/ jueves 5 de noviembre de 2020

Con impresora 3D, crean prótesis para personas de bajos recursos

El objetivo de la startup Cure Bionics es acercar los elementos biónicos a personas que vivan en países de bajos ingresos

Ingenieros tunecinos han desarrollado una mano biónica capaz de aportar innovadoras soluciones a las necesidades de los minusválidos gracias a sus dedos de plástico movidos por los músculos del brazo, piezas impresas en 3D fáciles de reemplazar y una batería con energía solar.

Mohamed Dhaouafi, de 28 años, concibió su primer prototipo para un proyecto universitario cuando estudiaba en la escuela nacional de ingenieros en Susa, en la parte oriental de este país del Magreb.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

"Habíamos previsto crear una plataforma de distribución de productos farmacéuticos", recuerda el ingeniero, quien explica que "un miembro del equipo tenía una prima que nació sin una mano y sus padres no podían gastarse el dinero para comprarle una prótesis, sobre todo porque ella estaba creciendo. Por eso, decidimos diseñar una mano".

Tras terminar la universidad, Dhaouafi creó en 2017 su startup Cure Bionics en su habitación en casa de sus padres, mientras muchos de sus compañeros preferían emigrar y buscar trabajo en el extranjero.

"No sólo quería demostrarme que podía hacerlo, sino hacer algo importante y cambiar la vida de la gente", asegura este joven, quien ahora trabaja en una oficina al lado de la universidad que reúne a varias pequeñas empresas innovadoras.

INTELIGENCIA ARTIFICIAL

Dhaouafi pudo contratar a cuatro empleados gracias al dinero conseguido en concursos y en la inversión de decenas de miles de dólares de una empresa de EU.

Su mano biónica funciona a través de sensores que detectan los movimientos musculares, un programa los interpreta y transmite las indicaciones a la mano, formada por una muñeca y cuatro dedos con impulsos musculares. El pulgar, con una articulación mecánica, debe ser manipulado manualmente. La inteligencia artificial permite reconocer impulsos musculares de movimientos complejos y así facilitar el uso de la prótesis.

Cure Bionics confía en sacar a la venta su invento dentro de cuatro meses. Primero, lo hará en Túnez y luego espera exportarlo a otros países de África, donde más de 75 por ciento de las personas minusválidas que necesitan asistencia técnica no pueden acceder a ella, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

"El objetivo es que sea accesible a nivel financiero pero también geográfico", explica el ingeniero, que forma parte de la lista de empresarios innovadores de menos de 35 años distinguidos en 2019 por la MIT Technology Review.

Los prototipos creados por Cure Bionics cuestan entre dos mil y tres mil dólares, aunque son más económicos que las prótesis tradicionales / AFP

Su invento costará entre dos mil o tres mil dólares por cada unidad, un precio elevado pero inferior al de otras prótesis biónicas importadas desde Europa.

¿EL FUTURO DE LAS PRÓTESIS?

Cure Bionics desea fabricar su producto lo más cerca posible de sus consumidores, con la presencia de técnicos locales que permitan adaptar la mano a las necesidades de su usuario, imprimiendo en 3D sus piezas para que se adapten a la morfología de cada uno de ellos.

"Una prótesis importada actualmente representa varias semanas, o incluso meses, de espera tras su compra y también por cada reparación", explica Dhaouafi.

Por este motivo, diseñó una mano con múltiples piezas ensambladas que se pueden obtener con impresoras 3D, lo que permite cambiarlas fácilmente cuando se rompen o adaptar la prótesis en aquellos niños que están creciendo.

La impresión en 3D, ya utilizada desde 2010 en la fabricación de rudimentarias manos mecánicas, resulta cada vez más habitual en la fabricación de prótesis.

"La tecnología aún se está desarrollando, pero se está iniciando un gran cambio", indica Jerry Evans, responsable de Nia Technologies, especializada en la impresión en 3D de prótesis inferiores.

"Los países menos desarrollados pasarán probablemente de técnicas arcaicas a este tipo de tecnologías, que resultan mucho menos costosas", añade.



Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Deezer



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Ingenieros tunecinos han desarrollado una mano biónica capaz de aportar innovadoras soluciones a las necesidades de los minusválidos gracias a sus dedos de plástico movidos por los músculos del brazo, piezas impresas en 3D fáciles de reemplazar y una batería con energía solar.

Mohamed Dhaouafi, de 28 años, concibió su primer prototipo para un proyecto universitario cuando estudiaba en la escuela nacional de ingenieros en Susa, en la parte oriental de este país del Magreb.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

"Habíamos previsto crear una plataforma de distribución de productos farmacéuticos", recuerda el ingeniero, quien explica que "un miembro del equipo tenía una prima que nació sin una mano y sus padres no podían gastarse el dinero para comprarle una prótesis, sobre todo porque ella estaba creciendo. Por eso, decidimos diseñar una mano".

Tras terminar la universidad, Dhaouafi creó en 2017 su startup Cure Bionics en su habitación en casa de sus padres, mientras muchos de sus compañeros preferían emigrar y buscar trabajo en el extranjero.

"No sólo quería demostrarme que podía hacerlo, sino hacer algo importante y cambiar la vida de la gente", asegura este joven, quien ahora trabaja en una oficina al lado de la universidad que reúne a varias pequeñas empresas innovadoras.

INTELIGENCIA ARTIFICIAL

Dhaouafi pudo contratar a cuatro empleados gracias al dinero conseguido en concursos y en la inversión de decenas de miles de dólares de una empresa de EU.

Su mano biónica funciona a través de sensores que detectan los movimientos musculares, un programa los interpreta y transmite las indicaciones a la mano, formada por una muñeca y cuatro dedos con impulsos musculares. El pulgar, con una articulación mecánica, debe ser manipulado manualmente. La inteligencia artificial permite reconocer impulsos musculares de movimientos complejos y así facilitar el uso de la prótesis.

Cure Bionics confía en sacar a la venta su invento dentro de cuatro meses. Primero, lo hará en Túnez y luego espera exportarlo a otros países de África, donde más de 75 por ciento de las personas minusválidas que necesitan asistencia técnica no pueden acceder a ella, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

"El objetivo es que sea accesible a nivel financiero pero también geográfico", explica el ingeniero, que forma parte de la lista de empresarios innovadores de menos de 35 años distinguidos en 2019 por la MIT Technology Review.

Los prototipos creados por Cure Bionics cuestan entre dos mil y tres mil dólares, aunque son más económicos que las prótesis tradicionales / AFP

Su invento costará entre dos mil o tres mil dólares por cada unidad, un precio elevado pero inferior al de otras prótesis biónicas importadas desde Europa.

¿EL FUTURO DE LAS PRÓTESIS?

Cure Bionics desea fabricar su producto lo más cerca posible de sus consumidores, con la presencia de técnicos locales que permitan adaptar la mano a las necesidades de su usuario, imprimiendo en 3D sus piezas para que se adapten a la morfología de cada uno de ellos.

"Una prótesis importada actualmente representa varias semanas, o incluso meses, de espera tras su compra y también por cada reparación", explica Dhaouafi.

Por este motivo, diseñó una mano con múltiples piezas ensambladas que se pueden obtener con impresoras 3D, lo que permite cambiarlas fácilmente cuando se rompen o adaptar la prótesis en aquellos niños que están creciendo.

La impresión en 3D, ya utilizada desde 2010 en la fabricación de rudimentarias manos mecánicas, resulta cada vez más habitual en la fabricación de prótesis.

"La tecnología aún se está desarrollando, pero se está iniciando un gran cambio", indica Jerry Evans, responsable de Nia Technologies, especializada en la impresión en 3D de prótesis inferiores.

"Los países menos desarrollados pasarán probablemente de técnicas arcaicas a este tipo de tecnologías, que resultan mucho menos costosas", añade.



Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Deezer



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

CDMX

Chapultepec está enfermo: talarán 4 mil 400 árboles

El exceso de visitantes durante la pandemia es uno de los factores que lo dañaron, dice documento de Sedema

CDMX

Alcaldía Cuauhtémoc quiere poner su logotipo en el piso de andadores de Tlatelolco

Denunciaron que en el piso de andadores colocarán logo de alcaldía

Mundo

China recurre a sobornos en América Latina, acusa EU

En un informe, señalan a empresas y al gobierno del país asiático de robo de tecnología en las naciones de la región, aunque no especifica cuáles

Mundo

Lucha contra el cambio climático, la bandera de Anthony Albanese al frente de Australia

El laborista Anthony Albanese promete modificar las políticas de saliente gobierno, especialmente respecto a la crisis climática, que ha golpeado con fuerza en Australia

Celebridades

Feria de Metepec arropa a Pepe Aguilar con un lleno total

Pepe Aguilar estuvo acompañado en algunos momentos por su hijo Leonardo y su hija Ángela

Sociedad

Joselyn, de 16 años, fue secuestrada en Guerrero cuando iba a la escuela

Se ofrece una recompensa a quien brinde información sobre el paradero de la menor, mientras su familia realiza un bloqueo en la México-Acapulco

Gossip

Herencia de Timbiquí canta a sus raíces y al amor propio

El grupo colombiano Herencia de Timbiquí prepara el lanzamiento de dos nuevos discos, con los cuales buscan seguir explorando el folclor de su país

Gossip

Fela Domínguez cumple sueño al lanzar su su primer álbum

La cantante presenta su primer álbum, el cual le tomó tres años realizar, mientras seguía su carrera en el teatro musical; actualmente forma parte del elenco de José el soñador

Cultura

Francisco Serratos explica el origen del cambio climático en El capitaloceno

Francisco Serratos habla del libro que presentó en el festival de divulgación de la ciencia El Aleph