/ lunes 19 de abril de 2021

Basura espacial, una amenaza real

Más de 100 millones de pequeños trozos de escombros giran sobre la Tierra y afectan a los satélites funcionales

SÍDNEY. El espacio se está llenando. Más de 100 millones de pequeños trozos de escombros giran en la órbita de la Tierra, junto con decenas de miles de trozos más grandes y alrededor de 3 mil 300 satélites en funcionamiento.

Las grandes constelaciones de satélites como Starlink se están volviendo más comunes, enfureciendo a los astrónomos y desconcertando a los observadores del cielo casuales. En la próxima década, es posible que veamos lanzar muchos más satélites que en toda la historia.

➡️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Las colisiones entre objetos en órbita son cada vez más difíciles de evitar. Se han propuesto varias tecnologías para sacar los desechos espaciales fuera de peligro, más recientemente el plan de la empresa australiana Electro Optic Systems (EOS) para usar un par de láseres terrestres para rastrear los desechos y "empujarlos" lejos de posibles colisiones o incluso fuera de órbita por completo.

Herramientas como esta tendrán una gran demanda en los próximos años. Pero junto con la nueva tecnología, también necesitamos encontrar las mejores formas de regular la actividad en el espacio y decidir quién es responsable.

El sistema láser de EOS es solo una de una serie de tecnologías de "eliminación activa de desechos" (ADR) propuestas durante la última década. Otros involucran velas, tentáculos, redes, garras, arpones, imanes y espuma.

Fuera de Australia, la empresa Astroscale, con sede en Japón, está probando actualmente su sistema ELSA para capturar escombros con imanes. El proyecto británico RemoveDEBRIS ha estado experimentando con redes y arpones. La Agencia Espacial Europea (ESA) está involucrada en varias misiones relacionadas con los escombros, incluida la “garra espacial” ClearSpace-1, diseñada para agarrar un pedazo de escombros y arrastrarlo hacia una órbita más baja donde la garra y su presa capturada terminarán su vive en un abrazo de fuego.

Los desechos espaciales representan una amenaza muy real y el interés en las tecnologías ADR está creciendo rápidamente. La ESA estima que actualmente hay 128 millones de fragmentos de escombros de menos de 1 cm, alrededor de 900 mil fragmentos de escombros de 1 a 10 cm de longitud y alrededor de 34 mil fragmentos de más de 10 cm en la órbita.

Dada la alta velocidad de los objetos en el espacio, cualquier colisión, con escombros o un satélite "vivo", podría crear miles de fragmentos de escombros más. Estos podrían crear más colisiones y más escombros, lo que podría desencadenar un aumento exponencial de escombros llamado "efecto Kessler".

Eventualmente pudimos ver un "cinturón de escombros" alrededor de la Tierra, haciendo el espacio menos accesible.

En los últimos tiempos, hemos visto varias "colisiones cercanas" en el espacio. A fines de enero de 2020, todos vimos impotentes cómo dos satélites "muertos" mucho más grandes, IRAS y GGSE-4, pasaban a pocos metros el uno del otro. La NASA a menudo mueve la Estación Espacial Internacional cuando calcula un riesgo de colisión con escombros más alto de lo normal.

El problema de los desechos espaciales es cada vez más urgente a medida que se lanzan más grandes constelaciones de pequeños satélites. En 2019, la ESA envió uno de sus satélites de observación de la Tierra en un pequeño desvío para evitar una alta posibilidad de colisión con uno de los satélites Starlink de SpaceX.

En los últimos días, los satélites de One Web y Starlink estuvieron peligrosamente cerca de una colisión. Si los planes bien publicitados de unas pocas grandes corporaciones llegan a buen término, la cantidad de objetos lanzados al espacio en los próximos años se reducirá en un factor de hasta diez veces la cantidad total lanzada durante las seis décadas desde la primera aparición humana. El objeto made (Sputnik 1) se puso en órbita en 1957.

Debería estudiarse a fondo cualquier tecnología viable para aliviar el problema de los desechos espaciales. Al mismo tiempo, la remoción activa de escombros plantea problemas políticos y legales.

El espacio es un área fuera de la jurisdicción nacional. Como en alta mar, el espacio se rige por el derecho internacional. El Tratado del Espacio Ultraterrestre de 1967 y los otros cuatro tratados internacionales que siguieron establecieron un marco y principios clave para guiar el comportamiento responsable.

Si bien los ingenieros podrían imaginarse redes y arpones, el derecho internacional es una mala noticia para los aspirantes a "piratas" espaciales. Cualquier objeto espacial o parte de un objeto espacial, funcional o no, permanece bajo la jurisdicción de un "Estado de matrícula".

Según el derecho internacional, capturar, desviar o interferir con un escombros constituiría una “actividad nacional en el espacio ultraterrestre”, es decir, los países que autorizaron o acordaron la maniobra de ADR tienen una responsabilidad legal internacional, incluso si la acción se lleva a cabo. por una empresa privada. Además, si algo sale mal (como sabemos, el espacio es difícil), se aplica un régimen de responsabilidad a los “Estados de lanzamiento” en virtud del Tratado aplicable, que incluiría a los países involucrados en el lanzamiento del vehículo ADR.

Más allá de los tecnicismos legales, la remoción de escombros plantea desafíos políticos, geopolíticos, económicos y sociales complejos. ¿De quién es la responsabilidad de eliminar los escombros? ¿Quién debería pagar? ¿Qué derechos tienen las naciones que no tienen viajes espaciales en las discusiones? ¿Qué escombros deben conservarse como patrimonio?

Y si un Estado desarrolla la capacidad de eliminar o desviar los desechos espaciales, ¿cómo podemos estar seguros de que no la utilizarán para eliminar o desviar los satélites "vivos" de otro país?

Los expertos están trabajando para reconocer y determinar las “reglas de circulación” reglamentarias adecuadas. El Comité de las Naciones Unidas sobre la Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos (COPUOS) se ocupa de la gobernanza espacial y ha tenido “mecanismos legales relacionados con las medidas de mitigación y remediación de desechos espaciales” en su agenda durante años. Ya existen algunas pautas prácticas y ampliamente aceptadas para la mitigación de desechos y la sostenibilidad a largo plazo de las actividades espaciales, pero cada solución propuesta trae consigo otras preguntas.

Al final, cualquier actividad de remediación de escombros requerirá un acuerdo negociado entre cada una de las partes relevantes para garantizar que se aborden estas cuestiones legales y de otro tipo. Eventualmente, podríamos ver surgir un proceso estandarizado, en coordinación con un sistema internacional de gestión del tráfico espacial.

El futuro de la humanidad está indisolublemente ligado a nuestra capacidad para garantizar un futuro viable a largo plazo para las actividades espaciales. El desarrollo de nuevos métodos de eliminación de escombros y los marcos legales para hacerlos utilizables son pasos importantes para encontrar formas de coexistir con nuestro planeta y promover la seguridad, la protección y la sostenibilidad continuas del espacio.

SÍDNEY. El espacio se está llenando. Más de 100 millones de pequeños trozos de escombros giran en la órbita de la Tierra, junto con decenas de miles de trozos más grandes y alrededor de 3 mil 300 satélites en funcionamiento.

Las grandes constelaciones de satélites como Starlink se están volviendo más comunes, enfureciendo a los astrónomos y desconcertando a los observadores del cielo casuales. En la próxima década, es posible que veamos lanzar muchos más satélites que en toda la historia.

➡️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Las colisiones entre objetos en órbita son cada vez más difíciles de evitar. Se han propuesto varias tecnologías para sacar los desechos espaciales fuera de peligro, más recientemente el plan de la empresa australiana Electro Optic Systems (EOS) para usar un par de láseres terrestres para rastrear los desechos y "empujarlos" lejos de posibles colisiones o incluso fuera de órbita por completo.

Herramientas como esta tendrán una gran demanda en los próximos años. Pero junto con la nueva tecnología, también necesitamos encontrar las mejores formas de regular la actividad en el espacio y decidir quién es responsable.

El sistema láser de EOS es solo una de una serie de tecnologías de "eliminación activa de desechos" (ADR) propuestas durante la última década. Otros involucran velas, tentáculos, redes, garras, arpones, imanes y espuma.

Fuera de Australia, la empresa Astroscale, con sede en Japón, está probando actualmente su sistema ELSA para capturar escombros con imanes. El proyecto británico RemoveDEBRIS ha estado experimentando con redes y arpones. La Agencia Espacial Europea (ESA) está involucrada en varias misiones relacionadas con los escombros, incluida la “garra espacial” ClearSpace-1, diseñada para agarrar un pedazo de escombros y arrastrarlo hacia una órbita más baja donde la garra y su presa capturada terminarán su vive en un abrazo de fuego.

Los desechos espaciales representan una amenaza muy real y el interés en las tecnologías ADR está creciendo rápidamente. La ESA estima que actualmente hay 128 millones de fragmentos de escombros de menos de 1 cm, alrededor de 900 mil fragmentos de escombros de 1 a 10 cm de longitud y alrededor de 34 mil fragmentos de más de 10 cm en la órbita.

Dada la alta velocidad de los objetos en el espacio, cualquier colisión, con escombros o un satélite "vivo", podría crear miles de fragmentos de escombros más. Estos podrían crear más colisiones y más escombros, lo que podría desencadenar un aumento exponencial de escombros llamado "efecto Kessler".

Eventualmente pudimos ver un "cinturón de escombros" alrededor de la Tierra, haciendo el espacio menos accesible.

En los últimos tiempos, hemos visto varias "colisiones cercanas" en el espacio. A fines de enero de 2020, todos vimos impotentes cómo dos satélites "muertos" mucho más grandes, IRAS y GGSE-4, pasaban a pocos metros el uno del otro. La NASA a menudo mueve la Estación Espacial Internacional cuando calcula un riesgo de colisión con escombros más alto de lo normal.

El problema de los desechos espaciales es cada vez más urgente a medida que se lanzan más grandes constelaciones de pequeños satélites. En 2019, la ESA envió uno de sus satélites de observación de la Tierra en un pequeño desvío para evitar una alta posibilidad de colisión con uno de los satélites Starlink de SpaceX.

En los últimos días, los satélites de One Web y Starlink estuvieron peligrosamente cerca de una colisión. Si los planes bien publicitados de unas pocas grandes corporaciones llegan a buen término, la cantidad de objetos lanzados al espacio en los próximos años se reducirá en un factor de hasta diez veces la cantidad total lanzada durante las seis décadas desde la primera aparición humana. El objeto made (Sputnik 1) se puso en órbita en 1957.

Debería estudiarse a fondo cualquier tecnología viable para aliviar el problema de los desechos espaciales. Al mismo tiempo, la remoción activa de escombros plantea problemas políticos y legales.

El espacio es un área fuera de la jurisdicción nacional. Como en alta mar, el espacio se rige por el derecho internacional. El Tratado del Espacio Ultraterrestre de 1967 y los otros cuatro tratados internacionales que siguieron establecieron un marco y principios clave para guiar el comportamiento responsable.

Si bien los ingenieros podrían imaginarse redes y arpones, el derecho internacional es una mala noticia para los aspirantes a "piratas" espaciales. Cualquier objeto espacial o parte de un objeto espacial, funcional o no, permanece bajo la jurisdicción de un "Estado de matrícula".

Según el derecho internacional, capturar, desviar o interferir con un escombros constituiría una “actividad nacional en el espacio ultraterrestre”, es decir, los países que autorizaron o acordaron la maniobra de ADR tienen una responsabilidad legal internacional, incluso si la acción se lleva a cabo. por una empresa privada. Además, si algo sale mal (como sabemos, el espacio es difícil), se aplica un régimen de responsabilidad a los “Estados de lanzamiento” en virtud del Tratado aplicable, que incluiría a los países involucrados en el lanzamiento del vehículo ADR.

Más allá de los tecnicismos legales, la remoción de escombros plantea desafíos políticos, geopolíticos, económicos y sociales complejos. ¿De quién es la responsabilidad de eliminar los escombros? ¿Quién debería pagar? ¿Qué derechos tienen las naciones que no tienen viajes espaciales en las discusiones? ¿Qué escombros deben conservarse como patrimonio?

Y si un Estado desarrolla la capacidad de eliminar o desviar los desechos espaciales, ¿cómo podemos estar seguros de que no la utilizarán para eliminar o desviar los satélites "vivos" de otro país?

Los expertos están trabajando para reconocer y determinar las “reglas de circulación” reglamentarias adecuadas. El Comité de las Naciones Unidas sobre la Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos (COPUOS) se ocupa de la gobernanza espacial y ha tenido “mecanismos legales relacionados con las medidas de mitigación y remediación de desechos espaciales” en su agenda durante años. Ya existen algunas pautas prácticas y ampliamente aceptadas para la mitigación de desechos y la sostenibilidad a largo plazo de las actividades espaciales, pero cada solución propuesta trae consigo otras preguntas.

Al final, cualquier actividad de remediación de escombros requerirá un acuerdo negociado entre cada una de las partes relevantes para garantizar que se aborden estas cuestiones legales y de otro tipo. Eventualmente, podríamos ver surgir un proceso estandarizado, en coordinación con un sistema internacional de gestión del tráfico espacial.

El futuro de la humanidad está indisolublemente ligado a nuestra capacidad para garantizar un futuro viable a largo plazo para las actividades espaciales. El desarrollo de nuevos métodos de eliminación de escombros y los marcos legales para hacerlos utilizables son pasos importantes para encontrar formas de coexistir con nuestro planeta y promover la seguridad, la protección y la sostenibilidad continuas del espacio.

Sociedad

Caducan 100 mil cajas de medicinas en Tabasco

Entre ellas destacan las que son usadas para tratar la hipertensión, el cáncer, el VIH, asma y diabetes

Mundo

Saturan las armas de fuego a EU

En dos décadas se produjeron 139 millones, incluidas 11.3 millones en 2020; pistolas se compran en masas

Finanzas

EU solicita a México tercera revisión de condiciones laborales en México

Estados Unidos pidió a México investigue si a los trabajadores de la planta de Panasonic en Reynosa se les negaron derechos laborales

Círculos

La Universidad Anáhuac crea alianzas con Fundación Monte Fénix

El doctor Cipriano Sánchez y el doctor Jorge Larrea firman la Cátedra Coorporativa en contra de las adicciones de jóvenes estudiantes y la sociedad

Gossip

Dos estrenos marcan la jornada en Cannes

En competencia se presentaron los largometrtajes Las ocho montañas y La mujer de Tchaikovsky, del cineasta disidente ruso Kirill Serebrennikov

Gossip

Hay nuevas secciones en SmartFilms, concurso de cortometrajes realizados con celular

El concurso de cortometrajes realizados con celular se acerca al género del melodrama y a la publicidad

Mundo

#SOY Aceptación hacia la comunidad se estanca

Países Bajos, que se caracterizaba por proteger los derechos LGBT+ al ser el primer país en legalizar el matrimonio igualitario en 2001, ahora mantiene una tendencia cada vez más reacia  a los gestos públicos de los miembros de esta comunidad

Gossip

¿Quién mató a Sara? Se devela el misterio en su última temporada

Un experimento psiquiátrico está detrás del enigma que plantea la exitosa serie ¿Quién mató a Sara?

Mundo

#SOY Bajo Observación | La otra gran pandemia de nuestro tiempo

La otra gran pandemia de los últimos 50 años, la del SIDA, sigue activa