/ jueves 29 de septiembre de 2016

Reabrirán en China el puente de vidrio más largo del mundo

El puente de cristal más largo del mundo en el sureste de China será reabierto este viernes tras la mejora a la que obligó la multitudinaria afluencia de visitantes.

Entre las mejoras se incluye que los paseantes deberán de obtener los boletos de acceso en el sitio electrónico del puente, y ya en él, pasar su tarjeta de identidad en las lectoras colocadas para ese fin.

El puente mide 430 metros de largo, seis de ancho y permite observar el área escénica el Gran Cañón de Zhangjiajie, un sitio que es patrimonio de la Humanidad, recordó un despacho de la agencia Xinhua.

Tras su apertura el 20 de agosto pasado, estaba diseñado para una afluencia diaria de ocho mil personas, pero su novedosa construcción y espectacular vista hizo llegar a 10 mil el número de paseantes.

Entre otras mejoras se instaló un sistema de monitoreo para controlar de mejor forma tanto el ingreso como la salida de los visitantes, además de un servicio gratuito de transporte al puente.

Quienes deseen visitarlo deberán pagar el boleto que cuesta 138 yuanes, alrededor de 21 dólares, llevar solo carteras y celulares. Los zapatos de tacones están prohibidos.

La reapertura se hará un día antes de la Semana de Oro, un festivo de siete días que este año va del uno al siete de octubre e incluye la fiesta nacional de China.

El puente de cristal más largo del mundo en el sureste de China será reabierto este viernes tras la mejora a la que obligó la multitudinaria afluencia de visitantes.

Entre las mejoras se incluye que los paseantes deberán de obtener los boletos de acceso en el sitio electrónico del puente, y ya en él, pasar su tarjeta de identidad en las lectoras colocadas para ese fin.

El puente mide 430 metros de largo, seis de ancho y permite observar el área escénica el Gran Cañón de Zhangjiajie, un sitio que es patrimonio de la Humanidad, recordó un despacho de la agencia Xinhua.

Tras su apertura el 20 de agosto pasado, estaba diseñado para una afluencia diaria de ocho mil personas, pero su novedosa construcción y espectacular vista hizo llegar a 10 mil el número de paseantes.

Entre otras mejoras se instaló un sistema de monitoreo para controlar de mejor forma tanto el ingreso como la salida de los visitantes, además de un servicio gratuito de transporte al puente.

Quienes deseen visitarlo deberán pagar el boleto que cuesta 138 yuanes, alrededor de 21 dólares, llevar solo carteras y celulares. Los zapatos de tacones están prohibidos.

La reapertura se hará un día antes de la Semana de Oro, un festivo de siete días que este año va del uno al siete de octubre e incluye la fiesta nacional de China.