/ viernes 7 de abril de 2017

Conoce la adorable misión que tomó una bióloga con estos chimpancés bebé

LA HABANA.- En el último año Marta Llanes se quedó sintelevisor, su teléfono fue masticado y perdió muchos de susmuebles, pero como buena madre abnegada cuando sus chimpancésbebés la abrazan o se prenden de sus piernas olvida todos losdisgustos.

La bióloga cubana de 62 años se autoimpuso sacar adelante ados crías de Pan troglodytes -conocidos popularmente comochimpancé común-, una especie de primates homínidos oriunda deÁfrica en peligro de extinción y que, evolutivamente hablando, esla más cercana a los humanos.

Los peludos y traviesos Ada y Anumá II, que jugueteaban en lasala del departamento de Llanes, no son los primeros hijosadoptivos de esta especialista del zoológico de La Habana: desde1983 crió en su propio hogar a por lo menos 10 bebéschimpancés.

Foto: AP

"Hay que estar en casa las 24 horas con ellos", explicó a TheAssociated Press, Llanes, quien se levanta cada mañana a las cincopara prepararles el desayuno y no se detiene hasta las 10 de lanoche cuando ellos se van a dormir. "Para nosotros es un animal muyimportante porque está en serio peligro de extinción",agregó.

La bióloga solo sale de su vivienda algunas horas los lunes omartes cuando otro especialista del zoológico la visita y traealgunos víveres o productos de higiene.

Foto: AP

Con el piso regado de juguetes, todos los objetos cortantes opunzantes colocados a cierta altura y los tomacorrientes cubiertospara evitar un accidente, la hembra Ada, de 13 meses, y el machoAnumá II, de 15, correteaban dando pequeños mordiscones y tocandotodo lo que estaba al alcance de sus manos de largos dedos y pielsuave, mientras observaban con sus ojos vivaces y olisqueaban consu ancha nariz a su benefactora.

A su alrededor había dispersos algunos pozuelos plásticos ymuñecos que arrastraban o se ponían en la cabeza mientrascaminaban balanceándose cubiertos por pañales improvisados.

Foto: AP

"Trato de ser una madre chimpancé. Ellos me dicen 'ju' yotambién les hago 'ju''', explicó Llanes. "Hay que enseñarles atrepar, enseñarles a hacer de todo".

Según expertos la rama evolutiva del chimpancé común, quecomparte su ADN en más de 90% con los humanos, se separó delhombre hace unos siete millones de años. Se caracterizan por suinteligencia y el uso de herramientas elementales. En su hábitatnatural viven entre 40 y 50 años y en cautiverio unos 60.

Foto: AP

Llanes asumió su cuidado luego de que su madre biológicamostró desinterés en cuidarlos, alimentarlos y limpiarlos demanera adecuada.

"Las hembras que tenemos en el zoológico son muy jóvenes y nohan aprendido a criar, es un componente de aprendizaje ygenético", explicó.

Foto: AP

La bióloga esperará al menos un mes más, en el cual yaestarán muy grandes para su apartamento, antes de retornarlos alzoológico, donde se está construyendo un área especial para lacría artificial y se buscan intercambios con otras institucionesde Guatemala o México para que la especie se reproduzca encautiverio pero evitando la endogamia, que es alta entre estosanimales en Cuba.

Aunque Llanes vive en un edificio sus vecinos aseguraron que laconvivencia es armoniosa y los animales no ocasionan problemas.

"No molestan a nadie y son adorables", dijo a AP Cari Dib, unama de casa de 65 años que reside en la planta baja."Independientemente de que ella es bióloga, su actitud para criara estos chimpancés es muy humana".

Foto: AP

LA HABANA.- En el último año Marta Llanes se quedó sintelevisor, su teléfono fue masticado y perdió muchos de susmuebles, pero como buena madre abnegada cuando sus chimpancésbebés la abrazan o se prenden de sus piernas olvida todos losdisgustos.

La bióloga cubana de 62 años se autoimpuso sacar adelante ados crías de Pan troglodytes -conocidos popularmente comochimpancé común-, una especie de primates homínidos oriunda deÁfrica en peligro de extinción y que, evolutivamente hablando, esla más cercana a los humanos.

Los peludos y traviesos Ada y Anumá II, que jugueteaban en lasala del departamento de Llanes, no son los primeros hijosadoptivos de esta especialista del zoológico de La Habana: desde1983 crió en su propio hogar a por lo menos 10 bebéschimpancés.

Foto: AP

"Hay que estar en casa las 24 horas con ellos", explicó a TheAssociated Press, Llanes, quien se levanta cada mañana a las cincopara prepararles el desayuno y no se detiene hasta las 10 de lanoche cuando ellos se van a dormir. "Para nosotros es un animal muyimportante porque está en serio peligro de extinción",agregó.

La bióloga solo sale de su vivienda algunas horas los lunes omartes cuando otro especialista del zoológico la visita y traealgunos víveres o productos de higiene.

Foto: AP

Con el piso regado de juguetes, todos los objetos cortantes opunzantes colocados a cierta altura y los tomacorrientes cubiertospara evitar un accidente, la hembra Ada, de 13 meses, y el machoAnumá II, de 15, correteaban dando pequeños mordiscones y tocandotodo lo que estaba al alcance de sus manos de largos dedos y pielsuave, mientras observaban con sus ojos vivaces y olisqueaban consu ancha nariz a su benefactora.

A su alrededor había dispersos algunos pozuelos plásticos ymuñecos que arrastraban o se ponían en la cabeza mientrascaminaban balanceándose cubiertos por pañales improvisados.

Foto: AP

"Trato de ser una madre chimpancé. Ellos me dicen 'ju' yotambién les hago 'ju''', explicó Llanes. "Hay que enseñarles atrepar, enseñarles a hacer de todo".

Según expertos la rama evolutiva del chimpancé común, quecomparte su ADN en más de 90% con los humanos, se separó delhombre hace unos siete millones de años. Se caracterizan por suinteligencia y el uso de herramientas elementales. En su hábitatnatural viven entre 40 y 50 años y en cautiverio unos 60.

Foto: AP

Llanes asumió su cuidado luego de que su madre biológicamostró desinterés en cuidarlos, alimentarlos y limpiarlos demanera adecuada.

"Las hembras que tenemos en el zoológico son muy jóvenes y nohan aprendido a criar, es un componente de aprendizaje ygenético", explicó.

Foto: AP

La bióloga esperará al menos un mes más, en el cual yaestarán muy grandes para su apartamento, antes de retornarlos alzoológico, donde se está construyendo un área especial para lacría artificial y se buscan intercambios con otras institucionesde Guatemala o México para que la especie se reproduzca encautiverio pero evitando la endogamia, que es alta entre estosanimales en Cuba.

Aunque Llanes vive en un edificio sus vecinos aseguraron que laconvivencia es armoniosa y los animales no ocasionan problemas.

"No molestan a nadie y son adorables", dijo a AP Cari Dib, unama de casa de 65 años que reside en la planta baja."Independientemente de que ella es bióloga, su actitud para criara estos chimpancés es muy humana".

Foto: AP

Finanzas

Menos optimistas pero aún hay tiempo: Kalach sobre TLCAN

El líder del Cuarto de Junto aseguró que les preocupan los temas abiertos pero no dejarán la mesa

Política

Se anticipa batalla legal si Elba Esther va por el liderazgo del SNTE

Puede reclamar el puesto que era suyo o impugnar a Juan Díaz de la Torre; la lucha legal podría ampliarse más de lo esperado

Política

Tenemos muchas ganas de ayudarlo: empresarios a AMLO

Claudio X González, dueño de Kimberly Clark, afirmó que va bien la transición del nuevo gobierno

Sociedad

Están garantizadas las inversiones de las afores en el nuevo aeropuerto: AMLO

El presidente electo recordó que "la patria es primero, porque ya basta de pensar en lo individual"

Mundo

Adiós al desfile militar de Trump: se cancela por alto costo que le dieron

“Quizá hagamos algo el próximo año, cuando el costo sea MUCHO MENOR. Ahora podremos comprar más aviones de combate!”, tuiteó

OMG!

Niegan información a mamá de Fabio sobre su asesinato

Ni ella ni su padre saben que su hijo fue víctima de un violento ataque, ambos están en Italia sin tener idea

Finanzas

Menos optimistas pero aún hay tiempo: Kalach sobre TLCAN

El líder del Cuarto de Junto aseguró que les preocupan los temas abiertos pero no dejarán la mesa

Finanzas

Corte de Estados Unidos falla a favor de exportadora de sal

El exdirector de la paraestatal actuó sin autorización del Consejo de Administración