia Nacional de Estupefacientes (ANE), general Budi Waseso, presentó su propuesta al Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de Indonesia, que supervisa los centros penitenciarios en todo el país. El objetivo es garantizar que los delincuentes sentenciados estén completamente aislados del mundo exterior, evitar que escapen y que continúen sus operaciones de distribución de estupefacientes desde la cárcel.

Aunque el ministerio no ha respondido aún a la propuesta de Waseso, el jefe antidrogas sigue trabajando en los detalles extravagantes de su proyecto y anunció que pronto viajará al norte de Sumatra para “reclutar” cocodrilos custodios.

“Vamos a mantener el envío de suministros de alimentos todos los días. Pero (los cocodrilos) tienen que sobrevivir por sí mismos”, sostuvo Waseso en declaraciones citadas por el periódico local Jakarta Globe.

Afirmó que la isla deberá estar rodeada de este tipo de reptiles, “vamos a ubicar allí a tantos cocodrilos como sea posible. Voy a buscar el tipo más feroz de cocodrilo”, apuntó.

El titular de la agencia explicó que la idea de que sean cocodrilos los que custodien esa cárcel especial es que “no se les puede sobornar”. “Usted no puede convencerlos para que ayuden a escapar a los presos o para que contacten a sus distribuidores de droga”, manifestó.

De acuerdo con el reporte, Waseso viajaría a Medan, Sumatra del Norte, el próximo lunes para visitar un centro de cría de cocodrilos, pero también planea desplazarse a Papúa y Sulawesi con el mismo objetivo.

El jefe antidrogas indonesio también reiteró las sugerencias de que los traficantes de drogas debían ser obligados a consumir toda su mercancía confiscada, por lo que ya buscaba la forma de aplicar el castigo mediante la revisión de la legislación vigente.

Las leyes establecen la pena de muerte como pena máxima para los delitos relacionados con las drogas.

El abuso de drogas es una de las dos amenazas más graves que enfrenta Indonesia, además del radicalismo. Unos 4.1 millones de indonesios, en su mayoría jóvenes, consumen estupefacientes y alrededor de 40 a 45 mueren diario a causa de la adicción.

Ante tales cifras, que siguen en aumento, Waseso considera a los narcotraficantes como “enemigos del Estado” y cree que deben ser tratados sin piedad, por lo que prometió acabar con estos delincuentes.

YAKARTA, Indonesia. (Notimex).- La agencia antidrogas de Indonesia propuso la construcción de una cárcel especial para traficantes de drogas en una isla remota que sea resguardada por cocodrilos, pues son “mejores guardias que los humanos, porque no pueden ser sobornados”.

El jefe de la Agencia Nacional de Estupefacientes (ANE), general Budi Waseso, presentó su propuesta al Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de Indonesia, que supervisa los centros penitenciarios en todo el país. El objetivo es garantizar que los delincuentes sentenciados estén completamente aislados del mundo exterior, evitar que escapen y que continúen sus operaciones de distribución de estupefacientes desde la cárcel.

Aunque el ministerio no ha respondido aún a la propuesta de Waseso, el jefe antidrogas sigue trabajando en los detalles extravagantes de su proyecto y anunció que pronto viajará al norte de Sumatra para “reclutar” cocodrilos custodios.

“Vamos a mantener el envío de suministros de alimentos todos los días. Pero (los cocodrilos) tienen que sobrevivir por sí mismos”, sostuvo Waseso en declaraciones citadas por el periódico local Jakarta Globe.

Afirmó que la isla deberá estar rodeada de este tipo de reptiles, “vamos a ubicar allí a tantos cocodrilos como sea posible. Voy a buscar el tipo más feroz de cocodrilo”, apuntó.

El titular de la agencia explicó que la idea de que sean cocodrilos los que custodien esa cárcel especial es que “no se les puede sobornar”. “Usted no puede convencerlos para que ayuden a escapar a los presos o para que contacten a sus distribuidores de droga”, manifestó.

De acuerdo con el reporte, Waseso viajaría a Medan, Sumatra del Norte, el próximo lunes para visitar un centro de cría de cocodrilos, pero también planea desplazarse a Papúa y Sulawesi con el mismo objetivo.

El jefe antidrogas indonesio también reiteró las sugerencias de que los traficantes de drogas debían ser obligados a consumir toda su mercancía confiscada, por lo que ya buscaba la forma de aplicar el castigo mediante la revisión de la legislación vigente.

Las leyes establecen la pena de muerte como pena máxima para los delitos relacionados con las drogas.

El abuso de drogas es una de las dos amenazas más graves que enfrenta Indonesia, además del radicalismo. Unos 4.1 millones de indonesios, en su mayoría jóvenes, consumen estupefacientes y alrededor de 40 a 45 mueren diario a causa de la adicción.

Ante tales cifras, que siguen en aumento, Waseso considera a los narcotraficantes como “enemigos del Estado” y cree que deben ser tratados sin piedad, por lo que prometió acabar con estos delincuentes.