/ jueves 27 de abril de 2017

#Video Localizan otra vaquita marina muerta en Baja California

||Por Juan Galván ||

Mexicali, BC.- Autoridades de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) registraron la quinta vaquita marina muerta en lo que va del año, fue localizada 24 kilómetros al norte de San Felipe, en la zona intermarial de la playa de la Barra del Primer Estero, según se dio a conocer.

La Vaquita Marina (Phocoena sinus) fue encontrada gracias a un reporte de personal de Centro de Investigación, Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE), en zona de playa en el Alto Golfo de California, por lo que se dio aviso a la Profepa cuyos especialistas retiraron los restos y se los llevaron para la práctica de la necropsia  para determinar la causa de muerte del ejemplar juvenil de 115 centímetros de longitud, el cual estaba en estado de descomposición nivel 4, ya presentaba degradación, pérdida de órganos y su depredación natural y no se pudo determinar el sexo por la pérdida de tejido en la parte ventral inferior.

Remarcó el reporte de prensa que pese a los esfuerzos de vigilancia los traficantes de totoaba aprovechan la extensa región para colocar redes ilegales en las cuales provocan que las vaquita se enreden en ellas y  mueran.

El descubrimiento tuvo lugar la tarde noche del pasado martes 25 de abril, momento en que inspectores de la Profepa llevaron a cabo la revisión y al ser revisado exhaustivamente se pudo constatar que presenta huellas indicativas de posible enmallamiento con algunos cortes y laceraciones en distintas partes del cuerpo, por lo que se presume que eso provocó su muerte.

El pasado 20 de abril se localizó otro cadáver de marsopa de la misma especie, la cual está en inminente peligro de extinción, estaba a 20 kilómetros al noreste de San Felipe,  se trataba de un juvenil de 85 centímetros con huellas de enmallamiento. El 20 de marzo se localizó otro a 25 kilómetros al norte del puerto, era una hembra de 145 centímetros, con huellas de haber estado atorada en una red. El 12 de marzo se encontró a una cría más de este cetáceo, 34 kilómetros al sur de San Felipe, con huellas de actividad antropogénica y otro ejemplar hembra de 145 centímetros de longitud se encontró muerto a 26 kilómetros al norte de San Felipe.

Lee también | 

Se informó que Profepa en conjunto con personal del CICESE realizan las necropsias, a fin de obtener mayor información científica y abundar en las posibles causas que le provocaron su muerte.

No obstante que la Profepa, la Secretaría de Marina Armada de México y los grupos ambientalistas mantienen vigilancia permanente en la zona, los traficantes de totoaba aprovechan la extensa región del Alto Golfo de California para colocar redes ilegales que afectan a la vaquita marina.

/amg

Más información | 

||Por Juan Galván ||

Mexicali, BC.- Autoridades de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) registraron la quinta vaquita marina muerta en lo que va del año, fue localizada 24 kilómetros al norte de San Felipe, en la zona intermarial de la playa de la Barra del Primer Estero, según se dio a conocer.

La Vaquita Marina (Phocoena sinus) fue encontrada gracias a un reporte de personal de Centro de Investigación, Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE), en zona de playa en el Alto Golfo de California, por lo que se dio aviso a la Profepa cuyos especialistas retiraron los restos y se los llevaron para la práctica de la necropsia  para determinar la causa de muerte del ejemplar juvenil de 115 centímetros de longitud, el cual estaba en estado de descomposición nivel 4, ya presentaba degradación, pérdida de órganos y su depredación natural y no se pudo determinar el sexo por la pérdida de tejido en la parte ventral inferior.

Remarcó el reporte de prensa que pese a los esfuerzos de vigilancia los traficantes de totoaba aprovechan la extensa región para colocar redes ilegales en las cuales provocan que las vaquita se enreden en ellas y  mueran.

El descubrimiento tuvo lugar la tarde noche del pasado martes 25 de abril, momento en que inspectores de la Profepa llevaron a cabo la revisión y al ser revisado exhaustivamente se pudo constatar que presenta huellas indicativas de posible enmallamiento con algunos cortes y laceraciones en distintas partes del cuerpo, por lo que se presume que eso provocó su muerte.

El pasado 20 de abril se localizó otro cadáver de marsopa de la misma especie, la cual está en inminente peligro de extinción, estaba a 20 kilómetros al noreste de San Felipe,  se trataba de un juvenil de 85 centímetros con huellas de enmallamiento. El 20 de marzo se localizó otro a 25 kilómetros al norte del puerto, era una hembra de 145 centímetros, con huellas de haber estado atorada en una red. El 12 de marzo se encontró a una cría más de este cetáceo, 34 kilómetros al sur de San Felipe, con huellas de actividad antropogénica y otro ejemplar hembra de 145 centímetros de longitud se encontró muerto a 26 kilómetros al norte de San Felipe.

Lee también | 

Se informó que Profepa en conjunto con personal del CICESE realizan las necropsias, a fin de obtener mayor información científica y abundar en las posibles causas que le provocaron su muerte.

No obstante que la Profepa, la Secretaría de Marina Armada de México y los grupos ambientalistas mantienen vigilancia permanente en la zona, los traficantes de totoaba aprovechan la extensa región del Alto Golfo de California para colocar redes ilegales que afectan a la vaquita marina.

/amg

Más información |