/ jueves 25 de junio de 2020

El cruel adiestramiento de elefantes explotados por turismo en Tailandia

Unos tres mil elefantes son utilizados en el sector turístico de Tailandia

Estresados, encerrados y maltratados. Un video difundido por un grupo ecologista ilustra la violencia que entraña el adiestramiento de los elefantes destinados a la jugosa industria del turismo en Tailandia.

Un elefante no obedece naturalmente, se somete. Para amaestrarlo con fines turísticos, el mahout (domador) utiliza la técnica denominada del "phajaan", que consiste en "perturbarle la mente".

Separado de su madre, sometido a un fuerte estrés, es encerrado en un recinto muy estrecho, atado con cuerdas y cadenas, según estas imágenes filmadas el año pasado con una cámara oculta en Tailandia, y publicadas el miércoles por el grupo británico de defensa de los animales World Animal Protection (WAP).

El video muestra al mahout pinchando a un joven paquidermo con una varilla terminada en una punta de metal afilada para hacerle obedecer las órdenes básicas, lo que a veces provoca sangrados.

"El objetivo es obtener el dominio completo mediante recompensas y castigos. Hay que hacerle entender que desobedecer es doloroso", señala Jan Schmidt-Burbach de WAP, quien deplora los numerosos "daños físicos y psicológicos" provocados al animal.

Transportar turistas sobre el lomo, bañarse con ellos, dar vueltas como en un circo: unos tres mil elefantes son utilizados en el sector turístico de Tailandia.

Pero los paquidermos han quedado desempleados desde que el país cerrara sus fronteras a causa de la pandemia de Covid-19.

Más de un millar de éstos, amenazados por el hambre, huyeron de los campos desiertos para regresar a sus sitios natales, en una oleada migratoria a una escala sin precedentes en un periodo tan breve.

Los ecologistas esperan que esta crisis pueda ser aprovechada para realizar una amplia reflexión sobre el papel del elefante doméstico en el país.

"Es absolutamente necesario promover más un turismo centrado únicamente en la observación", destaca Jan Schmidt-Burbach.

La cantidad de elefantes en cautiverio ha aumentado en un 30% en 30 años, y al sector le falta regulación.

De acuerdo a la ley tailandesa, una vez domesticado, el animal es considerado como ganado, y deja de estar protegido, a diferencia de los elefantes salvajes.


Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Estresados, encerrados y maltratados. Un video difundido por un grupo ecologista ilustra la violencia que entraña el adiestramiento de los elefantes destinados a la jugosa industria del turismo en Tailandia.

Un elefante no obedece naturalmente, se somete. Para amaestrarlo con fines turísticos, el mahout (domador) utiliza la técnica denominada del "phajaan", que consiste en "perturbarle la mente".

Separado de su madre, sometido a un fuerte estrés, es encerrado en un recinto muy estrecho, atado con cuerdas y cadenas, según estas imágenes filmadas el año pasado con una cámara oculta en Tailandia, y publicadas el miércoles por el grupo británico de defensa de los animales World Animal Protection (WAP).

El video muestra al mahout pinchando a un joven paquidermo con una varilla terminada en una punta de metal afilada para hacerle obedecer las órdenes básicas, lo que a veces provoca sangrados.

"El objetivo es obtener el dominio completo mediante recompensas y castigos. Hay que hacerle entender que desobedecer es doloroso", señala Jan Schmidt-Burbach de WAP, quien deplora los numerosos "daños físicos y psicológicos" provocados al animal.

Transportar turistas sobre el lomo, bañarse con ellos, dar vueltas como en un circo: unos tres mil elefantes son utilizados en el sector turístico de Tailandia.

Pero los paquidermos han quedado desempleados desde que el país cerrara sus fronteras a causa de la pandemia de Covid-19.

Más de un millar de éstos, amenazados por el hambre, huyeron de los campos desiertos para regresar a sus sitios natales, en una oleada migratoria a una escala sin precedentes en un periodo tan breve.

Los ecologistas esperan que esta crisis pueda ser aprovechada para realizar una amplia reflexión sobre el papel del elefante doméstico en el país.

"Es absolutamente necesario promover más un turismo centrado únicamente en la observación", destaca Jan Schmidt-Burbach.

La cantidad de elefantes en cautiverio ha aumentado en un 30% en 30 años, y al sector le falta regulación.

De acuerdo a la ley tailandesa, una vez domesticado, el animal es considerado como ganado, y deja de estar protegido, a diferencia de los elefantes salvajes.


Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Sociedad

México, donde más asesinan a estadounidenses

Ciudad Juárez y Tijuana son las ciudades con más muertes de ciudadanos de la Unión Americana

Sociedad

Este mes termina desabasto en Instituto de Perinatología, promete SSa

Luego de que el personal médico tapizara durante más de una semana las instalaciones con cartulinas en las que además de informar que trabajaban bajo protesta

Sociedad

Julio, el mes pico de tercera ola por Covid-19 en México

El séptimo mes de este año tuvo más enfermos de Covid en comparación con el mismo periodo de 2020

CDMX

Liberarán a reos sin sentencia en CDMX

Esta medida se aplicará sólo en personas que estén acusadas de delitos de bajo impacto

CDMX

Descubren el arte de las artesanías con el reciclaje

La Fundación Cerrando el ciclo capacita a mujeres que deseen emprender con botellas de vidrio

Gossip

DJ Mariana Bo forja guerreros musicales

La DJ mexicana Mariana Bo puso en marcha su agencia de management, con la cual busca impulsar nuevos talentos, y será la antesala de su sello discográfico

CDMX

Nosotros creemos en el desarrollo con orden: Santiago Taboada

La reactivación económica, las seguridad y el desarrollo inmobiliario, serán sus prioridades

Sociedad

Aprovechan el Tren Maya para fraudes con las tierras

En las redes sociales aumentaron las ofertas de terrenos presuntamente cercanos a estaciones del ferrocarril

Sociedad

México, donde más asesinan a estadounidenses

Ciudad Juárez y Tijuana son las ciudades con más muertes de ciudadanos de la Unión Americana