/ jueves 12 de agosto de 2021

Alimentan camiones con desechos del whisky

Una empresa reúne los residuos de la fabricación de sus destilados para producir un combustible con el que transportan sus productos de manera sustentable

Hace siglos que el whisky calienta los gaznates en Escocia. Ahora, los envíos de su producción se encuentran en biogás para movilizar los camiones de reparto y reducir la contaminación.

En el pueblo de Dufftown, noreste de Escocia, los trabajadores de la destilería Glenfiddich echan los granos de cebada mojados -residuos conocidos como bagazo- en la parte trasera de un camión donde forman un montón humeante.

Este bagazo se mezclará con un líquido amarillento que parece cerveza, conocido como "pot ale", otro residuo de la fabricación del whisky, antes de someterlo a un proceso de 'metanización' para producir biogás con bajo contenido en carbono, utilizado como biocarburante.

"Ahora tenemos vehículos que pueden transportar nuestra mercancía y nuestros espirituosos en todo el país utilizando una fuente de energía renovable con muy bajo contenido en carbono", explica a la AFP la dirección de la planta, Kirsty Dagnan.

El gas producido, principalmente metano, se almacena en un reservorio del patio a la orilla de la calle, donde los tres camiones adaptados de la empresa pueden llenar el tanque, antes de asegurar el transporte del espirituoso en todas las etapas de su producción.

Salvar los bosques

La idea de este biocarburante con bagazo y "pot ale" es de los investigadores de la Universidad Napier de Edimburgo, que lo pusieron a punto en 2010.

El descubrimiento fue elogiado entonces por la asociación de defensa del medio ambiente WWF, ya que el carburante podía fabricarse sin dañar los bosques ni la fauna, a diferencia de otros biocarburantes como el aceite de palma.

Los tres camiones adaptados que utilizan el nuevo biocarburante eliminan la emisión de unas 250 toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera, aseguró Kirsty Dagnan a la AFP.

Según William Grant & Sons, la empresa matriz de la destilería, el biogás reduce masivamente las emisiones de gas de efecto invernadero en comparación con el diésel y otros combustibles fósiles.

Este procedimiento, ampliamente utilizado, se realiza por primera vez en una destilería para alimentar sus propios camiones.

"Argumento convincente"

Los tres camiones adaptados de la destilería Glenfiddich llevarán el whisky desde su planta de producción en Dufftown, hasta las plantas de embotellado y acondicionamiento en el oeste de Escocia.

La empresa analizar ampliar esta tecnología al conjunto de sus 20 camiones, y con el tiempo, al resto de su producción.

"Si se tiene en cuenta el coste de un camión, su funcionamiento y su mantenimiento durante su vida útil, así como el precio del carburante, el coste del biogás es muy parecido al del diésel", estima Stuart Watts, director de las destilerías de la empresa. "Es un argumento convincente para empresas como la nuestra utilizar camiones de biogás en vez de diésel".

En el lugar del suministro, un camionero introduce prudentemente una boquilla en el tanque de gas. Se tarda más o menos lo mismo en llenarlo que con diésel y la autonomía es similar, explica entusiasta, antes de comenzar a recorrer los Highlands bajo la lluvia.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Hace siglos que el whisky calienta los gaznates en Escocia. Ahora, los envíos de su producción se encuentran en biogás para movilizar los camiones de reparto y reducir la contaminación.

En el pueblo de Dufftown, noreste de Escocia, los trabajadores de la destilería Glenfiddich echan los granos de cebada mojados -residuos conocidos como bagazo- en la parte trasera de un camión donde forman un montón humeante.

Este bagazo se mezclará con un líquido amarillento que parece cerveza, conocido como "pot ale", otro residuo de la fabricación del whisky, antes de someterlo a un proceso de 'metanización' para producir biogás con bajo contenido en carbono, utilizado como biocarburante.

"Ahora tenemos vehículos que pueden transportar nuestra mercancía y nuestros espirituosos en todo el país utilizando una fuente de energía renovable con muy bajo contenido en carbono", explica a la AFP la dirección de la planta, Kirsty Dagnan.

El gas producido, principalmente metano, se almacena en un reservorio del patio a la orilla de la calle, donde los tres camiones adaptados de la empresa pueden llenar el tanque, antes de asegurar el transporte del espirituoso en todas las etapas de su producción.

Salvar los bosques

La idea de este biocarburante con bagazo y "pot ale" es de los investigadores de la Universidad Napier de Edimburgo, que lo pusieron a punto en 2010.

El descubrimiento fue elogiado entonces por la asociación de defensa del medio ambiente WWF, ya que el carburante podía fabricarse sin dañar los bosques ni la fauna, a diferencia de otros biocarburantes como el aceite de palma.

Los tres camiones adaptados que utilizan el nuevo biocarburante eliminan la emisión de unas 250 toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera, aseguró Kirsty Dagnan a la AFP.

Según William Grant & Sons, la empresa matriz de la destilería, el biogás reduce masivamente las emisiones de gas de efecto invernadero en comparación con el diésel y otros combustibles fósiles.

Este procedimiento, ampliamente utilizado, se realiza por primera vez en una destilería para alimentar sus propios camiones.

"Argumento convincente"

Los tres camiones adaptados de la destilería Glenfiddich llevarán el whisky desde su planta de producción en Dufftown, hasta las plantas de embotellado y acondicionamiento en el oeste de Escocia.

La empresa analizar ampliar esta tecnología al conjunto de sus 20 camiones, y con el tiempo, al resto de su producción.

"Si se tiene en cuenta el coste de un camión, su funcionamiento y su mantenimiento durante su vida útil, así como el precio del carburante, el coste del biogás es muy parecido al del diésel", estima Stuart Watts, director de las destilerías de la empresa. "Es un argumento convincente para empresas como la nuestra utilizar camiones de biogás en vez de diésel".

En el lugar del suministro, un camionero introduce prudentemente una boquilla en el tanque de gas. Se tarda más o menos lo mismo en llenarlo que con diésel y la autonomía es similar, explica entusiasta, antes de comenzar a recorrer los Highlands bajo la lluvia.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Sociedad

¡Premio mayor! Ganador del palco en el estadio Azteca es de CDMX

También se sortearon 22 premios en total, en su mayoría inmuebles confiscados al crimen organizado en varios estados

Sociedad

Aeropuerto de la Ciudad de México cerrará sus operaciones el 16 de septiembre

El aviso fue notificado previamente a las aerolíneas comerciales como oficiales con el fin de prever las operaciones

Ciencia

Despega SpaceX con cuatro turistas espaciales a bordo

Es la primera de la historia que envía solo a novatos a la órbita terrestre, sin astronautas profesionales a bordo

Doble Vía

Google se pone el sombrero y celebra con Doodle la Independencia de México

El logo "a la mexicana" fue diseñado por Magdiel Herrera y deslumbran sus alegres colores que dan vida a aquellas imágenes representativas del país que conforman la palabra Google

México

Las mujeres mexicanas que fueron clave en la Independencia de México

Además de Josefa Ortiz de Domínguez, varias mujeres jugaron un papel importante en la independencia del país y de ellas se habla poco

Mundo

Salvadoreños toman las calles contra Bukele y el bitcoin

Miles de salvadoreños se manifestaron este miércoles para reclamar al presidente Nayib Bukele el respeto a la separación de poderes y en rechazo a la instauración del bitcoin como moneda de curso legal

Mundo

Francia abate al jefe del grupo Estado Islámico en el Gran Sáhara

Según la ministra francesa de Defensa, Florence Parly, el líder del EIGS "murió tras un ataque de la fuerza Barkhane"

Sociedad

¡Premio mayor! Ganador del palco en el estadio Azteca es de CDMX

También se sortearon 22 premios en total, en su mayoría inmuebles confiscados al crimen organizado en varios estados

Ciencia

Despega Falcon 9 de SpaceX con cuatro turistas espaciales a bordo

Es la primera de la historia que envía solo a novatos a la órbita terrestre, sin astronautas profesionales a bordo