/ viernes 14 de febrero de 2020

Coahuila, el "refugio" de los osos

Este 21 de febrero se celebra el Día Mundial para la Protección de los Osos y en Coahuila

En diciembre pasado, en el sistema de emergencias de la región sureste de Coahuila reportó el atropellamiento de un oso negro en la carretera federal 57. Era un ejemplar dominante en la zona, de aproximadamente 130 kilos que estaba monitoreado a través de un collar satelital por el que se vigilaba su desplazamiento.

Los ambientalistas tienen la teoría de que el mamífero se habría acercado a la carretera en busca de comida o basura cuando fue arrollado.

Cuando hicimos la necropsia encontramos bolsas de plástico, aluminio y pedazos de unicel, entre otros restos de basura que había ingerido”, relata el director de Recursos Naturales y Vida Silvestre de la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Urbano (SMADU) en el estado de Coahuila, Jorge Guerrero Salcedo.

Este ambientalista explica que estos animales, al ser gobernados por su estómago, son capaces de recorrer 30 kilómetros en un día para alimentarse.

Foto: Daniel Garza

La necesidad que tienen de comer hace que tengan grandes territorios, pero si en el suyo no hay suficiente alimento lo buscan en las áreas de cultivo y ganado, y eso atrae muchos problemas con los ganaderos”, e incluso en las ciudades hasta donde llegan.

Guerrero Salcedo es uno de los expertos y pioneros en implementar el Programa Conservación, Manejo y Protección de Conflictos, el cual busca minimizar cualquier efecto negativo tanto para el animal como para las personas que se encuentran cerca de él.

A través de diversos estudios realizados sobre el comportamiento y su distribución, confirma que una vez que estos depredadores comieron en un lugar regresarán a la zona.

Durante 2019 reubicamos a un oso que reincidió tres veces a 100 kilómetros y tardó 15 días en regresar a la misma zona. Son tan inteligentes que tienen sus propios ‘mapas biológicos’”.

Esa es la razón por la que insiste a los lugareños que viven en comunidades agrícolas y en las ciudades que por ningún motivo los alimenten o intenten domesticarlos.

Foto: Daniel Garza

RESCATISTAS

Al ser una especie protegida por la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2001, los ambientalistas locales crearon un equipo especializado dedicado a estudiar y adaptar los protocolos internacionales que siguen Canadá y Estados Unidos, países donde cuentan con una gran distribución de este depredador.

En Coahuila han implementado estrategias para crear una “sana convivencia” en la que se preserve la vida tanto de los animales como de las personas.

“El oso cuando se acerca a una ciudad o a los ranchos agrícolas es acosado porque toda la gente lo persigue para fotografiarlo o capturarlo. Ha habido casos en los que los lazan como si fueran caballos y eso incrementa los niveles de estrés en el ejemplar, lo que puede derivar en su muerte”.

En situaciones similares ponen en marcha el procedimiento “estímulos negativos”, el cual consiste en acondicionar al animal en el lugar en el que fue capturado y someterlo a sonidos que no son de la naturaleza. Además, durante su primera captura, se les coloca el collar satelital que permite conocer la distancia que recorre en un día o un mes, así como si llega a reincidir al mismo sitio del conflicto.

Según Guerrero Salcedo los resultados de este estudio indican que durante esta etapa de conflictos los osos se llegan a mover entre 36 y 40 kilómetros diarios.

Foto: Daniel Garza | El Sol de México

Cuando han sido varias las reincidencias al mismo sitio y no atiende a los estímulos el último recurso es llevarlo a un zoológico para que esté en exhibición.

Otro de los estudios que realizan es el llamado “trampas de pelo” que consiste en colocar diversas trampas con cebo, con distancia de 20 km cada una, para atraer a los osos y enseguida de ellas se coloca otra de púas; cuando los animales caen dejan un poco de su pelaje que posteriormente es sometido a pruebas de ADN.

“Este estudio ha concluido que los osos ya no buscan llegar a lo alto de las sierras, en cambio sí se acercan al resto de las trampas. Por eso, ahora los investigadores están analizando como estos animales se van acercando más a las ciudades en busca de comida, pues es aquí donde se genera una gran cantidad de basura que ellos toman también como su alimento”.

PROTEGER EL CAMPO

Aunque no existe un estimado del número de especies que se encuentran en territorio coahuilense, los indicadores que tiene la dirección de Recursos Naturales y Vida Silvestre es que la mayor parte de los avistamientos de osos han sido en las regiones Serranía del Burro, La Encantada y Santa Rosa, una reserva natural al norte de la entidad de más de 15 mil kilómetros cuadrados en la que habitan varias especies en peligro de extinción y otras que se encuentran bajo protección especial.

“Acabo de hablar con un propietario de ahí y me dijo que en un día había visto hasta 14 osos”, detalla Guerrero quien sospecha que pudieron ser pocas especies las que fueron vistas distintas veces.

Desde hace más de dos años la Secretaría del Medio Ambiente local solicitó a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes que colocara señalización sobre las principales carreteras del estado para que los automovilistas disminuyeran la velocidad ante el tránsito frecuente de los osos en esa zona.

También se ha sensibilizado a través de cursos y pláticas a los productores ganaderos para que cuando vean a un oso en sus propiedades no intenten expulsarlo a la fuerza, pues únicamente el grupo especializado cuenta con el equipamiento para retirarlo.

Sin embargo, cuando el productor ya fue afectado en sus bienes, ganado o cultivo tras un ataque de osos, se activa un seguro del Fondo de Aseguramiento de la Confederación Nacional de Organizaciones Ganaderas.

“Una vez que evaluamos el patrón de ataque del depredador se activa un seguro ganadero que subsidia los ataques de los depredadores”, el cual protege económicamente la muerte de los animales cuando es ocasionado por el ataque.

De esta manera el Programa Conservación, Manejo y Protección de Conflictos pretende colocar a Coahuila como una de las entidades donde más se protegen las especies en peligro de extinción.

Foto: Daniel Garza


LOS DATOS

-Coahuila no tiene registro de ataques a humanos

-Entre 2012 y 2017 se capturaron 70 osos, se reportaron 223 avistamientos y 29 decesos por atropellamiento.

-En 2018 se capturaron 44 osos, se registraron 98 avistamientos y 8 decesos.

-En 2019 se registraron 22 rescates, 65 avistamientos y 4 decesos.

En diciembre pasado, en el sistema de emergencias de la región sureste de Coahuila reportó el atropellamiento de un oso negro en la carretera federal 57. Era un ejemplar dominante en la zona, de aproximadamente 130 kilos que estaba monitoreado a través de un collar satelital por el que se vigilaba su desplazamiento.

Los ambientalistas tienen la teoría de que el mamífero se habría acercado a la carretera en busca de comida o basura cuando fue arrollado.

Cuando hicimos la necropsia encontramos bolsas de plástico, aluminio y pedazos de unicel, entre otros restos de basura que había ingerido”, relata el director de Recursos Naturales y Vida Silvestre de la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Urbano (SMADU) en el estado de Coahuila, Jorge Guerrero Salcedo.

Este ambientalista explica que estos animales, al ser gobernados por su estómago, son capaces de recorrer 30 kilómetros en un día para alimentarse.

Foto: Daniel Garza

La necesidad que tienen de comer hace que tengan grandes territorios, pero si en el suyo no hay suficiente alimento lo buscan en las áreas de cultivo y ganado, y eso atrae muchos problemas con los ganaderos”, e incluso en las ciudades hasta donde llegan.

Guerrero Salcedo es uno de los expertos y pioneros en implementar el Programa Conservación, Manejo y Protección de Conflictos, el cual busca minimizar cualquier efecto negativo tanto para el animal como para las personas que se encuentran cerca de él.

A través de diversos estudios realizados sobre el comportamiento y su distribución, confirma que una vez que estos depredadores comieron en un lugar regresarán a la zona.

Durante 2019 reubicamos a un oso que reincidió tres veces a 100 kilómetros y tardó 15 días en regresar a la misma zona. Son tan inteligentes que tienen sus propios ‘mapas biológicos’”.

Esa es la razón por la que insiste a los lugareños que viven en comunidades agrícolas y en las ciudades que por ningún motivo los alimenten o intenten domesticarlos.

Foto: Daniel Garza

RESCATISTAS

Al ser una especie protegida por la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2001, los ambientalistas locales crearon un equipo especializado dedicado a estudiar y adaptar los protocolos internacionales que siguen Canadá y Estados Unidos, países donde cuentan con una gran distribución de este depredador.

En Coahuila han implementado estrategias para crear una “sana convivencia” en la que se preserve la vida tanto de los animales como de las personas.

“El oso cuando se acerca a una ciudad o a los ranchos agrícolas es acosado porque toda la gente lo persigue para fotografiarlo o capturarlo. Ha habido casos en los que los lazan como si fueran caballos y eso incrementa los niveles de estrés en el ejemplar, lo que puede derivar en su muerte”.

En situaciones similares ponen en marcha el procedimiento “estímulos negativos”, el cual consiste en acondicionar al animal en el lugar en el que fue capturado y someterlo a sonidos que no son de la naturaleza. Además, durante su primera captura, se les coloca el collar satelital que permite conocer la distancia que recorre en un día o un mes, así como si llega a reincidir al mismo sitio del conflicto.

Según Guerrero Salcedo los resultados de este estudio indican que durante esta etapa de conflictos los osos se llegan a mover entre 36 y 40 kilómetros diarios.

Foto: Daniel Garza | El Sol de México

Cuando han sido varias las reincidencias al mismo sitio y no atiende a los estímulos el último recurso es llevarlo a un zoológico para que esté en exhibición.

Otro de los estudios que realizan es el llamado “trampas de pelo” que consiste en colocar diversas trampas con cebo, con distancia de 20 km cada una, para atraer a los osos y enseguida de ellas se coloca otra de púas; cuando los animales caen dejan un poco de su pelaje que posteriormente es sometido a pruebas de ADN.

“Este estudio ha concluido que los osos ya no buscan llegar a lo alto de las sierras, en cambio sí se acercan al resto de las trampas. Por eso, ahora los investigadores están analizando como estos animales se van acercando más a las ciudades en busca de comida, pues es aquí donde se genera una gran cantidad de basura que ellos toman también como su alimento”.

PROTEGER EL CAMPO

Aunque no existe un estimado del número de especies que se encuentran en territorio coahuilense, los indicadores que tiene la dirección de Recursos Naturales y Vida Silvestre es que la mayor parte de los avistamientos de osos han sido en las regiones Serranía del Burro, La Encantada y Santa Rosa, una reserva natural al norte de la entidad de más de 15 mil kilómetros cuadrados en la que habitan varias especies en peligro de extinción y otras que se encuentran bajo protección especial.

“Acabo de hablar con un propietario de ahí y me dijo que en un día había visto hasta 14 osos”, detalla Guerrero quien sospecha que pudieron ser pocas especies las que fueron vistas distintas veces.

Desde hace más de dos años la Secretaría del Medio Ambiente local solicitó a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes que colocara señalización sobre las principales carreteras del estado para que los automovilistas disminuyeran la velocidad ante el tránsito frecuente de los osos en esa zona.

También se ha sensibilizado a través de cursos y pláticas a los productores ganaderos para que cuando vean a un oso en sus propiedades no intenten expulsarlo a la fuerza, pues únicamente el grupo especializado cuenta con el equipamiento para retirarlo.

Sin embargo, cuando el productor ya fue afectado en sus bienes, ganado o cultivo tras un ataque de osos, se activa un seguro del Fondo de Aseguramiento de la Confederación Nacional de Organizaciones Ganaderas.

“Una vez que evaluamos el patrón de ataque del depredador se activa un seguro ganadero que subsidia los ataques de los depredadores”, el cual protege económicamente la muerte de los animales cuando es ocasionado por el ataque.

De esta manera el Programa Conservación, Manejo y Protección de Conflictos pretende colocar a Coahuila como una de las entidades donde más se protegen las especies en peligro de extinción.

Foto: Daniel Garza


LOS DATOS

-Coahuila no tiene registro de ataques a humanos

-Entre 2012 y 2017 se capturaron 70 osos, se reportaron 223 avistamientos y 29 decesos por atropellamiento.

-En 2018 se capturaron 44 osos, se registraron 98 avistamientos y 8 decesos.

-En 2019 se registraron 22 rescates, 65 avistamientos y 4 decesos.

CDMX

#UnDíaSinNosotras dejará 500 mdp en pérdidas

La violencia de género tiene repercusiones negativas, por lo que se deben mejorar las políticas públicas: Coparmex

Sociedad

La 4T ya cambió un cuarto de la Constitución

En un año, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador lleva un tercio de las modificaciones que realizaron las administraciones de Peña Nieto y Felipe Calderón

México

Rechazan fianza para el espía mexicano

El mexicano Héctor Alejandro Cabrera Fuentes, fue detenido desde el pasado fin de semana bajo la acusación de espiar en Estados Unidos