/ martes 5 de mayo de 2020

El embarazo durante la pandemia, el reto se hace más grande

Con el mensaje generalizado de “quedarse en casa” alrededor del mundo, la población ha enfrentado desafíos sin precedentes desde las esferas económicas, laborales y educativas

Los últimos meses han generado cada vez más historias sobre mujeres embarazadas y en confinamiento. Los escenarios son diversos. Partiendo desde Katy Perry, que ha externado su batalla con los antojos del embarazo y la restricción de salir a comprar comida, hasta la lista de mujeres que no tiene acceso a consultas de cuidado prenatal.

Un sistema de salud exigido al máximo, como se está vislumbrando en México, también aumenta la angustia de las mujeres embarazadas sobre el momento del parto o si llegan a tener una emergencia médica.

Al estrés y nerviosismo de afrontar un parto, con las complicaciones propias del mismo, se suma la incertidumbre del Covid-19 y sus posibles efectos sobre las pacientes embarazadas o el recién nacido.

De acuerdo con un reporte de The Daily Beast, un amplio número de pacientes embarazadas en Estados Unidos han contactado profesionales de los partos en casa. Las preocupaciones del coronavirus tienen a cada vez más gente buscando alternativas a los hospitales, lo que ha disparado la demanda de parteras en ese país.

En el caso de México, parteras indígenas han confirmado dicho fenómeno.

"En estos meses, por el problema del coronavirus, por el miedo de no contagiarse hay más partos (en su hogar)", dijo a El Sol de México Juanita Zárate, indígena zapoteca de 60 años que ha visto nacer a cientos de niños en sus 45 años como partera en una comunidad de Oaxaca.

Por otro lado, a la par de los encierros a nivel mundial, se ha visto un incremento en las ventas de pruebas de embarazo, una señal que coincide con la advertencia de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre el aumento de los embarazos no deseados durante el confinamiento.

“La incapacidad de obtener anticonceptivos puede llevar a siete millones de embarazos no deseados en apenas los próximos meses.

“Si los confinamientos siguen durante seis meses, 47 millones de mujeres en países de renta media y baja no tendrán acceso a anticonceptivos modernos”, señaló la ONU el 28 de abril en su comunicado “Millones de mujeres sufrirán embarazos no deseados durante la pandemia de coronavirus”.

Te recomendamos ⬇️


Te recomendamos el podcast ⬇

Spotify

Google podcast

Apple podcast

Omny

Los últimos meses han generado cada vez más historias sobre mujeres embarazadas y en confinamiento. Los escenarios son diversos. Partiendo desde Katy Perry, que ha externado su batalla con los antojos del embarazo y la restricción de salir a comprar comida, hasta la lista de mujeres que no tiene acceso a consultas de cuidado prenatal.

Un sistema de salud exigido al máximo, como se está vislumbrando en México, también aumenta la angustia de las mujeres embarazadas sobre el momento del parto o si llegan a tener una emergencia médica.

Al estrés y nerviosismo de afrontar un parto, con las complicaciones propias del mismo, se suma la incertidumbre del Covid-19 y sus posibles efectos sobre las pacientes embarazadas o el recién nacido.

De acuerdo con un reporte de The Daily Beast, un amplio número de pacientes embarazadas en Estados Unidos han contactado profesionales de los partos en casa. Las preocupaciones del coronavirus tienen a cada vez más gente buscando alternativas a los hospitales, lo que ha disparado la demanda de parteras en ese país.

En el caso de México, parteras indígenas han confirmado dicho fenómeno.

"En estos meses, por el problema del coronavirus, por el miedo de no contagiarse hay más partos (en su hogar)", dijo a El Sol de México Juanita Zárate, indígena zapoteca de 60 años que ha visto nacer a cientos de niños en sus 45 años como partera en una comunidad de Oaxaca.

Por otro lado, a la par de los encierros a nivel mundial, se ha visto un incremento en las ventas de pruebas de embarazo, una señal que coincide con la advertencia de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre el aumento de los embarazos no deseados durante el confinamiento.

“La incapacidad de obtener anticonceptivos puede llevar a siete millones de embarazos no deseados en apenas los próximos meses.

“Si los confinamientos siguen durante seis meses, 47 millones de mujeres en países de renta media y baja no tendrán acceso a anticonceptivos modernos”, señaló la ONU el 28 de abril en su comunicado “Millones de mujeres sufrirán embarazos no deseados durante la pandemia de coronavirus”.

Te recomendamos ⬇️


Te recomendamos el podcast ⬇

Spotify

Google podcast

Apple podcast

Omny

Sociedad

Encuentran basurero ilegal de fármacos caducos en Tlaxcala

Los residuos peligrosos están a la intemperie y violan todas las normas ecológicas y de salud

Finanzas

Fracasan 12 de los 20 campos prioritarios de Pemex en 2020

Los campos exitosos aportaron 92 mil barriles diarios de petróleo hasta septiembre, 41% de la meta del gobierno

Sociedad

Con ventanas rotas y animales muertos, así se encuentran las escuelas públicas

En la capital de Puebla y otros municipios los planteles tienen ventanas rotas y animales muertos

Gossip

El glamour en los Premios BAFTA

Una alfombra roja teñida del luto por la muerte del duque de Edimburgo 

Celebridades

The Blue Stones explora otros ritmos en nuevo disco

La agrupación presenta un nuevo disco donde experimenta con distintos géneros y muestra su madurez artística 

Celebridades

Camilo realiza un concierto virtual desde la terraza del WTC

Desde lo más alto del World Trade Center, fue como se realizó el concierto de Camilo la noche del sábado para Exa Fm

Gossip

Reynaldo Rossano se integra a la serie Tic Tac Toc, el reencuentro

Los escritores Manuel R. Ajenjo y Claudio Herrera, han decidido recrear con ingenio una cirugía a la que fue sometido el actor

Finanzas

Dejaron sin mantenimiento a Pemex tres décadas

El líder sindical, Eliel Flores Ángeles, denuncia que “el objetivo era que se cayeran de viejas (las instalaciones)”

CDMX

Por pandemia, DIF CDMX deja solos a niños violentados

Trabajadores de esa institución confirmaron que debieron esperar los acompañamientos psicológicos