/ domingo 13 de diciembre de 2020

¡Llegó el día! Aquí todo sobre la lluvia de estrellas Gemínidas

Las Gemínidas alcanzarán su pico máximo este 13 y 14 de diciembre

Mientras en diciembre de 2020 tendremos la Gran Conjunción de los planetas Júpiter y Saturno, fenómeno astronómico interpretado como la Estrella de Belén, diciembre y enero también nos traen dos de las lluvias de meteoros más importantes del año, las Gemínidas y las Cuadrántidas.

Las gemínidas ocurrirán este 13 y 14 de diciembre y se podrán observar ¡hasta 120 meteoros por hora!

Las Cuadrántidas suceden entre el 28 de diciembre y el 12 de enero, siendo la madrugada del 3 y del 4 de enero, cuando podrían verse también ¡120 meteoros por hora! Sin embargo, para esos días de enero de 2021, la Luna estará cerca y podría borrar muchos meteoros, sobre todo los de brillo débil.

No necesita de ningún instrumento óptico, telescopios o binoculares, las lluvias de meteoros se observan a simple vista.

¿Cómo sucede una lluvia de meteoros?

Los meteoros

Los cometas y algunos asteroides al avanzar en nuestro Sistema Solar, van dejando una estela de material que se les va desprendiendo, gas y piedritas de no más de un par de centímetros de diámetro. En algún momento, algunos asteroides y cometas han cruzado el camino que sigue la Tierra alrededor del Sol y dejan ahí esas piedritas. Año con año cuando la Tierra cruza por donde pasó el cometa o asteroide, esas piedritas colisionan contra la Tierra a gran velocidad, se rozan con las capas superiores de la atmósfera, el rozamiento ocasione que aumente la temperatura y de pronto, las piedritas estallan. Lo que desde el suelo vemos como una estrella fugaz o mejor dicho, un meteoro.

Lo que nosotros vemos es la luz de la explosión, esa luz es llamada meteoro. Por la distancia y el tamaño no vemos a la piedrita, llamada bólido o aerolito.

Hay quienes les llaman lluvia de meteoritos o a cualquier luz que observan en el cielo le llaman meteorito. Es incorrecto, los meteoritos son bólidos o aerolitos que no se destruyen en la atmósfera y caen al suelo. Si no cae al suelo, no es meteorito.

La Lluvia de meteoros Cuadrántidas. Foto: Cortesía Daniel López | El Cielo de Canarias

Los meteoros o estrellas fugaces se observan cualquier noche obscura, sobre todo desde las afueras de las ciudades, en donde hay poca o nada de contaminación lumínica. Pero son impredecibles, no se sabe cuando brillará uno. Por el contrario, las lluvias de meteoros se pueden predecir, porque se conoce por donde han pasado los cometas y asteroides, y se conocen las fechas de años anteriores de la observación de meteoros.

Al observar una lluvia de meteoros, parece que los meteoros parten de un mismo punto y se mueven a diferentes direcciones. Ese punto es llamado radiante, y el radiante se puede ubicar en cierto zona del cielo, la cual se asocia con la constelación del fondo.

Las lluvias de meteoros toman el nombre de la constelación del fondo pero no guardan ninguna relación. Por ejemplo, así como en las fotografías de alguna persona sosteniendo el Sol en sus manos, sabemos que la persona no tiene al Sol en sus manos, la persona está a unos cuanto metros del fotógrafo y el Sol a 150 millones de kilómetros atrás. De igual forma, los meteoros suceden en nuestra atmósfera, son un fenómeno atmosférico, mientras que las estrellas del fondo, que forman una constelación, están a miles de millones de kilómetros o años luz a la distancia, pero solo por la perspectiva, las lluvias de meteoros reciben el nombre de la constelación de donde en apariencia se ubica el radiante, así tenemos a las gemínidas de la constelación de Gemini o Los Gemelos, las Perseidas de Perseo, las Ursidas de Ursae Majoris (La Osa Mayor), las Orionidas de Orión y todas las demás.


¿Qué debo saber?

Para observar una lluvia de meteoros debe usted saber lo siguiente:

1) Nombre, para conocer cuál constelación debe ubicar en el cielo. Las apps astronómicas en su teléfono celular o tableta electrónica pueden guiarle en el cielo hacia la constelación buscada.

2) Dirección y mejor hora de observación. Para conocer hacia dónde debe observar y a qué hora, ya que la constelación de donde parecen provenir puede aparecer sobre el horizonte a las 4 de la mañana, si usted comienza a observar a las 8 de la noche de la noche anterior, se cansará pronto y no verá nada.

3) Los días de duración de la lluvia de meteoros y los días de más meteoros a observar. Las lluvias de meteoros inician con pocos meteoros a observar, y día a día aumenta el número de meteoros, hasta llegar a un día máximo, de más meteoros por hora a observar, después disminuyen los meteoros día a día hasta finalizar. Por lo general, en los medios de comunicación solo anuncian los días de más meteoros. Pero es posible observar uno o dos días antes y después de la fecha anunciada.

4) Tasa Horaria Cenital, ZHR (Zetithal Hourly Rate), es el número de meteoros que podrían verse por hora en los días me más meteoros. Este número es ideal, ya que es el número de meteoros a observar, cuando la obscuridad es ideal y la constelación y por lo tanto el radiante están en la parte más alta del cielo y pueden verse todos los meteoros a su alrededor. Horas antes y después, cuando la constelación esté cerca del horizonte, los meteoros bajo el horizonte no se observarán. Esto significa que usted debe conocer a qué hora sale la constelación con el radiante, para saber que dos o tres horas después ya tendría una buena oportunidad de observación. Aunque, puede comenzar a observar desde que el radiante está sobre el horizonte pero no verá todos los meteoros.

5) La posición y fase de la Luna para la fecha de observación. Hay años que la Luna esta cerca del radiante o cerca de la fase de Luna Llena, cuando brilla más y ese brillo borrará a los meteoros de brillo débil y restará espectacularidad a los meteoros brillantes. Lo ideal es que la Luna esté lejos del radiante y de preferencia cercana a la fase de Luna Nueva o en esta fase.

En varias ocasiones, algunos medios anuncian espectaculares lluvias de meteoros, con un ZHR de 5 o 10 meteoros por hora a observar. Estas lluvias de meteoros son ideales para observar en las afueras de las ciudades, ya que en la ciudad, la contaminación lumínica le borrará algunos o incluso todos los meteoros. Las lluvias de meteoros más espectaculares para observar desde la ciudad, son aquellas que superan los 50 o 60 meteoros por hora a observar.

Mapa de las lluvias de meteoros Cuadrántidas y Úrsidas. Gráfico: Germán Martínez Gordillo

Las lluvias de meteoros en invierno

-Las Gemínidas

Ocasionada por el asteroide Phaeton 3200. Las gemínidas inician el 7 de diciembre y terminan el 17 de diciembre. Los días de más meteoros son, el 12, 13 y 14 de diciembre. Por esos días, Gemini está saliendo alrededor de las 9:30 de la noche al este-noreste. Se ubica debajo y al norte de la famosa constelación de Orión. Para los días de más meteoros se esperan alrededor de ¡120 meteoros por hora!

Una buena hora para iniciar la observación será alrededor de la media noche. Este año (2020) la Luna no será problema, ya que el 14 de diciembre será Luna Nueva.

Mapa de la constelación de Orión y los Gemelos y el radiante de las geminidas. Gráfico: Germán Martínez Gordillo

-Las Úrsidas

Ocasionadas por el cometa 8P/Tuttle, ocurre del 17 al 26 de diciembre, siendo la noche del 22 de diciembre el día de más meteoros. Su nombre Ursidas se debe a que el radiante se encuentra en la constelación de Ursae Majoris, la Osa Mayor. Tiene una tasa de 10 meteoros por hora, en el día de más meteoros, el 22 de diciembre. El radiante aparece sobre el horizonte noreste a las 10:30 de la noche, siendo a la 1 de la mañana una buena hora para comenzar a observar.

-Las Cuadratinas

Es ocasionada por el asteroide 2003 EH1, aunque hay dudas. Ocurre del 28 de diciembre al 12 de enero de cada año. Siendo las noches del 3 y 4 de enero la de más meteoros a observar por hora. Se calcula una tasa de observación de hasta ¡120 meteoros por hora!

Las cuadrántidas ocurren cerca de la cola de la Osa Mayor, en la constelación del Boyero. El nombre lo toma de la antigua constelación Quadrans Muralis, la cual desapareció en las reformas que hizo la Unión Astronómica Internacional en la década del 20 del siglo pasado, pero el nombre de la lluvia de meteoros persistió. El radiante emerge sobre el horizonte a la 1:30 a. m., por lo que una buena hora para iniciar la observación sería cerca de las 3 a. m. La Luna podría restar espectacularidad en 2021 ya que no se encuentra lejos y está entre la Luna Llena del 29 de diciembre y el Cuarte Menguante del 6 de enero.

Consejos de observación

No piedra las siguientes lluvias de meteoros, al estar en invierno abríguese bien, no es momento para tener una enfermedad respiratoria. Procure una silla inclinada o colchonetas en su patio, jardín o azotea, viendo a la dirección del radiante, para estas lluvias de meteoros entre el noreste y este. No intente observar de pie, en pocos minutos le dolerá el cuelo y morirá su intención de observación. Tampoco vea la televisión, teléfono celular o tableta electrónica, el brillo de la pantalla lo deslumbrará y su vista necesitará 20 minutos para adaptarse de nuevo a la obscuridad. No intente conseguir un telescopio o binoculares, los meteoros tardan apenas uno o dos segundos en aparecer en el cielo y brillar. Las lluvias de meteoros se observan a simple vista.

Reúna a su familia, pasarán un momento agradable tendidos bien abrigados, viendo el cielo y los meteoros. german@astropuebla.org

Mientras en diciembre de 2020 tendremos la Gran Conjunción de los planetas Júpiter y Saturno, fenómeno astronómico interpretado como la Estrella de Belén, diciembre y enero también nos traen dos de las lluvias de meteoros más importantes del año, las Gemínidas y las Cuadrántidas.

Las gemínidas ocurrirán este 13 y 14 de diciembre y se podrán observar ¡hasta 120 meteoros por hora!

Las Cuadrántidas suceden entre el 28 de diciembre y el 12 de enero, siendo la madrugada del 3 y del 4 de enero, cuando podrían verse también ¡120 meteoros por hora! Sin embargo, para esos días de enero de 2021, la Luna estará cerca y podría borrar muchos meteoros, sobre todo los de brillo débil.

No necesita de ningún instrumento óptico, telescopios o binoculares, las lluvias de meteoros se observan a simple vista.

¿Cómo sucede una lluvia de meteoros?

Los meteoros

Los cometas y algunos asteroides al avanzar en nuestro Sistema Solar, van dejando una estela de material que se les va desprendiendo, gas y piedritas de no más de un par de centímetros de diámetro. En algún momento, algunos asteroides y cometas han cruzado el camino que sigue la Tierra alrededor del Sol y dejan ahí esas piedritas. Año con año cuando la Tierra cruza por donde pasó el cometa o asteroide, esas piedritas colisionan contra la Tierra a gran velocidad, se rozan con las capas superiores de la atmósfera, el rozamiento ocasione que aumente la temperatura y de pronto, las piedritas estallan. Lo que desde el suelo vemos como una estrella fugaz o mejor dicho, un meteoro.

Lo que nosotros vemos es la luz de la explosión, esa luz es llamada meteoro. Por la distancia y el tamaño no vemos a la piedrita, llamada bólido o aerolito.

Hay quienes les llaman lluvia de meteoritos o a cualquier luz que observan en el cielo le llaman meteorito. Es incorrecto, los meteoritos son bólidos o aerolitos que no se destruyen en la atmósfera y caen al suelo. Si no cae al suelo, no es meteorito.

La Lluvia de meteoros Cuadrántidas. Foto: Cortesía Daniel López | El Cielo de Canarias

Los meteoros o estrellas fugaces se observan cualquier noche obscura, sobre todo desde las afueras de las ciudades, en donde hay poca o nada de contaminación lumínica. Pero son impredecibles, no se sabe cuando brillará uno. Por el contrario, las lluvias de meteoros se pueden predecir, porque se conoce por donde han pasado los cometas y asteroides, y se conocen las fechas de años anteriores de la observación de meteoros.

Al observar una lluvia de meteoros, parece que los meteoros parten de un mismo punto y se mueven a diferentes direcciones. Ese punto es llamado radiante, y el radiante se puede ubicar en cierto zona del cielo, la cual se asocia con la constelación del fondo.

Las lluvias de meteoros toman el nombre de la constelación del fondo pero no guardan ninguna relación. Por ejemplo, así como en las fotografías de alguna persona sosteniendo el Sol en sus manos, sabemos que la persona no tiene al Sol en sus manos, la persona está a unos cuanto metros del fotógrafo y el Sol a 150 millones de kilómetros atrás. De igual forma, los meteoros suceden en nuestra atmósfera, son un fenómeno atmosférico, mientras que las estrellas del fondo, que forman una constelación, están a miles de millones de kilómetros o años luz a la distancia, pero solo por la perspectiva, las lluvias de meteoros reciben el nombre de la constelación de donde en apariencia se ubica el radiante, así tenemos a las gemínidas de la constelación de Gemini o Los Gemelos, las Perseidas de Perseo, las Ursidas de Ursae Majoris (La Osa Mayor), las Orionidas de Orión y todas las demás.


¿Qué debo saber?

Para observar una lluvia de meteoros debe usted saber lo siguiente:

1) Nombre, para conocer cuál constelación debe ubicar en el cielo. Las apps astronómicas en su teléfono celular o tableta electrónica pueden guiarle en el cielo hacia la constelación buscada.

2) Dirección y mejor hora de observación. Para conocer hacia dónde debe observar y a qué hora, ya que la constelación de donde parecen provenir puede aparecer sobre el horizonte a las 4 de la mañana, si usted comienza a observar a las 8 de la noche de la noche anterior, se cansará pronto y no verá nada.

3) Los días de duración de la lluvia de meteoros y los días de más meteoros a observar. Las lluvias de meteoros inician con pocos meteoros a observar, y día a día aumenta el número de meteoros, hasta llegar a un día máximo, de más meteoros por hora a observar, después disminuyen los meteoros día a día hasta finalizar. Por lo general, en los medios de comunicación solo anuncian los días de más meteoros. Pero es posible observar uno o dos días antes y después de la fecha anunciada.

4) Tasa Horaria Cenital, ZHR (Zetithal Hourly Rate), es el número de meteoros que podrían verse por hora en los días me más meteoros. Este número es ideal, ya que es el número de meteoros a observar, cuando la obscuridad es ideal y la constelación y por lo tanto el radiante están en la parte más alta del cielo y pueden verse todos los meteoros a su alrededor. Horas antes y después, cuando la constelación esté cerca del horizonte, los meteoros bajo el horizonte no se observarán. Esto significa que usted debe conocer a qué hora sale la constelación con el radiante, para saber que dos o tres horas después ya tendría una buena oportunidad de observación. Aunque, puede comenzar a observar desde que el radiante está sobre el horizonte pero no verá todos los meteoros.

5) La posición y fase de la Luna para la fecha de observación. Hay años que la Luna esta cerca del radiante o cerca de la fase de Luna Llena, cuando brilla más y ese brillo borrará a los meteoros de brillo débil y restará espectacularidad a los meteoros brillantes. Lo ideal es que la Luna esté lejos del radiante y de preferencia cercana a la fase de Luna Nueva o en esta fase.

En varias ocasiones, algunos medios anuncian espectaculares lluvias de meteoros, con un ZHR de 5 o 10 meteoros por hora a observar. Estas lluvias de meteoros son ideales para observar en las afueras de las ciudades, ya que en la ciudad, la contaminación lumínica le borrará algunos o incluso todos los meteoros. Las lluvias de meteoros más espectaculares para observar desde la ciudad, son aquellas que superan los 50 o 60 meteoros por hora a observar.

Mapa de las lluvias de meteoros Cuadrántidas y Úrsidas. Gráfico: Germán Martínez Gordillo

Las lluvias de meteoros en invierno

-Las Gemínidas

Ocasionada por el asteroide Phaeton 3200. Las gemínidas inician el 7 de diciembre y terminan el 17 de diciembre. Los días de más meteoros son, el 12, 13 y 14 de diciembre. Por esos días, Gemini está saliendo alrededor de las 9:30 de la noche al este-noreste. Se ubica debajo y al norte de la famosa constelación de Orión. Para los días de más meteoros se esperan alrededor de ¡120 meteoros por hora!

Una buena hora para iniciar la observación será alrededor de la media noche. Este año (2020) la Luna no será problema, ya que el 14 de diciembre será Luna Nueva.

Mapa de la constelación de Orión y los Gemelos y el radiante de las geminidas. Gráfico: Germán Martínez Gordillo

-Las Úrsidas

Ocasionadas por el cometa 8P/Tuttle, ocurre del 17 al 26 de diciembre, siendo la noche del 22 de diciembre el día de más meteoros. Su nombre Ursidas se debe a que el radiante se encuentra en la constelación de Ursae Majoris, la Osa Mayor. Tiene una tasa de 10 meteoros por hora, en el día de más meteoros, el 22 de diciembre. El radiante aparece sobre el horizonte noreste a las 10:30 de la noche, siendo a la 1 de la mañana una buena hora para comenzar a observar.

-Las Cuadratinas

Es ocasionada por el asteroide 2003 EH1, aunque hay dudas. Ocurre del 28 de diciembre al 12 de enero de cada año. Siendo las noches del 3 y 4 de enero la de más meteoros a observar por hora. Se calcula una tasa de observación de hasta ¡120 meteoros por hora!

Las cuadrántidas ocurren cerca de la cola de la Osa Mayor, en la constelación del Boyero. El nombre lo toma de la antigua constelación Quadrans Muralis, la cual desapareció en las reformas que hizo la Unión Astronómica Internacional en la década del 20 del siglo pasado, pero el nombre de la lluvia de meteoros persistió. El radiante emerge sobre el horizonte a la 1:30 a. m., por lo que una buena hora para iniciar la observación sería cerca de las 3 a. m. La Luna podría restar espectacularidad en 2021 ya que no se encuentra lejos y está entre la Luna Llena del 29 de diciembre y el Cuarte Menguante del 6 de enero.

Consejos de observación

No piedra las siguientes lluvias de meteoros, al estar en invierno abríguese bien, no es momento para tener una enfermedad respiratoria. Procure una silla inclinada o colchonetas en su patio, jardín o azotea, viendo a la dirección del radiante, para estas lluvias de meteoros entre el noreste y este. No intente observar de pie, en pocos minutos le dolerá el cuelo y morirá su intención de observación. Tampoco vea la televisión, teléfono celular o tableta electrónica, el brillo de la pantalla lo deslumbrará y su vista necesitará 20 minutos para adaptarse de nuevo a la obscuridad. No intente conseguir un telescopio o binoculares, los meteoros tardan apenas uno o dos segundos en aparecer en el cielo y brillar. Las lluvias de meteoros se observan a simple vista.

Reúna a su familia, pasarán un momento agradable tendidos bien abrigados, viendo el cielo y los meteoros. german@astropuebla.org

Finanzas

Senado aprueba en lo general y particular Miscelánea Fiscal 2022

Tal y como llegó de la Cámara de Diputados, los senadores aprobaron el dictamen que avanzan en la discusión en lo particular

Mundo

Senado aprueba informe que acusa a Bolsonaro de crimen contra la humanidad

El informe fue aprobado este martes por una comisión parlamentaria y será remitido ahora a la Justicia

Finanzas

Economía tendrá resultado negativo en tercer trimestre: subgobernador de Banxico

Jonathan Heath, subgobernador del Banco de México consideró que el IGAE de agosto, reportado por el Inegi, fue una "sorpresa desagradable"

Mundo

Bajo Observación | La severidad de “la tolerancia cero” de China

El gobierno de China decidió restablecer restricciones a las actividades no esenciales pese a los bajos casos de Covid-19

Sociedad

Atoran Ley Olimpia: hay dos mil casos de sexting y una condena

Estudio revela que en 18 estados con Ley Olimpia, 83 por ciento de los casos siguen sin avanzar

Cultura

Llevan al teatro El rastro, de Margo Glantz

El rastro, de Margo Glantz, publicada en 2002 y finalista del Premio Herralde de Novela

Gossip

“Dune” tendrá segunda parte. Tras recaudar 223 millones de dólares

Warner Bros. y Legendary dieron a conocer la noticia de esta producción de Denis Villeneuve

Gossip

Catalina la Catrina hablará desde el inframundo con el público

Llega con Siempre juntos por la eternidad, el espacial de Televisa que rinde tributo a las tradiciones

Gossip

Rubén Albarrán es el perfecto Pérez Prado

Rubén Albarrán, vocalista de Café Tacvba, debuta como actor al interpretar a El rey del mambo en la película El sueño de ayer que dirige Emilio Maillé