/ jueves 3 de marzo de 2016

Hallan ballenato muerto en Puerto Escondido

Victor Castillo / El Sol de México

Corresponsal

OAXACA, Oax. (OEM-Informex).- En las primeras horas de este día, fue descubierto el cadáver de un zifio o ballenato de Cuvier, luego que encallara en la playa de Zicatela de Puerto Escondido, Oaxaca, el descubrimiento lo realizaron salvavidas y pescadores de esta zona.

De acuerdo a informes de los pescadores de la región de la Costa, sobre el hallazgo de lo que en un principio pensaron que era un delfín, por lo que dieron parte a las autoridades de la zona.

De acuerdo a los de la Universidad del Mar (UMAR), se trata de ziphius cavirostris de más de dos metros. El zifio o ballenato de Cuvier (Ziphius cavirostris) es una especie de cetáceo odontoceto de la familia Ziphidae. Es el zifio de mayor distribución conocida.

Su estudio moderno inició en 1823 por Georges Cuvier a partir de un cráneo encontrado años antes en las costas de Francia. La distribución del zifio de Cuvier es conocida sobre todo a partir de varamientos.

Tiene una amplia distribución a través de los océanos Atlántico, Pacífico e Índico. Se han encontrado individuos tan al norte como las islas Shetland y al sur hasta Tierra del Fuego.

En 2008 se catalogó en la lista roja de la IUCN como especie bajo preocupación menor.

No se disponen de estimaciones globales, sobre la población total del este cetáceo, pero se considera que su población no es inferior a 100 mil individuos.

La especie tiene un rango de distribución muy amplio y las principales amenazas son los altos niveles de ruidos causado por los humanos, en especial sonares militares y las capturas accidentales.

La combinación de su amplia distribución y su abundancia relativa, es suficiente para que no ocurra una disminución global mayor al 30 por ciento en tres generaciones.

Cabe mencionar que el pasado 25 de febrero, una foca fue encontrada sin vida en Playa Azul, en el litoral de la región del Istmo de Tehuantepec; de igual forma, a inicios de febrero. también de este año, decenas de tortugas murieron en la Costa oaxaqueña.

Victor Castillo / El Sol de México

Corresponsal

OAXACA, Oax. (OEM-Informex).- En las primeras horas de este día, fue descubierto el cadáver de un zifio o ballenato de Cuvier, luego que encallara en la playa de Zicatela de Puerto Escondido, Oaxaca, el descubrimiento lo realizaron salvavidas y pescadores de esta zona.

De acuerdo a informes de los pescadores de la región de la Costa, sobre el hallazgo de lo que en un principio pensaron que era un delfín, por lo que dieron parte a las autoridades de la zona.

De acuerdo a los de la Universidad del Mar (UMAR), se trata de ziphius cavirostris de más de dos metros. El zifio o ballenato de Cuvier (Ziphius cavirostris) es una especie de cetáceo odontoceto de la familia Ziphidae. Es el zifio de mayor distribución conocida.

Su estudio moderno inició en 1823 por Georges Cuvier a partir de un cráneo encontrado años antes en las costas de Francia. La distribución del zifio de Cuvier es conocida sobre todo a partir de varamientos.

Tiene una amplia distribución a través de los océanos Atlántico, Pacífico e Índico. Se han encontrado individuos tan al norte como las islas Shetland y al sur hasta Tierra del Fuego.

En 2008 se catalogó en la lista roja de la IUCN como especie bajo preocupación menor.

No se disponen de estimaciones globales, sobre la población total del este cetáceo, pero se considera que su población no es inferior a 100 mil individuos.

La especie tiene un rango de distribución muy amplio y las principales amenazas son los altos niveles de ruidos causado por los humanos, en especial sonares militares y las capturas accidentales.

La combinación de su amplia distribución y su abundancia relativa, es suficiente para que no ocurra una disminución global mayor al 30 por ciento en tres generaciones.

Cabe mencionar que el pasado 25 de febrero, una foca fue encontrada sin vida en Playa Azul, en el litoral de la región del Istmo de Tehuantepec; de igual forma, a inicios de febrero. también de este año, decenas de tortugas murieron en la Costa oaxaqueña.