/ martes 31 de marzo de 2020

Elefantes para turistas pasan hambre en Tailandia por Covid-19

La vida de 2 mil elefantes depende de una ayuda financiera de emergencia para sus dueños que se quedaron sin ingresos por la pandemia

Elefantes mal alimentados y encadenados en lugares turísticos vacíos. En Tailandia la vida de 2 mil elefantes depende de una ayuda financiera de emergencia para sus dueños, que se han quedado sin ingresos debido a la pandemia del Covid-19.

Desde que cesó el flujo de turistas, Ekasit, un elefante de 43 años, está encerrado, con las patas trabadas, más de 18 horas al día en un campamento a unos 30 kilómetros al oeste de Chiang Mai (norte).

Debido a la falta de ingresos, su dueño no tiene suficiente comida para darle. La única opción para el animal es mendigar plátanos en el templo vecino y recorrer la carretera en busca de hierbas altas, muy escasas durante la estación seca, especialmente severa este año.

"No es suficiente. Sólo tiene la mitad de su ración diaria. Su salud está en peligro", explicó su guardián, Kosin.

Lo mismo sucede en muchas estructuras donde los elefantes, a fuerza de estar menos alimentados y encadenados, "a veces se pelean entre sí y se lastiman", señala Saengduean Chailert, del Elephant Nature Park, un refugio para 84 paquidermos.

Antes de la pandemia, las condiciones de vida de estos animales ya eran estresantes. Muchos parques en Tailandia que venden ética y respeto ocultan en realidad un negocio jugoso donde el trato de los animales sigue siendo brutal.

Sin embargo, la situación se volvió más alarmante desde finales de enero con la expansión del nuevo coronavirus.

El virus obligó a los visitantes chinos (más del 25 por ciento de los turistas) a permanecer en sus hogares. Posteriormente, los campamentos fueron abandonados a medida que la enfermedad avanzaba en el mundo, obligando a muchos países a bloquear sus fronteras.

A mediados de marzo, las autoridades ordenaron el cierre temporal de todos los parques de elefantes para tratar de detener la propagación de la Covid-2019, que hasta la fecha ha infectado a más de mil 500 personas en Tailandia.

Mae Taeng, uno de los parques más grandes del país, recibía hasta 5 mil visitantes al día antes de la crisis y percibía importantes beneficios financieros, con paseos a caballo con elefantes y espectáculos polémicos con paquidermos bailando o pintando.

Pero decenas de pequeñas estructuras ya no pueden pagar los gastos. La mayoría alquilan sus elefantes, entre 700 y mil200 dólares al mes.

A eso se añaden unos 50 dólares para alimentar cada día el paquidermo y pagar a su cuidador. "Muchos no podrán reabrir tras la crisis", subraya Saengduean Chailert.

Mendicidad

Muchos parques ya han devuelto los animales a sus dueños. A pesar de la prohibición de su explotación en la industria forestal desde 1989, algunos corren el riesgo de ser "empleados de nuevo en el transporte de madera, causante de numerosas heridas", teme Theerapat Trungprakan, presidente de la Thai Elephant Alliance Association.

Otros comienzan ya a "volver a mendigar" en las calles con sus cuidadores. Para estos últimos, la situación es de hecho igualmente inquietante.

"Muchos de ellos han sido despedidos y han regresado a su pueblo sin trabajo", explica Apichit Duangdee, propietario del Parque de Rescate Elefante, un centro de ocho elefantes hallados en circos o rescatados de la explotación forestal.

Para conservar a sus cuidadores, tuvo que reducir su salario en un 70 por ciento. En Tailandia hay 3 mil 800 paquidermos domésticos. No es posible liberarlos, ya que entrarían en conflicto con los aproximadamente 3 mil especímenes que aún se encuentran en estado salvaje en el país o podrían ser víctimas de accidentes o enfermedades.

Según Apichit Duangdee, "el 75 por ciento de ellos desaparecerían", e insta al gobierno a que libere ayuda de emergencia de 30 dólares diarios por animal y permita que los cuidadores llevar a los animales al bosque para encontrar más alimentos, lo que está prohibido por el momento.

Numerosas estructuras han hecho también un llamamiento a los donantes privados para "salvar a los elefantes que corren el riesgo de morir de hambre".


Te recomendamos escuchar el podcast ⬇

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Omny

Elefantes mal alimentados y encadenados en lugares turísticos vacíos. En Tailandia la vida de 2 mil elefantes depende de una ayuda financiera de emergencia para sus dueños, que se han quedado sin ingresos debido a la pandemia del Covid-19.

Desde que cesó el flujo de turistas, Ekasit, un elefante de 43 años, está encerrado, con las patas trabadas, más de 18 horas al día en un campamento a unos 30 kilómetros al oeste de Chiang Mai (norte).

Debido a la falta de ingresos, su dueño no tiene suficiente comida para darle. La única opción para el animal es mendigar plátanos en el templo vecino y recorrer la carretera en busca de hierbas altas, muy escasas durante la estación seca, especialmente severa este año.

"No es suficiente. Sólo tiene la mitad de su ración diaria. Su salud está en peligro", explicó su guardián, Kosin.

Lo mismo sucede en muchas estructuras donde los elefantes, a fuerza de estar menos alimentados y encadenados, "a veces se pelean entre sí y se lastiman", señala Saengduean Chailert, del Elephant Nature Park, un refugio para 84 paquidermos.

Antes de la pandemia, las condiciones de vida de estos animales ya eran estresantes. Muchos parques en Tailandia que venden ética y respeto ocultan en realidad un negocio jugoso donde el trato de los animales sigue siendo brutal.

Sin embargo, la situación se volvió más alarmante desde finales de enero con la expansión del nuevo coronavirus.

El virus obligó a los visitantes chinos (más del 25 por ciento de los turistas) a permanecer en sus hogares. Posteriormente, los campamentos fueron abandonados a medida que la enfermedad avanzaba en el mundo, obligando a muchos países a bloquear sus fronteras.

A mediados de marzo, las autoridades ordenaron el cierre temporal de todos los parques de elefantes para tratar de detener la propagación de la Covid-2019, que hasta la fecha ha infectado a más de mil 500 personas en Tailandia.

Mae Taeng, uno de los parques más grandes del país, recibía hasta 5 mil visitantes al día antes de la crisis y percibía importantes beneficios financieros, con paseos a caballo con elefantes y espectáculos polémicos con paquidermos bailando o pintando.

Pero decenas de pequeñas estructuras ya no pueden pagar los gastos. La mayoría alquilan sus elefantes, entre 700 y mil200 dólares al mes.

A eso se añaden unos 50 dólares para alimentar cada día el paquidermo y pagar a su cuidador. "Muchos no podrán reabrir tras la crisis", subraya Saengduean Chailert.

Mendicidad

Muchos parques ya han devuelto los animales a sus dueños. A pesar de la prohibición de su explotación en la industria forestal desde 1989, algunos corren el riesgo de ser "empleados de nuevo en el transporte de madera, causante de numerosas heridas", teme Theerapat Trungprakan, presidente de la Thai Elephant Alliance Association.

Otros comienzan ya a "volver a mendigar" en las calles con sus cuidadores. Para estos últimos, la situación es de hecho igualmente inquietante.

"Muchos de ellos han sido despedidos y han regresado a su pueblo sin trabajo", explica Apichit Duangdee, propietario del Parque de Rescate Elefante, un centro de ocho elefantes hallados en circos o rescatados de la explotación forestal.

Para conservar a sus cuidadores, tuvo que reducir su salario en un 70 por ciento. En Tailandia hay 3 mil 800 paquidermos domésticos. No es posible liberarlos, ya que entrarían en conflicto con los aproximadamente 3 mil especímenes que aún se encuentran en estado salvaje en el país o podrían ser víctimas de accidentes o enfermedades.

Según Apichit Duangdee, "el 75 por ciento de ellos desaparecerían", e insta al gobierno a que libere ayuda de emergencia de 30 dólares diarios por animal y permita que los cuidadores llevar a los animales al bosque para encontrar más alimentos, lo que está prohibido por el momento.

Numerosas estructuras han hecho también un llamamiento a los donantes privados para "salvar a los elefantes que corren el riesgo de morir de hambre".


Te recomendamos escuchar el podcast ⬇

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Omny

Justicia

Admiten primer amparo contra Ley Zaldívar

El recurso judicial fue interpuesto el 17 de junio y no es público el nombre de la persona que tramitó el amparo en contra de la extensión del mandato del presidente de la Suprema Corte

Justicia

Riña en penal de Villahermosa deja al menos seis muertos

La torre de vigilancia de CRESET reportó que los internos amotinados, al momento de la riña estaban armados con palos y machetes

México

México reporta 4 mil 233 contagios de Covid-19 en 24 horas

La cifra de casos acumulados es de dos millones 482 mil 784 y la cifra de muertes llega a 231 mil 505

Mundo

Los extremistas también se digitalizan

Con la pandemia, estas corrientes reorientaron parte de sus actividades a la red, donde difunden sus mensajes y se infiltran en diferentes comunidades

Gossip

"Buscamos mostrar el talento de la comunidad"; Drag queens hacen arte y activismo

Tres drag queens profesionales comparten cómo ha sido su camino en un ámbito cada vez más amplio tanto en TV como en redes sociales y shows en vivo

Moda

Junio es el mes del Pride y las marcas se unen a la celebración

Junio es el mes del Pride y las marcas se unen a la celebración con el lanzamiento de colecciones especiales 

Gossip

Llevan historia de Julián Herbert al teatro

Juan Sánchez y Belén Aguilar presentan una trama de autoconocimiento

Gossip

Festival de San Sebastián a favor de la equidad de género

Premiarán a la mejor interpretación tanto para hombre como para mujer en una sola categoría

Justicia

Admiten primer amparo contra Ley Zaldívar

El recurso judicial fue interpuesto el 17 de junio y no es público el nombre de la persona que tramitó el amparo en contra de la extensión del mandato del presidente de la Suprema Corte