/ viernes 4 de agosto de 2023

Lluvia de Perseidas 2023: así puedes observar las estrellas fugaces

Del 17 de julio al 24 de agosto será visible la lluvia de meteoros, o estrellas fugaces, ocasionada por las Perseidas

Si nunca ha visto una lluvia de meteoros, esta es la que no debe perderse. Presenta muchos y muy brillantes meteoros. Además, se observa a simple vista y desde la ciudad.

Cada año las Perseidas presentan alrededor de 100 meteoros por hora, pero en 2023 al no estorbar la Luna, podrían brillar más meteoros.

¿Cómo observar la lluvia de Perseidas?

La Lluvia de Meteoros Perseidas ocurre del 17 de julio al 24 de agosto, siendo el fin de semana del 11 al 13 de agosto (2023) los días con más meteoros ¡hasta 100 cada hora!

Antes y después de estas fechas, el número de meteoros disminuye.

La trayectoria de las Perseidas. | Gráfico: meteorshowers.org

Puede observar desde las 10:30 de la noche y hasta el amanecer. Al avanzar la noche aumentará el número de meteoros. Si decide esperar, una buena hora para salir a observar sería cerca de la medianoche. Ya que a las 3 a. m. aparecerá la Luna, aunque no brillará mucho, pues va rumbo a Luna Nueva, el 16 de agosto.

Las Perseidas toman su nombre de la constelación de Perseo. Es desde un punto imaginario, llamado radiante, en la constelación de Perseo, de donde parecen partir los meteoros. Pero esto es una ilusión, los meteoros estallan y brillan en la atmósfera terrestre a unos 100 km de altura, mientras que las estrellas de la constelación están a millones de millones de kilómetros o años luz de nosotros. Es solo la perspectiva del observador.

Mapa para observar las Perseidas. | Gráfico: Germán Martínez Gordillo

El radiante de las Perseidas emerge sobre el horizonte noreste a las 10:30 de la noche. A esa hora verá algunas Perseidas, sin embargo verá más conforme avance la noche, ya que al elevarse la constelación de Perseo, y por lo tanto el radiante, el horizonte, los edificios y los árboles no estorbarán.

Las lluvias de meteoros se observan a simple vista, ya que un meteoro brilla en un par de segundos y es imposible seguirlo con binoculares o telescopio.

Las Perseidas son tan numerosas y brillantes que puede observarlas desde la ciudad, aunque perderá los meteoros pequeños de brillo débil. Quienes salgan al campo verán más meteoros, siempre y cuando el clima lo permita.

Prepare una silla reclinable o una colchoneta viendo al noreste en un lugar obscuro. No intente observar de pie, pronto le molestará el cuello y acabará su deseo de observar. Tampoco vea su teléfono, tableta o televisión y evite las luminarias de frente. Sus ojos necesitan 20 minutos para adaptarse a la oscuridad, así verá más meteoros. La adaptación a la oscuridad se pierde en menos de un segundo si mira su teléfono, y deslumbrado no verá ni los meteoros brillantes.

¿Qué son los meteoros?

También llamados estrellas fugaces, los meteoros son piedritas de unos cuantos centímetros de diámetro que chocan contra la Tierra a gran velocidad, por la fricción con el aire se calientan y estallan. A la luz del estallido le llamamos meteoro y a la piedrita, que nunca vemos, le llamamos bólido o aerolito.

Los meteoros no son meteoritos. Solo cuando el bólido sobrevive a la atmósfera y cae al suelo se le llamará meteorito. En el caso de las estrellas fugaces y lluvias de meteoros, al ser piedritas pequeñas de hielo no sobrevivirán a la atmósfera.

La lluvia de meteoros es causada por piedritas de hielo que se encuentran en la órbita de la Tierra, el camino que sigue la Tierra alrededor del Sol. Cuando la Tierra pasa por ahí año con año, tendemos la lluvia de meteoros. Esas piedritas están ahí, en la órbita de la Tierra, porque por ahí pasó un cometa, y como sabemos, los cometas vienen expulsando vapor, gas y piedritas de hielo, de hecho, el cometa se viene desintegrando.

Los cometas son rocas de hielo que vienen, la mayoría, de una región llamada Cinturón de Kuiper, un anillo de rocas de hielo alrededor del Sistema Solar, ubicado en la órbita del planeta enano Plutón.

Cuando una roca de hielo sale disparada y se dirige al centro del Sistema Solar, en donde está el Sol, el calor irá en aumento, el hielo comenzará a evaporarse, los gases atrapados al interior se expandirán por el calor y romperán la superficie del hielo en estallidos, expulsando gas y piedritas de hielo. Se formará una nube de gas alrededor del hielo, llamada coma, y aparecerá la distintiva cola de los cometas.

En el caso de las Perseidas, el cometa progenitor es el 109P / Swift-Tuttle de 26 km de diámetro, el cual nos visitó en 1992 y regresa cada 133 años. Los escombros del cometa Swift-Tuttle chocan contra la Tierra a 59 km/s o 212 400 km/h provocando las perseidas.

Si el cometa 109P / Swift-Tuttle cruza la órbita de la Tierra cada 133 años, ¿podría colisionarnos? La respuesta es sí. Los astrónomos calculan que en los próximos dos mil años no hay peligro, no así el 15 de septiembre del año 4479, con una probabilidad de colisión del 0.000002 por ciento. Aunque lo más probable es que para entonces, la humanidad haya desviado al cometa desde siglos antes. Si colisionara contra la Tierra, sería 27 veces más poderoso que el asteroide que acabó con los dinosaurios. Por ello, es el cometa más peligroso conocido.

Si utiliza un telescopio, con él no verá a los meteoros, pero puede buscar cerca del radiante al Doble Cúmulo de Perseo, dos enjambres de estrellas muy hermosos. Nada lejos está la Galaxia de Andrómeda, siguiendo la constelación de Cassiopeia (W inclinada), y al este, aparecerá a las 11:40 de la noche el planeta Júpiter, le verá 4 de sus 92 lunas. german@astropuebla.org

Si nunca ha visto una lluvia de meteoros, esta es la que no debe perderse. Presenta muchos y muy brillantes meteoros. Además, se observa a simple vista y desde la ciudad.

Cada año las Perseidas presentan alrededor de 100 meteoros por hora, pero en 2023 al no estorbar la Luna, podrían brillar más meteoros.

¿Cómo observar la lluvia de Perseidas?

La Lluvia de Meteoros Perseidas ocurre del 17 de julio al 24 de agosto, siendo el fin de semana del 11 al 13 de agosto (2023) los días con más meteoros ¡hasta 100 cada hora!

Antes y después de estas fechas, el número de meteoros disminuye.

La trayectoria de las Perseidas. | Gráfico: meteorshowers.org

Puede observar desde las 10:30 de la noche y hasta el amanecer. Al avanzar la noche aumentará el número de meteoros. Si decide esperar, una buena hora para salir a observar sería cerca de la medianoche. Ya que a las 3 a. m. aparecerá la Luna, aunque no brillará mucho, pues va rumbo a Luna Nueva, el 16 de agosto.

Las Perseidas toman su nombre de la constelación de Perseo. Es desde un punto imaginario, llamado radiante, en la constelación de Perseo, de donde parecen partir los meteoros. Pero esto es una ilusión, los meteoros estallan y brillan en la atmósfera terrestre a unos 100 km de altura, mientras que las estrellas de la constelación están a millones de millones de kilómetros o años luz de nosotros. Es solo la perspectiva del observador.

Mapa para observar las Perseidas. | Gráfico: Germán Martínez Gordillo

El radiante de las Perseidas emerge sobre el horizonte noreste a las 10:30 de la noche. A esa hora verá algunas Perseidas, sin embargo verá más conforme avance la noche, ya que al elevarse la constelación de Perseo, y por lo tanto el radiante, el horizonte, los edificios y los árboles no estorbarán.

Las lluvias de meteoros se observan a simple vista, ya que un meteoro brilla en un par de segundos y es imposible seguirlo con binoculares o telescopio.

Las Perseidas son tan numerosas y brillantes que puede observarlas desde la ciudad, aunque perderá los meteoros pequeños de brillo débil. Quienes salgan al campo verán más meteoros, siempre y cuando el clima lo permita.

Prepare una silla reclinable o una colchoneta viendo al noreste en un lugar obscuro. No intente observar de pie, pronto le molestará el cuello y acabará su deseo de observar. Tampoco vea su teléfono, tableta o televisión y evite las luminarias de frente. Sus ojos necesitan 20 minutos para adaptarse a la oscuridad, así verá más meteoros. La adaptación a la oscuridad se pierde en menos de un segundo si mira su teléfono, y deslumbrado no verá ni los meteoros brillantes.

¿Qué son los meteoros?

También llamados estrellas fugaces, los meteoros son piedritas de unos cuantos centímetros de diámetro que chocan contra la Tierra a gran velocidad, por la fricción con el aire se calientan y estallan. A la luz del estallido le llamamos meteoro y a la piedrita, que nunca vemos, le llamamos bólido o aerolito.

Los meteoros no son meteoritos. Solo cuando el bólido sobrevive a la atmósfera y cae al suelo se le llamará meteorito. En el caso de las estrellas fugaces y lluvias de meteoros, al ser piedritas pequeñas de hielo no sobrevivirán a la atmósfera.

La lluvia de meteoros es causada por piedritas de hielo que se encuentran en la órbita de la Tierra, el camino que sigue la Tierra alrededor del Sol. Cuando la Tierra pasa por ahí año con año, tendemos la lluvia de meteoros. Esas piedritas están ahí, en la órbita de la Tierra, porque por ahí pasó un cometa, y como sabemos, los cometas vienen expulsando vapor, gas y piedritas de hielo, de hecho, el cometa se viene desintegrando.

Los cometas son rocas de hielo que vienen, la mayoría, de una región llamada Cinturón de Kuiper, un anillo de rocas de hielo alrededor del Sistema Solar, ubicado en la órbita del planeta enano Plutón.

Cuando una roca de hielo sale disparada y se dirige al centro del Sistema Solar, en donde está el Sol, el calor irá en aumento, el hielo comenzará a evaporarse, los gases atrapados al interior se expandirán por el calor y romperán la superficie del hielo en estallidos, expulsando gas y piedritas de hielo. Se formará una nube de gas alrededor del hielo, llamada coma, y aparecerá la distintiva cola de los cometas.

En el caso de las Perseidas, el cometa progenitor es el 109P / Swift-Tuttle de 26 km de diámetro, el cual nos visitó en 1992 y regresa cada 133 años. Los escombros del cometa Swift-Tuttle chocan contra la Tierra a 59 km/s o 212 400 km/h provocando las perseidas.

Si el cometa 109P / Swift-Tuttle cruza la órbita de la Tierra cada 133 años, ¿podría colisionarnos? La respuesta es sí. Los astrónomos calculan que en los próximos dos mil años no hay peligro, no así el 15 de septiembre del año 4479, con una probabilidad de colisión del 0.000002 por ciento. Aunque lo más probable es que para entonces, la humanidad haya desviado al cometa desde siglos antes. Si colisionara contra la Tierra, sería 27 veces más poderoso que el asteroide que acabó con los dinosaurios. Por ello, es el cometa más peligroso conocido.

Si utiliza un telescopio, con él no verá a los meteoros, pero puede buscar cerca del radiante al Doble Cúmulo de Perseo, dos enjambres de estrellas muy hermosos. Nada lejos está la Galaxia de Andrómeda, siguiendo la constelación de Cassiopeia (W inclinada), y al este, aparecerá a las 11:40 de la noche el planeta Júpiter, le verá 4 de sus 92 lunas. german@astropuebla.org

Política

Pudo ser un montaje, dice AMLO sobre encapuchados que increparon a Sheinbaum

En su conferencia matutina, el presidente dijo que fue extraño porque quien "va a hacer un planteamiento, ni va encapuchado, ni está grabando"

Finanzas

Economía nacional rompe tendencia negativa en Febrero

La actividad económica se vió impulsada principalmente por el sector primario, como la agricultura

Elecciones 2024

Acusaciones de corrupción protagonizan segundo debate CDMX

Taboada relacionó a Brugada con el “Señor de las Ligas” y la morenista insiste en ligarlo con el Cartel Inmobiliario

Mundo

Miles protestan en Colombia contra el presidente Gustavo Petro

Al menos 500 mil personas marcharon en diferentes ciudades de Colombia para rechazar algunos proyectos impulsados por el presidente Gustavo Petro

Finanzas

La ley Fintech nos quedó chica de manera muy rápida, asegura el sector

Las empresas tecnológicas financieras buscan dar otros servicios que requieren de una regulación más profunda

CDMX

Vecinos de Benito Juárez gastan hasta 40 mil pesos para limpiar cisternas

El Sacmex aún no visita dos condominios de la alcaldía Benito Juárez afectados por el agua sucia