/ sábado 10 de octubre de 2015

Piden a zoológico de Chapultepec traslado de orangután a Brasil

México.- La organización Proyecto Gran Simio México exhortó al zoológico de Chapultepec de la capital del país trasladar al orangután “Toto” al santuario de la misma institución en Brasil, luego de la muerte de su hermano “Jambi” el 24 de julio pasado.

En una entrevista con Notimex, la presidenta de Proyecto Gran Simio México, Paulina Bermúdez, aseguró que la muerte de “Jambi”, de 25 años, se debió a las malas condiciones en que viven los animales en el zoológico.

“Se pudo haber prevenido y por eso cuando falleció (Jambi) hubo rabia, porque era algo que ya veíamos venir, estábamos en el punto exacto en donde decíamos ‘estos animales pueden vivir más de 10 años en esta misma situación deprimente o les damos una mejor calidad de vida'”, subrayó.

La activista recordó que hace años trabajó para el zoológico y se pudo percatar que los animales tienen una vejez “horrible”, debido a que los estragos del cautiverio se presentan cuando llegan a esa etapa.

“En muchas especies aún no lo vemos porque todavía son jóvenes, el problema es cuando llegan a viejos y presentan toda una vida enclaustrada, solitaria que más bien es aislada”, dijo Bermúdez.

“Por eso creo que la muerte de ‘Jambi' se pudo haber evitado; ahora queremos luchar por el traslado de su hermano ‘Toto', sin embargo no se ha podido porque las autoridades no quieren”, añadió.

La presidenta de la fundación destacó que desean trasladar a ‘Toto' a Brasil para su rehabilitación física y mental, por lo que desde hace más de seis meses iniciaron con el proceso.

“La Dirección General de Zoológicos y Vida Silvestre a través de su director Juan Arturo Rivera Rebolledo se han negado, argumentando que el orangután se encuentra en perfecto estado de salud”, indicó.

“Y que cuentan con las mejores condiciones para poder tenerlo. Sin embargo, sí reconocieron que tenían sobrepeso y problemas mentales”, abundó.

Bermúdez comentó que a pesar de que realizaron cambios superficiales a la jaula, el orangután sigue aislado y pasa las mismas horas en cautiverio.

“Nos reunimos con las autoridades el pasado 1 de septiembre; ya que nosotros seguiremos luchando por ofrecerle una mejor calidad de vida, y sé que van a pasar muchas cosas que van a impactar a otros animales, dijo.

“Llegaremos hasta las últimas consecuencias, ya que sabemos que estando en Brasil se le ofrecerá la posibilidad de convivir con otros animales que también van a estar en su proceso de rehabilitación”, resaltó.

El santuario de Brasil es uno de los más grandes de Latinoamérica que cuenta con el respaldo de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), pues es un lugar cerrado que no está expuesto al público debido a que tiene como objetivo que los animales se recuperen y puedan tener calidad de vida junto a compañeros de su misma especie.

La activista expuso que es difícil encontrar santuarios en el mundo, que sean buenos y que tengan la capacidad económica como el de Brasil. “Si hubiera un santuario aquí, lógicamente estaríamos luchando por llevarlo, pero no es el caso”.

Destacó que la gran ventaja es que el proyecto Gran Simio Brasil se ofrece a pagar todos los gastos de traslado y manutención.

De acuerdo con la activista, la situación de los grandes simios en México y el mundo es “terrible”, porque ningún zoológico hace integración de estas especies a su hábitat natural debido a que es una cuestión de negocio y de explotación.

“No hay realmente una labor de conservación fuerte con los grandes simios, salvo en sus hábitat naturales que es donde se contraponen o se traslapan distintas tareas como sus derechos humanos, distintos ecosistemas, protección de los animales como tal”, afirmó.

La presidenta de proyecto Gran Simio México puntualizó que los orangutanes también son una especie demasiada compleja, por lo que espera que las autoridades tomen la muerte de “Jambi” como un ejemplo de algo que ya no deben hacer.

“Esperemos que ‘Jambi' y ‘Toto' sean los últimos orangutanes del zoológico de Chapultepec”, agregó. (Notimex)

México.- La organización Proyecto Gran Simio México exhortó al zoológico de Chapultepec de la capital del país trasladar al orangután “Toto” al santuario de la misma institución en Brasil, luego de la muerte de su hermano “Jambi” el 24 de julio pasado.

En una entrevista con Notimex, la presidenta de Proyecto Gran Simio México, Paulina Bermúdez, aseguró que la muerte de “Jambi”, de 25 años, se debió a las malas condiciones en que viven los animales en el zoológico.

“Se pudo haber prevenido y por eso cuando falleció (Jambi) hubo rabia, porque era algo que ya veíamos venir, estábamos en el punto exacto en donde decíamos ‘estos animales pueden vivir más de 10 años en esta misma situación deprimente o les damos una mejor calidad de vida'”, subrayó.

La activista recordó que hace años trabajó para el zoológico y se pudo percatar que los animales tienen una vejez “horrible”, debido a que los estragos del cautiverio se presentan cuando llegan a esa etapa.

“En muchas especies aún no lo vemos porque todavía son jóvenes, el problema es cuando llegan a viejos y presentan toda una vida enclaustrada, solitaria que más bien es aislada”, dijo Bermúdez.

“Por eso creo que la muerte de ‘Jambi' se pudo haber evitado; ahora queremos luchar por el traslado de su hermano ‘Toto', sin embargo no se ha podido porque las autoridades no quieren”, añadió.

La presidenta de la fundación destacó que desean trasladar a ‘Toto' a Brasil para su rehabilitación física y mental, por lo que desde hace más de seis meses iniciaron con el proceso.

“La Dirección General de Zoológicos y Vida Silvestre a través de su director Juan Arturo Rivera Rebolledo se han negado, argumentando que el orangután se encuentra en perfecto estado de salud”, indicó.

“Y que cuentan con las mejores condiciones para poder tenerlo. Sin embargo, sí reconocieron que tenían sobrepeso y problemas mentales”, abundó.

Bermúdez comentó que a pesar de que realizaron cambios superficiales a la jaula, el orangután sigue aislado y pasa las mismas horas en cautiverio.

“Nos reunimos con las autoridades el pasado 1 de septiembre; ya que nosotros seguiremos luchando por ofrecerle una mejor calidad de vida, y sé que van a pasar muchas cosas que van a impactar a otros animales, dijo.

“Llegaremos hasta las últimas consecuencias, ya que sabemos que estando en Brasil se le ofrecerá la posibilidad de convivir con otros animales que también van a estar en su proceso de rehabilitación”, resaltó.

El santuario de Brasil es uno de los más grandes de Latinoamérica que cuenta con el respaldo de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), pues es un lugar cerrado que no está expuesto al público debido a que tiene como objetivo que los animales se recuperen y puedan tener calidad de vida junto a compañeros de su misma especie.

La activista expuso que es difícil encontrar santuarios en el mundo, que sean buenos y que tengan la capacidad económica como el de Brasil. “Si hubiera un santuario aquí, lógicamente estaríamos luchando por llevarlo, pero no es el caso”.

Destacó que la gran ventaja es que el proyecto Gran Simio Brasil se ofrece a pagar todos los gastos de traslado y manutención.

De acuerdo con la activista, la situación de los grandes simios en México y el mundo es “terrible”, porque ningún zoológico hace integración de estas especies a su hábitat natural debido a que es una cuestión de negocio y de explotación.

“No hay realmente una labor de conservación fuerte con los grandes simios, salvo en sus hábitat naturales que es donde se contraponen o se traslapan distintas tareas como sus derechos humanos, distintos ecosistemas, protección de los animales como tal”, afirmó.

La presidenta de proyecto Gran Simio México puntualizó que los orangutanes también son una especie demasiada compleja, por lo que espera que las autoridades tomen la muerte de “Jambi” como un ejemplo de algo que ya no deben hacer.

“Esperemos que ‘Jambi' y ‘Toto' sean los últimos orangutanes del zoológico de Chapultepec”, agregó. (Notimex)