/ jueves 13 de octubre de 2016

Trump predice un EU más sexy

No hay mucho amor por Donald Trump en su ciudad natal de Nueva York, donde apareció un misterioso y provocativo muñeco a su imagen y semejanza que predice el futuro y se burla de su ofensiva campaña a la Presidencia de Estados Unidos.

“Miren mi bola de cristal y vean el futuro de Estados Unidos (...) Mis cumbres mundiales en las Bahamas estarán llenas de chicas internacionales”, repetía el muñeco animado de Trump con una voz muy similar a la del candidato y su icónico peinado rubio, a pasos del Trump International Hotel en la Octava Avenida, frente al Central Park.

“No todas las mujeres son unas perras, solo las gordas y desagradables. Y no se preocupen, en el futuro, cuando sea presidente, haré algo al respecto. ¡Haremos que Estados Unidos vuelva a ser sexy!”, lanzaba el muñeco electrónico, luciendo un bléiser azul, camisa blanca y corbata roja como acostumbra vestirse Trump.

El muñeco, encapsulado en una cabina de madera y vidrio, imita la máquina Zoltar que se hizo famosa en la exitosa película “Big” (Quisiera ser grande) con Tom Hanks en 1988. En el filme, la máquina estaba en Coney Island y tenía un brujo dentro que hacía predicciones y podía otorgar deseos.

El Zoltar tiene su propia cuenta Twitter, @AllSeeingTrump, así como su sitio web, www.allseeingtrump. Un email de la AFP a la dirección que figura en el sitio web no recibió respuesta. Los jóvenes que transportan el Zoltar de Trump de un lugar al otro dijeron que no quieren hacer comentarios ni ser identificados.

En el Zoltar de Trump no es necesario colocar una moneda para obtener una predicción, como sucede en la original. Se apreta un botón y sale un trozo de papel que lee la fortuna. “Si quieres ver tu futuro (...) construye un búnker”, leía una de ellas, en respuesta a miedos azuzados por los demócratas de que los códigos nucleares no pueden ser confiados a Trump.

El provocativo multimillonario y exestrella de la telerrealidad ha quedado atrás de su rival demócrata Hillary Clinton en los últimos sondeos tras la difusión de un video de 2005 en el cual se jacta de agredir sexualmente a ujeres.

Legisladores republicanos lo han abandonado de manera creciente y ahora temen que Trump les haga perder su mayoría en el Senado en los comicios del 8 de noviembre.

Por 17 meses Trump ha inflamado el país con una campaña divisiva, diciendo que los mexicanos son criminales y violadores y que construirá un muro en la frontera de 3.200 km entre ambos países para impedir la llegada de más inmigrantes. También ha dicho que quiere prohibir la entrada de musulmanes.

Las predicciones del Zoltar de Trump incluyen “trenes de deportación” para millones de mexicanos indocumentados. En el futuro “veo una enorme inversión en un sistema ferroviario moderno, de alta velocidad. Y me encantan los mexicanos. Me encanta su espíritu. Y me encanta meterlos en trenes como a ganado. ¡Mis trenes son tanto mejores que los que usaron los alemanes!”, repite el muñeco, con ojos rojos encendidos, en referencia a los trenes del Holocausto nazi. “HORRIPILANTE”

Una veintena de personas se apretaba en torno a la máquina, sacándose selfis y pidiendo al Zoltar de Trump que les leyera la fortuna.

“Da miedo, pero es muy divertido. Especialmente en el actual clima político, con una campaña tan fea de ambos lados, hace bien un poco de humor”, estimó Molly Moulthrob, una estadounidense de 44 años de Austin, Texas, que trabaja en una empresa de tecnología y no es votante de Trump.

Pero no todos lo hallan gracioso.

“Suena exactamente como el Trump real, es horripilante. No creo que sea divertido. Creo que la gente tiene que parar de reírse y darse cuenta de lo que está en juego en este momento”, dijo Tobin Rothlein, un cuarentón de Brooklyn, antes de iniciar una corrida por el Central Park.

“Creo que es un fenómeno bastante sorprendente, como el propio Donald Trump. ¡Bueno para reírse, pero no para nada más!”, resumió Loretta Wroble, de 72 años, una estadounidense de Connecticut que vino a pasear por el día a Manhattan.

“Es muy triste que sea candidato y lo que representa. En Estados Unidos precisamos de verdad reflexionar sobre lo que estamos haciendo y quienes somos como pueblo y lo que realmente nos importa”, concluyó.

No hay mucho amor por Donald Trump en su ciudad natal de Nueva York, donde apareció un misterioso y provocativo muñeco a su imagen y semejanza que predice el futuro y se burla de su ofensiva campaña a la Presidencia de Estados Unidos.

“Miren mi bola de cristal y vean el futuro de Estados Unidos (...) Mis cumbres mundiales en las Bahamas estarán llenas de chicas internacionales”, repetía el muñeco animado de Trump con una voz muy similar a la del candidato y su icónico peinado rubio, a pasos del Trump International Hotel en la Octava Avenida, frente al Central Park.

“No todas las mujeres son unas perras, solo las gordas y desagradables. Y no se preocupen, en el futuro, cuando sea presidente, haré algo al respecto. ¡Haremos que Estados Unidos vuelva a ser sexy!”, lanzaba el muñeco electrónico, luciendo un bléiser azul, camisa blanca y corbata roja como acostumbra vestirse Trump.

El muñeco, encapsulado en una cabina de madera y vidrio, imita la máquina Zoltar que se hizo famosa en la exitosa película “Big” (Quisiera ser grande) con Tom Hanks en 1988. En el filme, la máquina estaba en Coney Island y tenía un brujo dentro que hacía predicciones y podía otorgar deseos.

El Zoltar tiene su propia cuenta Twitter, @AllSeeingTrump, así como su sitio web, www.allseeingtrump. Un email de la AFP a la dirección que figura en el sitio web no recibió respuesta. Los jóvenes que transportan el Zoltar de Trump de un lugar al otro dijeron que no quieren hacer comentarios ni ser identificados.

En el Zoltar de Trump no es necesario colocar una moneda para obtener una predicción, como sucede en la original. Se apreta un botón y sale un trozo de papel que lee la fortuna. “Si quieres ver tu futuro (...) construye un búnker”, leía una de ellas, en respuesta a miedos azuzados por los demócratas de que los códigos nucleares no pueden ser confiados a Trump.

El provocativo multimillonario y exestrella de la telerrealidad ha quedado atrás de su rival demócrata Hillary Clinton en los últimos sondeos tras la difusión de un video de 2005 en el cual se jacta de agredir sexualmente a ujeres.

Legisladores republicanos lo han abandonado de manera creciente y ahora temen que Trump les haga perder su mayoría en el Senado en los comicios del 8 de noviembre.

Por 17 meses Trump ha inflamado el país con una campaña divisiva, diciendo que los mexicanos son criminales y violadores y que construirá un muro en la frontera de 3.200 km entre ambos países para impedir la llegada de más inmigrantes. También ha dicho que quiere prohibir la entrada de musulmanes.

Las predicciones del Zoltar de Trump incluyen “trenes de deportación” para millones de mexicanos indocumentados. En el futuro “veo una enorme inversión en un sistema ferroviario moderno, de alta velocidad. Y me encantan los mexicanos. Me encanta su espíritu. Y me encanta meterlos en trenes como a ganado. ¡Mis trenes son tanto mejores que los que usaron los alemanes!”, repite el muñeco, con ojos rojos encendidos, en referencia a los trenes del Holocausto nazi. “HORRIPILANTE”

Una veintena de personas se apretaba en torno a la máquina, sacándose selfis y pidiendo al Zoltar de Trump que les leyera la fortuna.

“Da miedo, pero es muy divertido. Especialmente en el actual clima político, con una campaña tan fea de ambos lados, hace bien un poco de humor”, estimó Molly Moulthrob, una estadounidense de 44 años de Austin, Texas, que trabaja en una empresa de tecnología y no es votante de Trump.

Pero no todos lo hallan gracioso.

“Suena exactamente como el Trump real, es horripilante. No creo que sea divertido. Creo que la gente tiene que parar de reírse y darse cuenta de lo que está en juego en este momento”, dijo Tobin Rothlein, un cuarentón de Brooklyn, antes de iniciar una corrida por el Central Park.

“Creo que es un fenómeno bastante sorprendente, como el propio Donald Trump. ¡Bueno para reírse, pero no para nada más!”, resumió Loretta Wroble, de 72 años, una estadounidense de Connecticut que vino a pasear por el día a Manhattan.

“Es muy triste que sea candidato y lo que representa. En Estados Unidos precisamos de verdad reflexionar sobre lo que estamos haciendo y quienes somos como pueblo y lo que realmente nos importa”, concluyó.