/ martes 5 de enero de 2021

¡Israel y el futuro! Así transforma el aire en agua

Hace unos años, la ONU advirtió que el agotamiento del acuífero convertiría a Gaza en un lugar "invivible" a partir de 2020

¿Qué hace la empresa de un millonario ruso-israelí en Gaza, territorio controlado por los islamistas de Hamas? Transforma el aire en agua potable para atenuar la crisis de este elemento esencial en el enclave palestino.

Hace unos años, la ONU advirtió que el agotamiento del acuífero convertiría a Gaza en un lugar "invivible" a partir de 2020.

➡️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

En el techo de un edificio en Jan Yunis, en el sur de de Gaza, una "revolución" se prepara discretamente. Un mosaico de paneles solares alimenta una enorme máquina vibrante parecida a un grupo electrógeno, que ha venido de Israel y retira la humedad del aire para transformarla en agua potable.

Este microterritorio de dos millones de habitantes vive una crisis de agua potable cuyos efectos se hacen sentir en las entrañas de la población que presenta tasas alarmantes de cálculos renales y diarreas, según los investigadores.

En Gaza, el agua potable se extrae del suelo desde hace siglos. Pero en las últimas décadas, la presión demográfica ha agotado el acuífero que se ha rellena con agua salada del mar Mediterráneo.

Esta agua "solo sirve para lavar la ropa, limpiar y ducharse", resume Ghassan Ashur, comerciante de Jan Yunis.

Los gazatíes compran agua embotellada o a los camiones cisterna, que la extraen de la napa freática.

"Extraemos aquí hasta 80.000 litros de agua que filtramos, le agregamos cloro y otros productos químicos para hacerla bebible", explica Issa Al-Farra, propietario de una estación de bombeo.

➡️Kane Tanaka, la mujer más longeva del mundo, cumplió 118 años

Foto AFP

"Invivible"

Selo el 3% del agua potable de Gaza responde a las normas internacionales, según la ONU, que hace unos años advirtió que el agotamiento del acuífero convertiría al enclave en "invivible" a partir de 2020.

Las soluciones emergen como la construcción de una desaladora financiada por la Unión Europea y el despliegue de los tres primeros "generadores de agua" de la empresa israelí Watergen.

Dos han sido donados por la empresa y un tercero por el instituto de investigación medioambiental Arava, situado en un kibutz del sur de Israel. Cada aparato cuesta unos 50.000 euros ( 61.000 dólares).

Uno de ellos se ha instalado en la municipalidad de Jan Yunis. Se trata de un enorme cubo de metal que capta la humedad del aire, la condensa mediante un proceso de recalentamiento y luego filtra el agua para potabilizarla.

➡️Amor en tiempos de pandemia: con traje anticovid, enfermero pide matrimonio a su novia

"Esta máquina produce unos 5.000 litros de agua potable al día cuando la tasa de humedad del aire supera el 65% y 6.000 litros si supera el 90%", explica a la AFP Fathi Sheikh Khalil, ingeniero eléctrico y directivo de la ONG palestina Damour que gestiona el aparato.

Parte de esta agua la consumen los empleados municipales y otra se lleva al hospital, explica Khalil. "Una o dos máquinas no lo van a cambiar todo pero es un principio".

Si se conectan los "generadores de agua" a los paneles solares equipados con baterías, el coste de producción disminuye al igual que las emisiones de carbono. Y es que Gaza dispone de una única central eléctrica, que funciona con fuel importado y no alcanza para cubrir la demanda local.

Foto AFP

Pero en este territorio controlado por Hamas, el movimiento islamista que se ha enfrentado a Israel en tres guerras desde 2008, ¿no es curioso trabajar con una empresa israelí? "Aceptamos la ayuda de todo el que quiera ayudarnos", asegura Khalil.

Hamas no hizo comentarios.

➡️Twitter despide al 2020 con memes llenos de tragedia y comedia

"Punto de inflexión"

A unos 80 km al norte de Jan Yunis, en las torres de vidrio donde se concentra lo último de la tecnología israelí, se encuentran las oficinas de Watergen, premiado por sus "generadores de agua".

La dirige Michael Mirilashvili, millonario ruso-israelí, de origen georgiano, encarcelado varios años en Rusia por el presunto rapto de los secuestradores de su padre, un rico hombre de negocios que estuvo retenido un tiempo por gánsteres georgianos.

Su proceso no "respetó las normas de imparcialidad", según la Corte Europea de Justicia, y fue liberado en 2009.

Instalado en Israel, el empresario compró hace cinco años la startup Watergen, que exporta sus generadores de agua a cerca de 80 países.

➡️¿Walmart ya vende en sus tiendas la vacuna contra el Covid-19?

"Hay que ayudar en primer lugar a nuestros vecinos", asegura a la AFP. El objetivo es "poner fin a la crisis del agua en Gaza".

No obstante, la entrega de las máquinas a Gaza ha necesitado "la aprobación del ejército israelí".

Como sus empleados no pueden ir al enclave palestino por el bloqueo israelí, Watergen ha pasado por intermediarios como el instituto Arava, que está en contacto con ONG palestinas.

"Nuestro objetivo es aumentar la cadencia del proyecto en 2021" y colocar generadores en las escuelas, dice David Lehrer, presidente de Arava.

Aunque "más que una revolución del agua" lo que quiere es un "punto de inflexión para salir del círculo vicioso negativo" de las relaciones entre Israel y Gaza.

¿Qué hace la empresa de un millonario ruso-israelí en Gaza, territorio controlado por los islamistas de Hamas? Transforma el aire en agua potable para atenuar la crisis de este elemento esencial en el enclave palestino.

Hace unos años, la ONU advirtió que el agotamiento del acuífero convertiría a Gaza en un lugar "invivible" a partir de 2020.

➡️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

En el techo de un edificio en Jan Yunis, en el sur de de Gaza, una "revolución" se prepara discretamente. Un mosaico de paneles solares alimenta una enorme máquina vibrante parecida a un grupo electrógeno, que ha venido de Israel y retira la humedad del aire para transformarla en agua potable.

Este microterritorio de dos millones de habitantes vive una crisis de agua potable cuyos efectos se hacen sentir en las entrañas de la población que presenta tasas alarmantes de cálculos renales y diarreas, según los investigadores.

En Gaza, el agua potable se extrae del suelo desde hace siglos. Pero en las últimas décadas, la presión demográfica ha agotado el acuífero que se ha rellena con agua salada del mar Mediterráneo.

Esta agua "solo sirve para lavar la ropa, limpiar y ducharse", resume Ghassan Ashur, comerciante de Jan Yunis.

Los gazatíes compran agua embotellada o a los camiones cisterna, que la extraen de la napa freática.

"Extraemos aquí hasta 80.000 litros de agua que filtramos, le agregamos cloro y otros productos químicos para hacerla bebible", explica Issa Al-Farra, propietario de una estación de bombeo.

➡️Kane Tanaka, la mujer más longeva del mundo, cumplió 118 años

Foto AFP

"Invivible"

Selo el 3% del agua potable de Gaza responde a las normas internacionales, según la ONU, que hace unos años advirtió que el agotamiento del acuífero convertiría al enclave en "invivible" a partir de 2020.

Las soluciones emergen como la construcción de una desaladora financiada por la Unión Europea y el despliegue de los tres primeros "generadores de agua" de la empresa israelí Watergen.

Dos han sido donados por la empresa y un tercero por el instituto de investigación medioambiental Arava, situado en un kibutz del sur de Israel. Cada aparato cuesta unos 50.000 euros ( 61.000 dólares).

Uno de ellos se ha instalado en la municipalidad de Jan Yunis. Se trata de un enorme cubo de metal que capta la humedad del aire, la condensa mediante un proceso de recalentamiento y luego filtra el agua para potabilizarla.

➡️Amor en tiempos de pandemia: con traje anticovid, enfermero pide matrimonio a su novia

"Esta máquina produce unos 5.000 litros de agua potable al día cuando la tasa de humedad del aire supera el 65% y 6.000 litros si supera el 90%", explica a la AFP Fathi Sheikh Khalil, ingeniero eléctrico y directivo de la ONG palestina Damour que gestiona el aparato.

Parte de esta agua la consumen los empleados municipales y otra se lleva al hospital, explica Khalil. "Una o dos máquinas no lo van a cambiar todo pero es un principio".

Si se conectan los "generadores de agua" a los paneles solares equipados con baterías, el coste de producción disminuye al igual que las emisiones de carbono. Y es que Gaza dispone de una única central eléctrica, que funciona con fuel importado y no alcanza para cubrir la demanda local.

Foto AFP

Pero en este territorio controlado por Hamas, el movimiento islamista que se ha enfrentado a Israel en tres guerras desde 2008, ¿no es curioso trabajar con una empresa israelí? "Aceptamos la ayuda de todo el que quiera ayudarnos", asegura Khalil.

Hamas no hizo comentarios.

➡️Twitter despide al 2020 con memes llenos de tragedia y comedia

"Punto de inflexión"

A unos 80 km al norte de Jan Yunis, en las torres de vidrio donde se concentra lo último de la tecnología israelí, se encuentran las oficinas de Watergen, premiado por sus "generadores de agua".

La dirige Michael Mirilashvili, millonario ruso-israelí, de origen georgiano, encarcelado varios años en Rusia por el presunto rapto de los secuestradores de su padre, un rico hombre de negocios que estuvo retenido un tiempo por gánsteres georgianos.

Su proceso no "respetó las normas de imparcialidad", según la Corte Europea de Justicia, y fue liberado en 2009.

Instalado en Israel, el empresario compró hace cinco años la startup Watergen, que exporta sus generadores de agua a cerca de 80 países.

➡️¿Walmart ya vende en sus tiendas la vacuna contra el Covid-19?

"Hay que ayudar en primer lugar a nuestros vecinos", asegura a la AFP. El objetivo es "poner fin a la crisis del agua en Gaza".

No obstante, la entrega de las máquinas a Gaza ha necesitado "la aprobación del ejército israelí".

Como sus empleados no pueden ir al enclave palestino por el bloqueo israelí, Watergen ha pasado por intermediarios como el instituto Arava, que está en contacto con ONG palestinas.

"Nuestro objetivo es aumentar la cadencia del proyecto en 2021" y colocar generadores en las escuelas, dice David Lehrer, presidente de Arava.

Aunque "más que una revolución del agua" lo que quiere es un "punto de inflexión para salir del círculo vicioso negativo" de las relaciones entre Israel y Gaza.

Justicia

Juez gira 83 órdenes de aprehensión contra militares por caso Ayotzinapa

Las órdenes de captura incluyen a elementos de las policías municipales de Huitzuco, Iguala y Cocula

Sociedad

Ingresa José Bernabé "La Vaca" al penal del Altiplano

José Bernabé N ha sido señalado por las autoridades como el presunto líder de Cártel Independiente de Colima

CDMX

Detienen a seis por falsificación de documentos en Registro Civil de CDMX; cuatro son funcionarios

Colaboraban con los llamados “coyotes”, quienes se encargaban de atraer clientes para gestionarles de manera rápida cualquier acta

Justicia

Juez gira 83 órdenes de aprehensión contra militares por caso Ayotzinapa

Las órdenes de captura incluyen a elementos de las policías municipales de Huitzuco, Iguala y Cocula

Justicia

Rosario Robles obtiene su libertad tras 3 años de prisión preventiva

Robles Berlanga es acusada de ejercicio indebido del servicio público en el caso conocido como la Estafa Maestra

Sociedad

Caso de Athos y Tango hace historia: es el primer juicio penal por maltrato animal en México

Ambos perros fueron envenenados en Queretaro y su denuncia ha sido la primera que ha llegado hasta un juicio en nuestro país

Justicia

Giran orden de aprehensión contra Simón Levy, exsubsecretario de Turismo federal

Levy es acusado por su vecinos de patear y golpear la puerta de su domicilio, en Polanco, alcaldía Miguel Hidalgo

Justicia

Jesús Murillo Karam enfrentará proceso penal en reclusorio Norte

El vocero de la Presidencia, Jesús Ramírez, fue quien confirmó que el exprocurador, artífice de la “verdad histórica" sobre la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, será trasladado a ese penal

Política

De 'la verdad histórica' al 'ya me cansé', las frases por las que Murillo Karam será recordado

Las frases del exprocurador marcaron su paso por la dependencia cuando estuvo a cargo de la investigación sobre la desaparición de los 43 normalistas