/ martes 6 de diciembre de 2016

Desarticulan embajada “pirata” de EU en Ghana

Unos defraudadores que se presentaban como agentes consulares mantuvieron durante diez años una falsa embajada estadunidense en Accra, la capital de Ghana, en la que imprimían y entregaban visados falsos, informó el Departamento de Estado.

El portavoz Mark Toner precisó que nadie entró en Estados Unidos con una de estas visas, reproducidas a partir de documentos reales obtenidos por los estafadores.

“Hoy en día es muy, muy difícil falsificar visas estadunidenses, por lo que la operación fracasó”, aseguró Toner.

Al preguntarle sobre la capacidad de esta falsa delegación diplomática para funcionar durante tanto tiempo, el vocero explicó que las víctimas de este fraude estaban demasiado avergonzadas como para denunciar.

“Fueron engañadas, pero uno no va corriendo a la policía para decir que obtuvo un falso visado estadunidense ilegalmente”, señaló.

De acuerdo con un documento del mes pasado del Departamento de Estado, la falsa embajada no recibía visitas, sino que sus empleados se desplazaban a regiones remotas de África occidental para captar a los potenciales clientes.

El “personal” de la embajada, gánsteres turcos y ghaneses, enviaban a sus clientes a Accra, los alojaban en un hotel y les cobraban hasta 6 mil dólares por los documentos falsos.

Las fotografías de esta falsa embajada muestran un ajado edificio con una triste fotografía de Barack Obama en la pared.

Por el contrario, la verdadera embajada estadunidense se encuentra en un imponente edificio de un bonito barrio de Accra, con seguridad y rodeada de otras sedes diplomáticas.

Un informador alertó también a las autoridades locales sobre una falsa embajada holandesa en Accra, sobre la que hay una investigación en marcha, precisó una portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Holanda, Daphne Kerremans.

Unos defraudadores que se presentaban como agentes consulares mantuvieron durante diez años una falsa embajada estadunidense en Accra, la capital de Ghana, en la que imprimían y entregaban visados falsos, informó el Departamento de Estado.

El portavoz Mark Toner precisó que nadie entró en Estados Unidos con una de estas visas, reproducidas a partir de documentos reales obtenidos por los estafadores.

“Hoy en día es muy, muy difícil falsificar visas estadunidenses, por lo que la operación fracasó”, aseguró Toner.

Al preguntarle sobre la capacidad de esta falsa delegación diplomática para funcionar durante tanto tiempo, el vocero explicó que las víctimas de este fraude estaban demasiado avergonzadas como para denunciar.

“Fueron engañadas, pero uno no va corriendo a la policía para decir que obtuvo un falso visado estadunidense ilegalmente”, señaló.

De acuerdo con un documento del mes pasado del Departamento de Estado, la falsa embajada no recibía visitas, sino que sus empleados se desplazaban a regiones remotas de África occidental para captar a los potenciales clientes.

El “personal” de la embajada, gánsteres turcos y ghaneses, enviaban a sus clientes a Accra, los alojaban en un hotel y les cobraban hasta 6 mil dólares por los documentos falsos.

Las fotografías de esta falsa embajada muestran un ajado edificio con una triste fotografía de Barack Obama en la pared.

Por el contrario, la verdadera embajada estadunidense se encuentra en un imponente edificio de un bonito barrio de Accra, con seguridad y rodeada de otras sedes diplomáticas.

Un informador alertó también a las autoridades locales sobre una falsa embajada holandesa en Accra, sobre la que hay una investigación en marcha, precisó una portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Holanda, Daphne Kerremans.