/ miércoles 21 de febrero de 2024

Tiburones: ¿qué tanto sabemos de esta longeva especie?

Aunque existen desde hace 400 millones de años, hace apenas 50 de que el libro y la película Shark ayudaron a crear un estereotipo sobre estos animales, pero también un interés generalizado por comprenderlos mejor

Retransmitidas a tierra, las historias sobre encuentros con tiburones han sido continuamente maquilladas y exageradas. Sumado al hecho de que de vez en cuando (muy raramente) los tiburones muerden a los humanos, la gente ha estado preparada durante siglos para imaginar situaciones aterradoras en el mar.

En 1974, la exitosa novela de Peter Benchley, Tiburón, avivó este miedo hasta convertirlo en un incendio forestal que se extendió por todo el mundo. El libro vendió más de cinco millones de copias en Estados Unidos en un año y rápidamente fue seguido por la película de Steven Spielberg de 1975, que se convirtió en la cinta más taquillera de la historia en ese momento.

Prácticamente, todos los espectadores aceptaron la idea, representada vívidamente en la película y sus secuelas, de que los tiburones eran criaturas malévolas y vengativas que merodean por las aguas costeras buscando alimentarse de bañistas desprevenidos.

Tiburón también generó un interés generalizado por comprender mejor a los tiburones

Anteriormente, la investigación sobre tiburones había sido en gran medida dominio esotérico de un puñado de especialistas académicos. Pero gracias al interés suscitado por Tiburón, ahora sabemos que hay muchos más tipos de tiburones de los que los científicos conocían en 1974, y que los tiburones hacen cosas más interesantes de las que los investigadores jamás anticiparon. El propio Benchley se convirtió en un ávido portavoz de la protección de los tiburones y la conservación marina.

De acuerdo con los especialistas, muy raramente los tiburones muerden a los humanos / Foto: Pexels

En mis 30 años de carrera estudiando tiburones y sus parientes cercanos, las rayas, he visto cómo evolucionan las actitudes y el interés por comprender a los tiburones se expande enormemente. Así es como han cambiado las cosas.


Nadando hacia el centro de atención

Antes de mediados de la década de 1970, gran parte de lo que se sabía sobre los tiburones procedía de personas que se hacían a la mar. En 1958, la Marina de los Estados Unidos creó el Archivo Internacional de Ataques de Tiburones (la única base de datos completa y científicamente documentada del mundo sobre todos los ataques de tiburones conocidos) para reducir los riesgos en tiempos de guerra para los marineros varados en el mar cuando sus barcos se hundieron.

Los tiburones tienen la tasa de mutación más baja de cualquier animal vertebrado, lo cual hace que sea más difícil para ellos adaptarse a los cambios ambientales / Foto: Pexels

Hoy en día, el archivo está gestionado por el Museo de Historia Natural de Florida y la Sociedad Estadounidense de Elasmobranquios, una organización profesional para investigadores de tiburones. Trabaja para informar al público sobre las interacciones entre tiburones y humanos y formas de reducir el riesgo de mordeduras de tiburón.


“Tanto la novela de Peter Benchley como la cinta de Steven Spielberg lograron que casi todos aceptaramos la idea de que los tiburones eran criaturas malévolas y vengativas que merodean por las aguas costeras buscando alimentarse de bañistas desprevenidos”


En 1962, Jack Casey, un pionero de la investigación moderna sobre tiburones, inició el Programa Cooperativo de Marcado de Tiburones. Esta iniciativa, que todavía está en marcha hoy, dependía de que los pescadores comerciales del Atlántico informaran y devolvieran las marcas que encontraron en los tiburones, para que los científicos del gobierno pudieran calcular qué tan lejos se habían movido los tiburones después de ser marcados.

Después del libro y la película, la investigación sobre tiburones rápidamente se generalizó. La Sociedad Estadounidense de Elasmobranquios se fundó en 1982. Los estudiantes de posgrado hicieron cola para estudiar el comportamiento de los tiburones y el número de estudios publicados sobre tiburones aumentó considerablemente.

La investigación de campo sobre tiburones se expandió en paralelo con el creciente interés en deportes extremos al aire libre como el surf, el parasailing y el buceo. Las etiquetas electrónicas permitieron a los investigadores monitorear los movimientos de los tiburones en tiempo real. Las tecnologías de secuenciación de ADN proporcionaron formas rentables de determinar cómo se relacionaban las diferentes especies entre sí, qué comían y cómo se estructuraban las poblaciones.

Las personas tienen 200 mil veces más probabilidades de ahogarse que de morir por la mordedura de un tiburón blanco / Foto: Pexels

Este interés también tuvo un lado sensacionalista, plasmado en el lanzamiento de Shark Week por parte de Discovery Channel en 1988. Este bloque anual de programación, aparentemente diseñado para educar al público sobre la biología de los tiburones y contrarrestar la publicidad negativa sobre los tiburones, fue una empresa comercial que explotó la tensión entre el miedo profundamente arraigado de la gente a los tiburones y su anhelo de comprender qué motivaba a estos animales.

Shark Week presentó historias hechas para televisión que se centraron en proyectos de investigación científica ficticios. Tuvo un gran éxito y lo sigue siendo hoy, a pesar de las críticas de algunos investigadores que lo consideran una fuente importante de información errónea sobre los tiburones y la ciencia de los tiburones.


Conocimientos físicos, sociales y genéticos

Contrariamente a la noción arraigada de que los tiburones son asesinos sin sentido, exhiben una amplia gama de rasgos y comportamientos. Por ejemplo, el tiburón linterna de vientre aterciopelado se comunica a través de destellos de luz provenientes de órganos a los lados de su cuerpo. Las hembras de tiburón martillo pueden clonar réplicas perfectas de sí mismas sin esperma masculino.

Los tiburones tienen los detectores eléctricos más sensibles descubiertos hasta ahora en el mundo natural: redes de poros y nervios en sus cabezas, conocidas como ampollas de Lorenzini, en honor al científico italiano Stefano Lorenzini, quien describió por primera vez estas características en el siglo XVII. Los tiburones utilizan estas redes para navegar en mar abierto, utilizando el campo magnético de la Tierra como orientación.

Otro descubrimiento intrigante es que algunas especies de tiburones, incluidos los makos y los tiburones azules, se segregan tanto por sexo como por tamaño. Entre estas especies, a menudo se encuentran cohortes de machos y hembras de diferentes tamaños en grupos distintos. Este hallazgo sugiere que algunos tiburones pueden tener jerarquías sociales, como las que se observan en algunos primates y mamíferos ungulados.

Foto: Pexels

Los tiburones tienen la tasa de mutación más baja de cualquier animal vertebrado, lo cual hace que sea más difícil para ellos adaptarse a los cambios ambientales


Los estudios genéticos han ayudado a los investigadores a explorar cuestiones como por qué algunos tiburones tienen cabezas con forma de martillo o pala. También muestran que los tiburones tienen la tasa de mutación más baja de cualquier animal vertebrado. Esto es notable porque las mutaciones son la materia prima de la evolución: cuanto mayor sea la tasa de mutación, mejor podrá adaptarse una especie al cambio ambiental.

Sin embargo, los tiburones existen desde hace 400 millones de años y han pasado por algunos de los cambios ambientales más extremos de la Tierra. Aún no se sabe cómo han persistido con tanto éxito con una tasa de mutación tan baja.

Muy raramente los tiburones muerden a los humanos. De hecho las personas tienen 200 mil veces más probabilidades de ahogarse que de morir por la mordedura de un tiburón blanco


La especie de marquesina

Los tiburones blancos, la especie central de Tiburón, atraen un enorme interés público, aunque todavía se desconoce mucho sobre ellos. Pueden vivir hasta los 70 años y nadan habitualmente miles de kilómetros cada año. Los del Atlántico norte occidental tienden a moverse de norte a sur entre Canadá y el Golfo de México, y los tiburones blancos de la costa oeste de Estados Unidos se mueven de este a oeste entre California y el Pacífico central.

Ahora sabemos que los tiburones blancos juveniles se alimentan casi exclusivamente de peces y rayas, y no empiezan a incorporar focas y otros mamíferos marinos en su dieta hasta que son el equivalente a los adolescentes y han crecido hasta unos 12 pies de largo.

La mayoría de las mordeduras de tiburón blanco confirmadas a humanos parecen ser de animales que miden entre 12 y 15 pies de largo. Esto respalda la teoría de que casi todas las mordeduras de tiburones blancos a humanos son casos de confusión de identidad, en los que los humanos se parecen a las focas de las que se alimentan los tiburones.

Todavía en el agua

Aunque Tiburón tuvo un impacto cultural generalizado, no impidió que los surfistas y bañistas disfrutaran del océano.

Los datos del Archivo Internacional de Ataques de Tiburones sobre mordeduras confirmadas no provocadas por tiburones blancos desde la década de 1960 hasta la actualidad muestran un aumento continuo, aunque el número de incidentes anuales es bastante bajo. Este patrón es consistente con un número creciente de personas que realizan actividades recreativas en las costas.

En todo el mundo, ha habido 363 mordeduras confirmadas no provocadas por tiburones blancos desde 1960. De ellas, 73 fueron fatales. La Organización Mundial de la Salud estima que cada año se producen 236.000 muertes por ahogamiento, lo que se traduce en alrededor de 15 millones de muertes por ahogamiento durante el mismo período.

En otras palabras, las personas tienen aproximadamente 200 mil veces más probabilidades de ahogarse que de morir por la mordedura de un tiburón blanco. De hecho, los surfistas tienen más probabilidades de morir en un accidente automovilístico camino a la playa que de ser mordidos por un tiburón.


* Director del Programa de Florida para la Investigación de Tiburones, Universidad de Florida.




Retransmitidas a tierra, las historias sobre encuentros con tiburones han sido continuamente maquilladas y exageradas. Sumado al hecho de que de vez en cuando (muy raramente) los tiburones muerden a los humanos, la gente ha estado preparada durante siglos para imaginar situaciones aterradoras en el mar.

En 1974, la exitosa novela de Peter Benchley, Tiburón, avivó este miedo hasta convertirlo en un incendio forestal que se extendió por todo el mundo. El libro vendió más de cinco millones de copias en Estados Unidos en un año y rápidamente fue seguido por la película de Steven Spielberg de 1975, que se convirtió en la cinta más taquillera de la historia en ese momento.

Prácticamente, todos los espectadores aceptaron la idea, representada vívidamente en la película y sus secuelas, de que los tiburones eran criaturas malévolas y vengativas que merodean por las aguas costeras buscando alimentarse de bañistas desprevenidos.

Tiburón también generó un interés generalizado por comprender mejor a los tiburones

Anteriormente, la investigación sobre tiburones había sido en gran medida dominio esotérico de un puñado de especialistas académicos. Pero gracias al interés suscitado por Tiburón, ahora sabemos que hay muchos más tipos de tiburones de los que los científicos conocían en 1974, y que los tiburones hacen cosas más interesantes de las que los investigadores jamás anticiparon. El propio Benchley se convirtió en un ávido portavoz de la protección de los tiburones y la conservación marina.

De acuerdo con los especialistas, muy raramente los tiburones muerden a los humanos / Foto: Pexels

En mis 30 años de carrera estudiando tiburones y sus parientes cercanos, las rayas, he visto cómo evolucionan las actitudes y el interés por comprender a los tiburones se expande enormemente. Así es como han cambiado las cosas.


Nadando hacia el centro de atención

Antes de mediados de la década de 1970, gran parte de lo que se sabía sobre los tiburones procedía de personas que se hacían a la mar. En 1958, la Marina de los Estados Unidos creó el Archivo Internacional de Ataques de Tiburones (la única base de datos completa y científicamente documentada del mundo sobre todos los ataques de tiburones conocidos) para reducir los riesgos en tiempos de guerra para los marineros varados en el mar cuando sus barcos se hundieron.

Los tiburones tienen la tasa de mutación más baja de cualquier animal vertebrado, lo cual hace que sea más difícil para ellos adaptarse a los cambios ambientales / Foto: Pexels

Hoy en día, el archivo está gestionado por el Museo de Historia Natural de Florida y la Sociedad Estadounidense de Elasmobranquios, una organización profesional para investigadores de tiburones. Trabaja para informar al público sobre las interacciones entre tiburones y humanos y formas de reducir el riesgo de mordeduras de tiburón.


“Tanto la novela de Peter Benchley como la cinta de Steven Spielberg lograron que casi todos aceptaramos la idea de que los tiburones eran criaturas malévolas y vengativas que merodean por las aguas costeras buscando alimentarse de bañistas desprevenidos”


En 1962, Jack Casey, un pionero de la investigación moderna sobre tiburones, inició el Programa Cooperativo de Marcado de Tiburones. Esta iniciativa, que todavía está en marcha hoy, dependía de que los pescadores comerciales del Atlántico informaran y devolvieran las marcas que encontraron en los tiburones, para que los científicos del gobierno pudieran calcular qué tan lejos se habían movido los tiburones después de ser marcados.

Después del libro y la película, la investigación sobre tiburones rápidamente se generalizó. La Sociedad Estadounidense de Elasmobranquios se fundó en 1982. Los estudiantes de posgrado hicieron cola para estudiar el comportamiento de los tiburones y el número de estudios publicados sobre tiburones aumentó considerablemente.

La investigación de campo sobre tiburones se expandió en paralelo con el creciente interés en deportes extremos al aire libre como el surf, el parasailing y el buceo. Las etiquetas electrónicas permitieron a los investigadores monitorear los movimientos de los tiburones en tiempo real. Las tecnologías de secuenciación de ADN proporcionaron formas rentables de determinar cómo se relacionaban las diferentes especies entre sí, qué comían y cómo se estructuraban las poblaciones.

Las personas tienen 200 mil veces más probabilidades de ahogarse que de morir por la mordedura de un tiburón blanco / Foto: Pexels

Este interés también tuvo un lado sensacionalista, plasmado en el lanzamiento de Shark Week por parte de Discovery Channel en 1988. Este bloque anual de programación, aparentemente diseñado para educar al público sobre la biología de los tiburones y contrarrestar la publicidad negativa sobre los tiburones, fue una empresa comercial que explotó la tensión entre el miedo profundamente arraigado de la gente a los tiburones y su anhelo de comprender qué motivaba a estos animales.

Shark Week presentó historias hechas para televisión que se centraron en proyectos de investigación científica ficticios. Tuvo un gran éxito y lo sigue siendo hoy, a pesar de las críticas de algunos investigadores que lo consideran una fuente importante de información errónea sobre los tiburones y la ciencia de los tiburones.


Conocimientos físicos, sociales y genéticos

Contrariamente a la noción arraigada de que los tiburones son asesinos sin sentido, exhiben una amplia gama de rasgos y comportamientos. Por ejemplo, el tiburón linterna de vientre aterciopelado se comunica a través de destellos de luz provenientes de órganos a los lados de su cuerpo. Las hembras de tiburón martillo pueden clonar réplicas perfectas de sí mismas sin esperma masculino.

Los tiburones tienen los detectores eléctricos más sensibles descubiertos hasta ahora en el mundo natural: redes de poros y nervios en sus cabezas, conocidas como ampollas de Lorenzini, en honor al científico italiano Stefano Lorenzini, quien describió por primera vez estas características en el siglo XVII. Los tiburones utilizan estas redes para navegar en mar abierto, utilizando el campo magnético de la Tierra como orientación.

Otro descubrimiento intrigante es que algunas especies de tiburones, incluidos los makos y los tiburones azules, se segregan tanto por sexo como por tamaño. Entre estas especies, a menudo se encuentran cohortes de machos y hembras de diferentes tamaños en grupos distintos. Este hallazgo sugiere que algunos tiburones pueden tener jerarquías sociales, como las que se observan en algunos primates y mamíferos ungulados.

Foto: Pexels

Los tiburones tienen la tasa de mutación más baja de cualquier animal vertebrado, lo cual hace que sea más difícil para ellos adaptarse a los cambios ambientales


Los estudios genéticos han ayudado a los investigadores a explorar cuestiones como por qué algunos tiburones tienen cabezas con forma de martillo o pala. También muestran que los tiburones tienen la tasa de mutación más baja de cualquier animal vertebrado. Esto es notable porque las mutaciones son la materia prima de la evolución: cuanto mayor sea la tasa de mutación, mejor podrá adaptarse una especie al cambio ambiental.

Sin embargo, los tiburones existen desde hace 400 millones de años y han pasado por algunos de los cambios ambientales más extremos de la Tierra. Aún no se sabe cómo han persistido con tanto éxito con una tasa de mutación tan baja.

Muy raramente los tiburones muerden a los humanos. De hecho las personas tienen 200 mil veces más probabilidades de ahogarse que de morir por la mordedura de un tiburón blanco


La especie de marquesina

Los tiburones blancos, la especie central de Tiburón, atraen un enorme interés público, aunque todavía se desconoce mucho sobre ellos. Pueden vivir hasta los 70 años y nadan habitualmente miles de kilómetros cada año. Los del Atlántico norte occidental tienden a moverse de norte a sur entre Canadá y el Golfo de México, y los tiburones blancos de la costa oeste de Estados Unidos se mueven de este a oeste entre California y el Pacífico central.

Ahora sabemos que los tiburones blancos juveniles se alimentan casi exclusivamente de peces y rayas, y no empiezan a incorporar focas y otros mamíferos marinos en su dieta hasta que son el equivalente a los adolescentes y han crecido hasta unos 12 pies de largo.

La mayoría de las mordeduras de tiburón blanco confirmadas a humanos parecen ser de animales que miden entre 12 y 15 pies de largo. Esto respalda la teoría de que casi todas las mordeduras de tiburones blancos a humanos son casos de confusión de identidad, en los que los humanos se parecen a las focas de las que se alimentan los tiburones.

Todavía en el agua

Aunque Tiburón tuvo un impacto cultural generalizado, no impidió que los surfistas y bañistas disfrutaran del océano.

Los datos del Archivo Internacional de Ataques de Tiburones sobre mordeduras confirmadas no provocadas por tiburones blancos desde la década de 1960 hasta la actualidad muestran un aumento continuo, aunque el número de incidentes anuales es bastante bajo. Este patrón es consistente con un número creciente de personas que realizan actividades recreativas en las costas.

En todo el mundo, ha habido 363 mordeduras confirmadas no provocadas por tiburones blancos desde 1960. De ellas, 73 fueron fatales. La Organización Mundial de la Salud estima que cada año se producen 236.000 muertes por ahogamiento, lo que se traduce en alrededor de 15 millones de muertes por ahogamiento durante el mismo período.

En otras palabras, las personas tienen aproximadamente 200 mil veces más probabilidades de ahogarse que de morir por la mordedura de un tiburón blanco. De hecho, los surfistas tienen más probabilidades de morir en un accidente automovilístico camino a la playa que de ser mordidos por un tiburón.


* Director del Programa de Florida para la Investigación de Tiburones, Universidad de Florida.




Elecciones 2024

Debate de candidatas por la alcaldía Tlalpan: minuto a minuto

Alfa González (PAN-PRI-PRD), Marina Martí (MC) y Gabriela Osorio (Morena) se enfrentarán en un intercambio de opiniones en el debate de este jueves

Mundo

EU veta adhesión plena de Palestina a la ONU

Los palestinos pidieron adherisrse a Naciones Unidas como Estado de pleno derecho, pero EU lo frenó en apoyó a Israel

Finanzas

SHCP niega que se tomen ahorros de trabajadores para Pensiones del Bienestar

En la 87 Convención Bancaria, Gabriel Yorio, subsecretario de Hacienda, dijo que los recursos para dicho fondo provendrán en su mayoría de ahorros presupuestales

Política

Layda Sansores estará inscrita en registro de violentadores de género por dos años: TEPJF

Layda Sansores fue sancionada por el TEPJF por violencia política en razón de género

Mundo

Juicio penal contra Trump completa la selección de los 12 miembros del jurado

La selección de jurado se completó en esta tercera jornada, después de que dos miembros del jurado tuvieran que ser rechazados

Justicia

Rocío Nahle y su esposo suman nueva denuncia por presunta corrupción y enriquecimiento ilícito

El empresario veracruzano Arturo Castagné Couturier asegura que la candidata de Morena y su marido tienen al menos 7 propiedades que sumarían un valor de 100 mdp