/ sábado 30 de enero de 2021

¿Con quién compartes tus fotos?

Con la misma facilidad que accedemos a la red, compartimos toda nuestra información personal en Facebook, Twitter, Whatsapp y hasta Google, sin reparar en que eso puede ser usado con otros fines 

Compartir fotos, videos o comentarios en redes sociales son acciones tan comunes en pleno 2021 que ya no nos sorprende ni hacerlo, ni que nuestros conocidos hagan lo mismo. incluso, lo raro sería no hacerlo.

Las redes sociales, o mejor dicho el internet, se ha convertido en el depósito de nuestros recuerdos y expectativas, pero rara vez caemos en la conciencia de los riesgos que corremos al dejar esa huella en la red.

“La realidad es que, lo que le hemos dado es el comportamiento día a día, el nicho en el que nos estamos moviendo, nuestro nivel socioeconómico, el perfil social que estamos manejando, nuestros anhelos hacia el futuro, y eso las marcas lo han utilizado porque se dieron cuenta que son insides de marketing”, explica Miguel Jarquín, especialista en Estrategia Digital de la Universidad La Salle.

COMPARTO, LUEGO EXISTO

En las últimas semanas entre la opinión pública, incluyendo redes sociales, cundió el escándalo de los cambios de políticas de Whatsapp sobre el manejo de contenido. De inmediato, en diferentes redes sociales surgieron comentarios de que mensajes de texto, de voz, fotografías y videos podrían ser “usurpados” para la compañía dueña de la app para chatear, e inclusive usarse como pruebas en procesos judiciales.

Más allá de la veracidad o no de estos puntos, lo que dejó abierto este debate es ¿qué tanta información estamos compartiendo con estas empresas como Facebook, Twitter y hasta Google, y qué de esa información puede ser usada con fines diferentes al original?

Un ejemplo muy simple, cuando en YouTube uno hace una búsqueda de tal artista, y si no cerramos sesión, la próxima vez que entramos encontramos videos de ese mismo cantante.

De la misma forma, si uno busca un producto en Amazon, o comparte su ubicación en Facebook está dando información que queda guardada en estas aplicaciones.

¿Abuso? Tal vez, pero es aceptado por nosotros.

“No derivaron de las maquiavélicas garras de Mark Zuckerberg, en realidad derivaron del inconsciente comportamiento a partir del cual nosotros decidimos, a través de la aceptación de términos y condiciones, compartir con Facebook y todas las redes sociales los días de nuestras vidas”, cuenta Jarquín.

Es precisamente eso, el aceptar los términos y condiciones de cualquier red social para acceder a ella y comenzar a interactuar con nuestros amigos, conocidos y hasta desconocidos.

De acuerdo con información proporcionada por Jarquín, existen estudios que detallan que si una persona tiene cuentas de Facebook, Instagram y Whatsapp (todas propiedad de Facebook) da en promedio entre 98 y 112 datos personales.

Hay diferentes factores a llegar a esto, la ignorancia en una primera instancia que podemos llegar a tener, pero también de esta bivalente partición de mundos, el mundo on line y el mundo real.

EL COMIENZO

En América Latina, el boom de las redes sociales fue más rápido que en otros lugares del mundo, situación que trajo como consecuencia dos cosas: la falta de educación para manejarlas y una precaria regulación.

Así, en relativo corto tiempo los latinoamericanos pasamos de tener un acceso a internet donde sólo eras “lectores” a ser generadores de contenidos para nuestros conocidos, ya podíamos subir cosas a las redes.

“No vino la transición natural de la educación sobre el uso de las plataformas, entramos de pronto de plataformas donde podríamos poner muchos datos nuestros, información, pensamientos, nuestro día a día”, dice Jarquín.

Un tema que se viene arrastrando desde la llegada de estos sitios a nuestra región, incluido México, es la falta de regulación.

“En todo América Latina, que es la región más desprotegida desde el punto de vista de regulación jurídica para la protección de los datos”, puntualiza el académico.

Es por eso que hace un par de años, cuando Zuckerberg fue citado por las autoridades de Estados Unidos para comparecer ante la fuga de datos de Facebook, es que en la opinión pública del mundo surgió la pregunta de qué tanta información nuestra tienen las empresas privadas en sus manos, y cómo la usan.

El debate fue candente durante un tiempo, hasta que se enfrió y parece que se enterró, hasta que volvió a surgir con Whatsapp y su cambio de reglas. Ahora la duda es, si como hace un par de años el tema va a diluirse en el tiempo para volver a surgir ante un nuevo escándalo.

“Más allá de indignarnos y estar consternados de los datos que está compartiendo o que está comercializando Facebook de nuestra actividad en digital, lo que realmente pasa es que nos estamos sumando a una tendencia, la de ‘me voy a salir de Whatsapp’ porque es parte de esa misma dinámica digital, no porque realmente le importe lo que hace Facebook con sus datos, o que realmente entienda la gravedad del asunto, y tampoco acabamos de entender hasta qué punto están siendo utilizados los datos que compartimos a través de internet”, opina Jarquín.

RIESGOS

El especialista en temas digitales comenta que compartir información personal a sabiendas de que la damos a alguien tiene que ver con una especie de aceptación. Citando estudios de universidades, comenta que el uso de redes sociales está relacionado con la depresión de las personas.

“Hay estudios de las universidades de Miami, California y hasta Harvard sobre el análisis socioeconómico de consumo en los que se nota que la dependencia que tenemos hacia la afección social y la baja autoestima nos llevan a tener un comportamiento mucho más activo en las redes sociales”.

Pero ¿qué riesgos existen de compartir dicha información? Para Jarquín serían dos: el dominio de tendencias de consumo y el robo de datos financieros.

“Un riesgo es que la gente no es tan responsable de las acciones ni de las ideas ni de los comentarios que están compartiendo en redes sociales. Hasta ese punto el riesgo es muy grande en cuanto a dominio de pensamiento y de consumo, poniéndolo en un cara a cara de una persona contra Facebook.

“El problema es que no estamos en un enfrentamiento directo, porque entre ellos y nosotros hay otros mercados intermediarios, hay gente que controla redes de internet públicas, cookies en los sitios de internet, a lo mejor no estás en esas páginas, pero sí te pueden seguir por unas cuantas horas para robarnos la información bancaria”, dice.

Sería difícil, si no es que imposible, abandonar en pleno 2021 las redes sociales. Lo que no es imposible es educarnos sobre qué compartir y qué no, porque al final del día, nadie le dice a un desconocido en el Metro cuál es su rutina.

Cinco errores de seguridad

UNO: Conectarse a redes WiFi abiertas y/o públicas. Puedes utilizar la función de "modo incógnito" del navegador web, esto te brindará más seguridad ya que el navegador no recordará tus contraseñas, cookies ni historial de búsquedas.

DOS. No cerrar las sesiones al finalizar el uso de diferentes redes sociales. Evita dejar abiertas las sesiones y minimiza el riesgo de comprometer la información personal.

TRES. Colocar contraseñas repetidas para diferentes servicios (correo, redes sociales, banca electrónica, etc.). Coloca contraseñas seguras y diferentes para cada servicio que tengas, de preferencia que cuenten con más de diez caracteres, símbolos y que no contengan palabras del diccionario.

CUATRO. Conectarse a sitios web inseguros que empiecen por HTTP (Hyper Text Transfer Protocol). Procura conectarte solo a sitios web que empiecen por HTTPS (Hyper Text Transfer Protocol Secure).

CINCO. Descargar y ejecutar archivos adjuntos de correos electrónicos desconocidos. Si recibes un correo de una persona o empresa a la cual no le has compartido tu dirección de email, ni lo abras, mándalo directo a spam y bloquea esa cuenta,

Tips para el teléfono:

Desactiva la geolocalización (el GPS).

No instalar aplicaciones que pidan permisos innecesarios (por ejemplo, acceso a la cámara y micrófono para una app de calculadora o linterna).

Si realizas compras en línea, procura conectarte a través de la red de datos de tu proveedor de internet. Evita el uso de una red WiFi.

Cifrar el contenido de las tarjetas de memoria del celular para proteger los datos personales en caso de robo o extravío. Para hacerlo, ve a "Ajustes", selecciona "Seguridad", pulsa en "Cifrar teléfono" y configura una contraseña fuerte y espera a que se complete el proceso ya que puede tardar hasta una hora.

Por último y no menos importante para salvaguardar tu privacidad, busca tu nombre y apellido en internet para saber “qué tanto sabe la red sobre ti” y pide retirar la información que figure tuya en sitios web o redes sociales que no reconozcas o tengan tu consentimiento. Para hacerlo, busca en los sitios o redes sociales “infractores” la opción que dice “reportar abuso” y pide que retiren tus datos (te pedirán una comprobación de tu identidad).


Fuente: Udemy

Facebook: @udemyenespanol

Twitter: @udemy_es




Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Deezer

Amazon Music

Compartir fotos, videos o comentarios en redes sociales son acciones tan comunes en pleno 2021 que ya no nos sorprende ni hacerlo, ni que nuestros conocidos hagan lo mismo. incluso, lo raro sería no hacerlo.

Las redes sociales, o mejor dicho el internet, se ha convertido en el depósito de nuestros recuerdos y expectativas, pero rara vez caemos en la conciencia de los riesgos que corremos al dejar esa huella en la red.

“La realidad es que, lo que le hemos dado es el comportamiento día a día, el nicho en el que nos estamos moviendo, nuestro nivel socioeconómico, el perfil social que estamos manejando, nuestros anhelos hacia el futuro, y eso las marcas lo han utilizado porque se dieron cuenta que son insides de marketing”, explica Miguel Jarquín, especialista en Estrategia Digital de la Universidad La Salle.

COMPARTO, LUEGO EXISTO

En las últimas semanas entre la opinión pública, incluyendo redes sociales, cundió el escándalo de los cambios de políticas de Whatsapp sobre el manejo de contenido. De inmediato, en diferentes redes sociales surgieron comentarios de que mensajes de texto, de voz, fotografías y videos podrían ser “usurpados” para la compañía dueña de la app para chatear, e inclusive usarse como pruebas en procesos judiciales.

Más allá de la veracidad o no de estos puntos, lo que dejó abierto este debate es ¿qué tanta información estamos compartiendo con estas empresas como Facebook, Twitter y hasta Google, y qué de esa información puede ser usada con fines diferentes al original?

Un ejemplo muy simple, cuando en YouTube uno hace una búsqueda de tal artista, y si no cerramos sesión, la próxima vez que entramos encontramos videos de ese mismo cantante.

De la misma forma, si uno busca un producto en Amazon, o comparte su ubicación en Facebook está dando información que queda guardada en estas aplicaciones.

¿Abuso? Tal vez, pero es aceptado por nosotros.

“No derivaron de las maquiavélicas garras de Mark Zuckerberg, en realidad derivaron del inconsciente comportamiento a partir del cual nosotros decidimos, a través de la aceptación de términos y condiciones, compartir con Facebook y todas las redes sociales los días de nuestras vidas”, cuenta Jarquín.

Es precisamente eso, el aceptar los términos y condiciones de cualquier red social para acceder a ella y comenzar a interactuar con nuestros amigos, conocidos y hasta desconocidos.

De acuerdo con información proporcionada por Jarquín, existen estudios que detallan que si una persona tiene cuentas de Facebook, Instagram y Whatsapp (todas propiedad de Facebook) da en promedio entre 98 y 112 datos personales.

Hay diferentes factores a llegar a esto, la ignorancia en una primera instancia que podemos llegar a tener, pero también de esta bivalente partición de mundos, el mundo on line y el mundo real.

EL COMIENZO

En América Latina, el boom de las redes sociales fue más rápido que en otros lugares del mundo, situación que trajo como consecuencia dos cosas: la falta de educación para manejarlas y una precaria regulación.

Así, en relativo corto tiempo los latinoamericanos pasamos de tener un acceso a internet donde sólo eras “lectores” a ser generadores de contenidos para nuestros conocidos, ya podíamos subir cosas a las redes.

“No vino la transición natural de la educación sobre el uso de las plataformas, entramos de pronto de plataformas donde podríamos poner muchos datos nuestros, información, pensamientos, nuestro día a día”, dice Jarquín.

Un tema que se viene arrastrando desde la llegada de estos sitios a nuestra región, incluido México, es la falta de regulación.

“En todo América Latina, que es la región más desprotegida desde el punto de vista de regulación jurídica para la protección de los datos”, puntualiza el académico.

Es por eso que hace un par de años, cuando Zuckerberg fue citado por las autoridades de Estados Unidos para comparecer ante la fuga de datos de Facebook, es que en la opinión pública del mundo surgió la pregunta de qué tanta información nuestra tienen las empresas privadas en sus manos, y cómo la usan.

El debate fue candente durante un tiempo, hasta que se enfrió y parece que se enterró, hasta que volvió a surgir con Whatsapp y su cambio de reglas. Ahora la duda es, si como hace un par de años el tema va a diluirse en el tiempo para volver a surgir ante un nuevo escándalo.

“Más allá de indignarnos y estar consternados de los datos que está compartiendo o que está comercializando Facebook de nuestra actividad en digital, lo que realmente pasa es que nos estamos sumando a una tendencia, la de ‘me voy a salir de Whatsapp’ porque es parte de esa misma dinámica digital, no porque realmente le importe lo que hace Facebook con sus datos, o que realmente entienda la gravedad del asunto, y tampoco acabamos de entender hasta qué punto están siendo utilizados los datos que compartimos a través de internet”, opina Jarquín.

RIESGOS

El especialista en temas digitales comenta que compartir información personal a sabiendas de que la damos a alguien tiene que ver con una especie de aceptación. Citando estudios de universidades, comenta que el uso de redes sociales está relacionado con la depresión de las personas.

“Hay estudios de las universidades de Miami, California y hasta Harvard sobre el análisis socioeconómico de consumo en los que se nota que la dependencia que tenemos hacia la afección social y la baja autoestima nos llevan a tener un comportamiento mucho más activo en las redes sociales”.

Pero ¿qué riesgos existen de compartir dicha información? Para Jarquín serían dos: el dominio de tendencias de consumo y el robo de datos financieros.

“Un riesgo es que la gente no es tan responsable de las acciones ni de las ideas ni de los comentarios que están compartiendo en redes sociales. Hasta ese punto el riesgo es muy grande en cuanto a dominio de pensamiento y de consumo, poniéndolo en un cara a cara de una persona contra Facebook.

“El problema es que no estamos en un enfrentamiento directo, porque entre ellos y nosotros hay otros mercados intermediarios, hay gente que controla redes de internet públicas, cookies en los sitios de internet, a lo mejor no estás en esas páginas, pero sí te pueden seguir por unas cuantas horas para robarnos la información bancaria”, dice.

Sería difícil, si no es que imposible, abandonar en pleno 2021 las redes sociales. Lo que no es imposible es educarnos sobre qué compartir y qué no, porque al final del día, nadie le dice a un desconocido en el Metro cuál es su rutina.

Cinco errores de seguridad

UNO: Conectarse a redes WiFi abiertas y/o públicas. Puedes utilizar la función de "modo incógnito" del navegador web, esto te brindará más seguridad ya que el navegador no recordará tus contraseñas, cookies ni historial de búsquedas.

DOS. No cerrar las sesiones al finalizar el uso de diferentes redes sociales. Evita dejar abiertas las sesiones y minimiza el riesgo de comprometer la información personal.

TRES. Colocar contraseñas repetidas para diferentes servicios (correo, redes sociales, banca electrónica, etc.). Coloca contraseñas seguras y diferentes para cada servicio que tengas, de preferencia que cuenten con más de diez caracteres, símbolos y que no contengan palabras del diccionario.

CUATRO. Conectarse a sitios web inseguros que empiecen por HTTP (Hyper Text Transfer Protocol). Procura conectarte solo a sitios web que empiecen por HTTPS (Hyper Text Transfer Protocol Secure).

CINCO. Descargar y ejecutar archivos adjuntos de correos electrónicos desconocidos. Si recibes un correo de una persona o empresa a la cual no le has compartido tu dirección de email, ni lo abras, mándalo directo a spam y bloquea esa cuenta,

Tips para el teléfono:

Desactiva la geolocalización (el GPS).

No instalar aplicaciones que pidan permisos innecesarios (por ejemplo, acceso a la cámara y micrófono para una app de calculadora o linterna).

Si realizas compras en línea, procura conectarte a través de la red de datos de tu proveedor de internet. Evita el uso de una red WiFi.

Cifrar el contenido de las tarjetas de memoria del celular para proteger los datos personales en caso de robo o extravío. Para hacerlo, ve a "Ajustes", selecciona "Seguridad", pulsa en "Cifrar teléfono" y configura una contraseña fuerte y espera a que se complete el proceso ya que puede tardar hasta una hora.

Por último y no menos importante para salvaguardar tu privacidad, busca tu nombre y apellido en internet para saber “qué tanto sabe la red sobre ti” y pide retirar la información que figure tuya en sitios web o redes sociales que no reconozcas o tengan tu consentimiento. Para hacerlo, busca en los sitios o redes sociales “infractores” la opción que dice “reportar abuso” y pide que retiren tus datos (te pedirán una comprobación de tu identidad).


Fuente: Udemy

Facebook: @udemyenespanol

Twitter: @udemy_es




Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Deezer

Amazon Music

Finanzas

Insabi debe 2 mil 711 mdp a sus proveedores

Al menos seis farmacéuticas han resultado afectadas, dice una auditoría independiente al instituto

CDMX

CDMX, donde más se denuncia la trata de personas

El Consejo Ciudadano CdMx presentó un informe de los reportes que levantó en la materia durante los primeros 6 meses del año

Mundo

EU acelera juicios de asilo y expulsiones de migrantes

El gobierno de Biden busca saltar los tribunales de inmigración para una “deportación acelerada”

Finanzas

Insabi debe 2 mil 711 mdp a sus proveedores

Al menos seis farmacéuticas han resultado afectadas, dice una auditoría independiente al instituto

Sociedad

Bajo Observación | En Estados Unidos también los casos están creciendo

El 46% de los condados de EU tiene un nivel "alto" de contagios

Sociedad

#Data | Durante el encierro crecieron los conflictos dentro de casa

Al contrario, problemáticas ligadas a las relaciones fuera de casa disminuyeron en el periodo de referencia, como las broncas en el transporte público

Sociedad

Incautación de drogas se desploma con la 4T

En municipios violentos como Reynosa, Fresnillo, Manzanillo y Culiacán, los decomisos son casi nulos

CDMX

CDMX, donde más se denuncia la trata de personas

El Consejo Ciudadano CdMx presentó un informe de los reportes que levantó en la materia durante los primeros 6 meses del año

Mundo

EU acelera juicios de asilo y expulsiones de migrantes

El gobierno de Biden busca saltar los tribunales de inmigración para una “deportación acelerada”