/ martes 17 de septiembre de 2019

Chicxulub, el cráter en Yucatán que cambió la vida en la Tierra

El análisis de muestras extraídas en 2016 abre una ventana sin precedentes al momento del impacto del asteroide hace 66 millones de años y sus secuelas inmediatas

Una portentosa explosión, lluvia de fuego, tsunamis y un enfriamiento global componen una historia registrada en el cráter de Chicxulub, formado por el asteroide que arrasó con 75 por ciento de la vida en la Tierra y trajo consigo el auge de los mamíferos y, en última instancia, el advenimiento de los humanos.

El análisis de muestras de rocas extraídas del cráter por una expedición internacional en 2016, cuyos resultados fueron publicados el pasado 9 de septiembre en la revista de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos (PNAS), abre una ventana sin precedentes al momento del impacto del asteroide hace 66 millones de años y sus secuelas inmediatas.

Las muestras, en particular un segmento de 130 metros obtenido de un anillo de picos en la parte central del cráter frente a las costas del estado mexicano de Yucatán, contienen rocas fundidas y fragmentadas por el impacto, dispuestas en una secuencia que brinda a los investigadores una narrativa de los hechos.

"La formación de cráteres de gran tamaño ocurre en tiempos cortos de segundos a minutos e involucra la excavación de una cavidad transitoria de unos 100 kilómetros de diámetro y profundidades del orden de más de 25 kilómetros, con la fragmentación y expulsión de material", explicó a Efe el doctor Jaime Urrutia Fucugauchi, uno de los líderes de la investigación.

Urrutia, investigador del Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) que ha estudiado el cráter de Chicxulub por décadas, indicó que "la nube y cortinas de material expulsado colapsan y forman los depósitos de brechas (rocas sedimentarias formadas por fragmentos angulares de piedra)".

Añadió que las elevadas temperaturas y presiones generadas propician también la formación de una capa de roca fundida.

La roca basal rebota inicialmente tras el impacto y se eleva decenas de kilómetros y, finalmente, colapsa formando el anillo de picos, "con desplazamientos laterales y verticales y la formación del cráter con diámetro de unos 200 kilómetros", indicó.

Los investigadores estiman que el asteroide chocó con la fuerza de 10 mil millones de bombas atómicas como las de Hiroshima y Nagasaki, generando una explosión descomunal y un gigantesco tsunami que se expandió miles de kilómetros desde el punto de impacto, incluso sobre masas continentales.

La energía térmica liberada -y quizá también las rocas incandescentes expulsadas al caer de regreso a tierra- habría causado incendios globales, como indica el hallazgo en las muestras de carbón vegetal, llevado hasta el cráter por el reflujo de las aguas del tsunami inicial.

TRAS EL FUEGO, UN INVIERNO GLOBAL

Pero acaso lo más relevante en las muestras es lo que no se encontró en ellas. Pese a la alta concentración de minerales sulfurosos en el área, no se hallaron residuos correspondientes de azufre.

Ello sugiere que el golpe del asteroide vaporizó estos minerales y los liberó en forma de aerosol en la atmósfera, donde reflejaron la luz solar hacia el espacio exterior, causando un drástico enfriamiento planetario. Los científicos calculan que al menos 325 mil millones de toneladas fueron liberadas por el impacto.

Ciertamente los incendios pudieron causar parte de la gran mortandad que siguió a la caída del asteroide, pero el frío subsiguiente fue el agente principal de la extinción de los dinosaurios y de la mayor parte de las otras formas de vida que entonces existían en la Tierra, de acuerdo con los investigadores.

"La extinción masiva afectó a más del 75 por ciento de especies en mares y continentes y marca un cambio evolutivo mayor con la emergencia de nuevas especies y la reorganización de ecosistemas. Las especies sobrevivientes se diversificaron en los siguientes millones de años", apuntó Urrutia.

Por su parte, el doctor José Luis Vera Cortés, investigador del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y experto en evolución humana, señaló que la desaparición de los grandes saurios "tuvo consecuencias inesperadas que, entre otras cosas, posibilitaron la proliferación de mamíferos pequeños que, como seres oportunistas, se diversificaron hasta permitir el surgimiento de seres inteligentes".

Una portentosa explosión, lluvia de fuego, tsunamis y un enfriamiento global componen una historia registrada en el cráter de Chicxulub, formado por el asteroide que arrasó con 75 por ciento de la vida en la Tierra y trajo consigo el auge de los mamíferos y, en última instancia, el advenimiento de los humanos.

El análisis de muestras de rocas extraídas del cráter por una expedición internacional en 2016, cuyos resultados fueron publicados el pasado 9 de septiembre en la revista de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos (PNAS), abre una ventana sin precedentes al momento del impacto del asteroide hace 66 millones de años y sus secuelas inmediatas.

Las muestras, en particular un segmento de 130 metros obtenido de un anillo de picos en la parte central del cráter frente a las costas del estado mexicano de Yucatán, contienen rocas fundidas y fragmentadas por el impacto, dispuestas en una secuencia que brinda a los investigadores una narrativa de los hechos.

"La formación de cráteres de gran tamaño ocurre en tiempos cortos de segundos a minutos e involucra la excavación de una cavidad transitoria de unos 100 kilómetros de diámetro y profundidades del orden de más de 25 kilómetros, con la fragmentación y expulsión de material", explicó a Efe el doctor Jaime Urrutia Fucugauchi, uno de los líderes de la investigación.

Urrutia, investigador del Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) que ha estudiado el cráter de Chicxulub por décadas, indicó que "la nube y cortinas de material expulsado colapsan y forman los depósitos de brechas (rocas sedimentarias formadas por fragmentos angulares de piedra)".

Añadió que las elevadas temperaturas y presiones generadas propician también la formación de una capa de roca fundida.

La roca basal rebota inicialmente tras el impacto y se eleva decenas de kilómetros y, finalmente, colapsa formando el anillo de picos, "con desplazamientos laterales y verticales y la formación del cráter con diámetro de unos 200 kilómetros", indicó.

Los investigadores estiman que el asteroide chocó con la fuerza de 10 mil millones de bombas atómicas como las de Hiroshima y Nagasaki, generando una explosión descomunal y un gigantesco tsunami que se expandió miles de kilómetros desde el punto de impacto, incluso sobre masas continentales.

La energía térmica liberada -y quizá también las rocas incandescentes expulsadas al caer de regreso a tierra- habría causado incendios globales, como indica el hallazgo en las muestras de carbón vegetal, llevado hasta el cráter por el reflujo de las aguas del tsunami inicial.

TRAS EL FUEGO, UN INVIERNO GLOBAL

Pero acaso lo más relevante en las muestras es lo que no se encontró en ellas. Pese a la alta concentración de minerales sulfurosos en el área, no se hallaron residuos correspondientes de azufre.

Ello sugiere que el golpe del asteroide vaporizó estos minerales y los liberó en forma de aerosol en la atmósfera, donde reflejaron la luz solar hacia el espacio exterior, causando un drástico enfriamiento planetario. Los científicos calculan que al menos 325 mil millones de toneladas fueron liberadas por el impacto.

Ciertamente los incendios pudieron causar parte de la gran mortandad que siguió a la caída del asteroide, pero el frío subsiguiente fue el agente principal de la extinción de los dinosaurios y de la mayor parte de las otras formas de vida que entonces existían en la Tierra, de acuerdo con los investigadores.

"La extinción masiva afectó a más del 75 por ciento de especies en mares y continentes y marca un cambio evolutivo mayor con la emergencia de nuevas especies y la reorganización de ecosistemas. Las especies sobrevivientes se diversificaron en los siguientes millones de años", apuntó Urrutia.

Por su parte, el doctor José Luis Vera Cortés, investigador del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y experto en evolución humana, señaló que la desaparición de los grandes saurios "tuvo consecuencias inesperadas que, entre otras cosas, posibilitaron la proliferación de mamíferos pequeños que, como seres oportunistas, se diversificaron hasta permitir el surgimiento de seres inteligentes".

Política

Guerra llama guerra, y eso no lo queremos en México: AMLO

“Nuestros adversarios quisieran que continuáramos con lo mismo. Nosotros no vamos a cambiar nuestra política", reiteró

Justicia

Una matanza más: asesinan a cinco dentro de una casa en León

De acuerdo a vecinos, entre las víctimas está una pareja que vivía en el lugar y un hombre que se quedaba a dormir en la calle

Justicia

Sentencian a 45 años de cárcel a exnovio de Lesvy por feminicidio agravado

Además se fijó una indemnización por 377 mil 450 pesos por concepto de reparación de daño

Sociedad

Culiacán se convirtió en pueblo fantasma

Las calles de la capital sinaloense lucieron solas tras la violencia del jueves; pocos salieron a trabajar

Sociedad

Violencia afecta circulación de periódicos en Culiacán

Como daño colateral de los hechos violentos suscitados en diversos puntos de la ciudad, los medios impresos han tenido que activar sus protocolos de seguridad

Política

Sicilia pide que ombudsman encare al poder

Frente a los senadores, el poeta dijo que la CNDH debe ser contrapeso del gobierno y sus abusos

Finanzas

T-MEC estimulará la inversión, dice Arturo Herrera

El secretario, se reunió con otros ministros y jefes de los bancos centrales del grupo G20

Política

Comienza carrera por presidencia de la CNDH

El Senado ya aprobó una lista de 57 aspirantes que reunieron los requisitos previos para convertirse en el próximo ombudsperson

Gossip

Leonel García y su múltiple personalidad en la música

El cantante participa en tres proyectos distintos: Sin Bandera, León Polar y su propuesta como solista