/ martes 10 de julio de 2018

El mundo se rinde ante el plástico: PET y PVC aumentaron en demanda

La producción mundial aumentó a 348 millones de toneladas, pese a ecologistas y normativas duras

La industria del plástico se ha asentado en un crecimiento regular, impulsada al tiempo por el consumo de los países emergentes y por los productos más técnicos en los países desarrollados, pese a las protestas de los ecologistas y el endurecimiento de las normativas.

En diez años, la producción mundial de plásticos pasó de 245 millones de toneladas en 2006 a 348 millones de toneladas en 2017, según las cifras presentadas recientemente por la federación europea PlasticsEurope.

El crecimiento fue de 3.9% en 2017, siguiendo la tendencia de los años anteriores (4% en 2016, 3.5% en 2015).

Si solo se tienen en cuenta los termoplásticos, que incluyen los productos más corrientes como el PET (tereftalato de polietileno), el polipropileno, el polietileno o el PVC, la demanda mundial creció a un ritmo de 4.7% anual de 1990 a 2017.

“¿Seguirá eso del mismo modo en los próximos años? Podemos suponer que sí”, considera Hervé Millet, director de asuntos técnicos y reglamentarios en PlasticsEurope.

“Las razones que explican el crecimiento de los plásticos en el mundo, a priori, no van a desaparecer de golpe”. China, primer país productor de plásticos, acapara en la actualidad más del 29% de la producción mundial, mientras que hace diez años ésta solo era el 15%.

El consumo de plásticos está “ligado al desarrollo económico de los países”, ya sea en materia de infraestructuras y de construcción, de transportes o de aplicaciones en los sectores eléctrico y electrónico, explica Millet.

A eso se añade la primera aplicación, que es el envasado, en fuerte demanda en los países en desarrollo y que representa casi 40% del consumo de plásticos en Europa.

“Hay un fuerte motor en los países en desarrollo, ligado al consumo”, con una demanda de polímeros de base para el envasado, apunta Pierre Gadrat, director para química y materiales en el gabinete Alcimed.

“En el otro extremo de la cadena, se encuentra el desarrollo de polímeros técnicos. Sigue igual de dinámico, o incluso más que antes”, añade.


La industria del plástico se ha asentado en un crecimiento regular, impulsada al tiempo por el consumo de los países emergentes y por los productos más técnicos en los países desarrollados, pese a las protestas de los ecologistas y el endurecimiento de las normativas.

En diez años, la producción mundial de plásticos pasó de 245 millones de toneladas en 2006 a 348 millones de toneladas en 2017, según las cifras presentadas recientemente por la federación europea PlasticsEurope.

El crecimiento fue de 3.9% en 2017, siguiendo la tendencia de los años anteriores (4% en 2016, 3.5% en 2015).

Si solo se tienen en cuenta los termoplásticos, que incluyen los productos más corrientes como el PET (tereftalato de polietileno), el polipropileno, el polietileno o el PVC, la demanda mundial creció a un ritmo de 4.7% anual de 1990 a 2017.

“¿Seguirá eso del mismo modo en los próximos años? Podemos suponer que sí”, considera Hervé Millet, director de asuntos técnicos y reglamentarios en PlasticsEurope.

“Las razones que explican el crecimiento de los plásticos en el mundo, a priori, no van a desaparecer de golpe”. China, primer país productor de plásticos, acapara en la actualidad más del 29% de la producción mundial, mientras que hace diez años ésta solo era el 15%.

El consumo de plásticos está “ligado al desarrollo económico de los países”, ya sea en materia de infraestructuras y de construcción, de transportes o de aplicaciones en los sectores eléctrico y electrónico, explica Millet.

A eso se añade la primera aplicación, que es el envasado, en fuerte demanda en los países en desarrollo y que representa casi 40% del consumo de plásticos en Europa.

“Hay un fuerte motor en los países en desarrollo, ligado al consumo”, con una demanda de polímeros de base para el envasado, apunta Pierre Gadrat, director para química y materiales en el gabinete Alcimed.

“En el otro extremo de la cadena, se encuentra el desarrollo de polímeros técnicos. Sigue igual de dinámico, o incluso más que antes”, añade.


Justicia

Sólo 21 de las 294 cárceles del país tienen bloqueo de llamadas

De acuerdo con las autoridades, los familiares de los reos les llevan teléfonos celulares en sus visitas

Finanzas

¿Qué busca AMLO con la propuesta para reformar las pensiones?

Con la ley del Seguro Social de 1997 sólo 56 por ciento de los trabajadores alcanzaría una pensión vitalicia, el resto sólo recibiría su ahorro al momento del retiro en una exhibición

República

Otra presa en Chihuahua tiene daños por extracción drástica de agua

El pleito por el agua ocasionó el rompimiento entre la Federación y el estado en el tema de seguridad

CDMX

Apoyarán a comerciantes del Centro Histórico

Hasta el 2 de octubre habrá una fuerte presencia de seguridad en la zona por movilizaciones sociales

Política

Instituciones se debilitan ante renuncia de funcionarios: Fernández Santillán

La renuncia de ocho funcionarios a la administración federal es una muestra de que en el actual Gobierno importa más la lealtad que la capacidad en detrimento de las instituciones

Sociedad

“Ya son seis años y no tenemos nada”: padres de los 43 normalistas a AMLO

El Presidente ofreció disculpas por lo que calificó como una gran injusticia cometida por el Estado mexicano

Doble Vía

Punto Gamer | El Príncipe de Persia regresa a la realeza

Este retorno no solo representa la portabilidad del título original hacia nuestros días, sino la oportunidad de poder remasterizar todos los detalles posibles.

Mundo

Amy Coney Barrett, la antítesis de la juez Ruth Bader Ginsburg

Actualmente jueza del Tribunal de Apelaciones del Séptimo Circuito de EU, esta abogada de apenas 48 años parece ajustarse al libreto de esta Administración

Cine

Aspiran al Ariel plasmando a México a través del cine

Los nominados a Película y Director para la edición 62 del Premio Ariel representan historias sobre la realidad de nuestro país, a partir de diversos géneros