/ martes 8 de septiembre de 2020

Científicos estudian la desinfección de "edificios enfermos"

La infraestructura de los edificios requiere mantenimiento después del abandono obligado

A más de medio año del primer caso de Covid-19 en México y luego de que diversas escuelas, instituciones y oficinas cerraron temporalmente sus puertas para evitar las propagación, investigadores de la UNAM, en colaboración con científicos de España, Argentina, Colombia y Uruguay, trabajan en un tratamiento de desinfección de lo que denominan “edificios enfermos”, todo ello con el propósito de disminuir la posibilidad de contagios de distintos virus.

Según detalló David Morillón Gálvez, investigador del Instituto de Ingeniería de la universidad, en entrevista para TV UNAM, los inmuebles que quedaron vacíos o disminuyeron las actividades humanas durante el confinamiento deben ser desinfectados, rehabilitados e incluso rediseñados, con el fin de que sean aptos para continuar con la nueva normalidad, pues así lo recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El experto indicó que en las zonas urbanas del país se estima que existen 33 millones de inmuebles y asevera que gran cantidad de ellos fueron deshabitados desde el inicio del confinamiento, por lo que están “enfermos” tras el abandono de sus tuberías y ductos del aire acondicionado, entre otros factores.

“Un edificio que estuvo tres o cuatro meses abandonado necesita tratamientos no sólo para el Covid, sino también para quitar el efecto que se conoce como ‘edificio enfermo’ que tienen que ver con el aire acondicionado, por los ductos que no han sido utilizados. La otra ‘enfermedad’ tiene que ver con el nombre de “legionario”, se refiere a los problemas del agua estancada en las tuberías y en los tinacos de esos edificios que fueron diseñados para un uso intensivo”, dijo.

Pese a que, en opinión del experto, aún es incierto el funcionamiento de los edificios, “si no se rehabilitan estaríamos hablando no sólo de un posible contagio del coronavirus, sino de infecciones de carácter general en estómago y garganta”.

Por lo anterior, Morillón Gálvez reiteró que los “pacientes de concreto” requieren de un tratamiento de desinfección, uno de los más usados en todo el mundo es el de elevar la temperatura artificialmente hasta que el termómetro marque los 56 grados, durante 52 minutos.

Las administraciones de los edificios deberán reacomodar los espacios para evitar la saturación y reducir las posibilidades de contagios / Foto: Cuartoscuro

Otras técnicas, dijo, son las de la aplicación de rayos ultravioleta A y C y también la ventilación.

“El Sol nos provee de rayos ultravioleta A, por ello es importante dejarlo entrar, abrir ventanas, recorrer cortinas y favorecer el cambio de aire”, señaló.

Durante su intervención en el programa La UNAM responde, el también exdirector de la Comisión Nacional para el Ahorro de Energía detalló que hoy en día, uno de los retos que enfrenta la humanidad ante la nueva normalidad y el desconfinamiento paulatino es controlar los contagios en inmuebles concurridos.

Dijo que aparte de las estrategias de desinfección, también deben implementarse algunos protocolos de edificios limpios e inteligentes, lo que provocará que muchos hábitos que existían antes de la pandemia deban ser eliminados.

Añadió que el reacomodo de los espacios dentro de escuelas y oficinas es fundamental, pues ayudará a cumplir con la sana distancia y a mantener las condiciones recomendadas para evitar mayores contagios por Covid-19.

"Volver a una oficina cerrada no será rentable, hay que realizar un cambio de zonificación, con eficiencia de espacios; procurar las distancias y la concentración de gente en los elevadores; procurar el menor contacto con las superficies y que no haya intersecciones en los espacios y pasillos para que las personas no coincidan a su paso”, recomendó Morillón.

El investigador comentó que muchos cambios que la sociedad realiza en la nueva normalidad fueron puestos en práctica años atrás, cuando la población mundial pasó por contingencias similares. “Muchos cambios que hoy parecen conductas convencionales se implementaron hace 100 o 200 años, tras otras pandemias”.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

A más de medio año del primer caso de Covid-19 en México y luego de que diversas escuelas, instituciones y oficinas cerraron temporalmente sus puertas para evitar las propagación, investigadores de la UNAM, en colaboración con científicos de España, Argentina, Colombia y Uruguay, trabajan en un tratamiento de desinfección de lo que denominan “edificios enfermos”, todo ello con el propósito de disminuir la posibilidad de contagios de distintos virus.

Según detalló David Morillón Gálvez, investigador del Instituto de Ingeniería de la universidad, en entrevista para TV UNAM, los inmuebles que quedaron vacíos o disminuyeron las actividades humanas durante el confinamiento deben ser desinfectados, rehabilitados e incluso rediseñados, con el fin de que sean aptos para continuar con la nueva normalidad, pues así lo recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El experto indicó que en las zonas urbanas del país se estima que existen 33 millones de inmuebles y asevera que gran cantidad de ellos fueron deshabitados desde el inicio del confinamiento, por lo que están “enfermos” tras el abandono de sus tuberías y ductos del aire acondicionado, entre otros factores.

“Un edificio que estuvo tres o cuatro meses abandonado necesita tratamientos no sólo para el Covid, sino también para quitar el efecto que se conoce como ‘edificio enfermo’ que tienen que ver con el aire acondicionado, por los ductos que no han sido utilizados. La otra ‘enfermedad’ tiene que ver con el nombre de “legionario”, se refiere a los problemas del agua estancada en las tuberías y en los tinacos de esos edificios que fueron diseñados para un uso intensivo”, dijo.

Pese a que, en opinión del experto, aún es incierto el funcionamiento de los edificios, “si no se rehabilitan estaríamos hablando no sólo de un posible contagio del coronavirus, sino de infecciones de carácter general en estómago y garganta”.

Por lo anterior, Morillón Gálvez reiteró que los “pacientes de concreto” requieren de un tratamiento de desinfección, uno de los más usados en todo el mundo es el de elevar la temperatura artificialmente hasta que el termómetro marque los 56 grados, durante 52 minutos.

Las administraciones de los edificios deberán reacomodar los espacios para evitar la saturación y reducir las posibilidades de contagios / Foto: Cuartoscuro

Otras técnicas, dijo, son las de la aplicación de rayos ultravioleta A y C y también la ventilación.

“El Sol nos provee de rayos ultravioleta A, por ello es importante dejarlo entrar, abrir ventanas, recorrer cortinas y favorecer el cambio de aire”, señaló.

Durante su intervención en el programa La UNAM responde, el también exdirector de la Comisión Nacional para el Ahorro de Energía detalló que hoy en día, uno de los retos que enfrenta la humanidad ante la nueva normalidad y el desconfinamiento paulatino es controlar los contagios en inmuebles concurridos.

Dijo que aparte de las estrategias de desinfección, también deben implementarse algunos protocolos de edificios limpios e inteligentes, lo que provocará que muchos hábitos que existían antes de la pandemia deban ser eliminados.

Añadió que el reacomodo de los espacios dentro de escuelas y oficinas es fundamental, pues ayudará a cumplir con la sana distancia y a mantener las condiciones recomendadas para evitar mayores contagios por Covid-19.

"Volver a una oficina cerrada no será rentable, hay que realizar un cambio de zonificación, con eficiencia de espacios; procurar las distancias y la concentración de gente en los elevadores; procurar el menor contacto con las superficies y que no haya intersecciones en los espacios y pasillos para que las personas no coincidan a su paso”, recomendó Morillón.

El investigador comentó que muchos cambios que la sociedad realiza en la nueva normalidad fueron puestos en práctica años atrás, cuando la población mundial pasó por contingencias similares. “Muchos cambios que hoy parecen conductas convencionales se implementaron hace 100 o 200 años, tras otras pandemias”.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Mundo

Mundo supera los 100 millones de casos Covid: Universidad Johns Hopkins

En tan solo dos meses y 18 días se ha duplicado el número de casos de Covid-19, ya que la barrera de los 50 millones se alcanzó el pasado 8 de noviembre

Justicia

Función Pública inhabilita por 10 años a Alfredo Castillo, extitular de la Conade

El funcionario de la administración de Enrique Peña Nieto "faltó a la verdad en sus declaraciones de situación patrimonial de 2014 a 2016"

Mundo

Estos son los países que piden test negativo de Covid a los mexicanos

En medio de la pandemia algunos países han optado por restringir el paso de personas provenientes del extranjero a su territorio

CDMX

Califican de simulación concurso en Bosque de Chapultepec

Pablo Gaytán señaló que hay indicios que apuntan a una relación entre dos de los cinco arquitectos seleccionados en el concurso para seleccionar al diseñador del Centro de Cultura Ambiental

Salud

¿Qué es la plitidepsina y cómo actúa contra el Covid?

Conoce los detalles del que podría ser el "fármaco promesa" contra el coronavirus

Finanzas

Economía reconoce falta de plan de recuperación de largo plazo

Tatiana Clouthier, secretaria de Economía, asumió necesario impulsar un nuevo plan de recuperación de largo aliento para cuidar la salud de las personas y las empresas

Mundo

Juez desaira a Biden y bloquea orden para suspender deportaciones de migrantes

El fiscal general de Texas, el republicano Ken Paxton, dijo que la nueva Administración actuó de forma arbitraria al no consultar la orden ejecutiva previamente con el estado

Ciencia

¡Peligro en el espacio! Estos son los 10 asteroides más riesgosos

La NASA daba a conocer que a las 8:34 a. m. del 6 de mayo de 2022, el asteroide 2009 JF1, de 130 metros de diámetro, colisionaría contra la Tierra

Sociedad

Quedan varados 60 cubanos en aeropuerto de Cancún tras expirar sus pruebas Covid

Los antillanos se habían hecho la prueba de antígenos de Covid-19 en su país de origen