/ martes 13 de septiembre de 2016

[Galería] Conoce a Diego, la tortuga macho que salvó a las Galápagos

Puerto Ayora, Ecuador .- La población de tortugas gigantes dela isla Española, en el archipiélago ecuatoriano de lasGalápagos, tiene mucho que agradecer a Diego, el súper macho quesacó a su especie del peligro de extinción al reproducir encautiverio unas 800 crías.

"Es un macho reproductor sexualmente muy activo. Hacontribuido enormemente a la repoblación de la isla",dice a la AFP Washington Tapia, asesor del Parque NacionalGalápagos (PNG) para la restauración de quelonios.

Este 'sex symbol' de la especie Chelonoidis hoodensis tiene másde 100 años y comparte con seis hembras un corral del centro decrianza de tortugas terrestres del PNG en Puerto Ayora, capital dela isla Santa Cruz, una de las principales del archipiélagoubicado en el Pacífico.

Repatriado en 1976 desde el zoológico estadounidense de SanDiego -que le da su nombre-, este ejemplar es el más dominante detres longevos machos reproductores originarios de Española, pesaunos 80 kilos y puede medir hasta 1,50 metros de alto si llega aestirar bien las patas y, especialmente, su cuello.

"No se sabe con exactitud cómo ni cuándo llegó aEstados Unidos. La tortuga habría sido sacada de Española entre1900 y 1959 por una expedición científica", señalaTapia.

Hace casi cinco décadas en Española, en el sur de lasGalápagos -a unos 970 km de la costa de Ecuador-, fueron halladosapenas dos machos y doce hembras de esa especie, para entonces losúltimos sobrevivientes nativos del lugar.

"Estaban dispersos por toda la isla, con lo cual era imposibleque se pudieran reproducir", anota Tapia, quien se refiere a Diegocomo el "macho 3". "No soy amigo de ponerles nombre a las tortugasporque esto no es un zoológico; es una herramienta deconservación", afirma.

Padre del 40% de lascrías 

Ante el hallazgo de pocos ejemplares, una campaña internacionalpermitió localizar a Diego en el zoo californiano e incorporarle aun programa de reproducción en cautiverio, sin que el mundocientífico imaginara que la tortuga repatriada se convertiría ensalvador de su especie.

"Hasta hace unos seis años atrás, que hicimos unestudio genético, encontramos que él era el padre de casi el 40%de las crías repatriadas a Española", indicó Tapia,director de la Iniciativa para la Restauración de las TortugasGigantes de la ONG estadounidense Galápagos Conservancy.

Alrededor de 2.000 quelonios han sido devueltos a Española, loque permitió que los Chelonoidis hoodensis dejaran de estar enpeligro de extinción.

"No diría completamente saludable, porque los registroshistóricos muestran que probablemente en esa isla habitaron másde 5.000 tortugas, pero es una población que está en bastantebuen estado, y en crecimiento, que es lo más importante",señaló.

En una mañana con cielo encapotado y viento frío, Diego demoraen salir de su caparazón, y a paso de tortuga avanza hacia unaporción de follaje para alimentarse.

"Mira, mira... ya salió. Qué lindo", dice una niña alobservar al "padre" de cientos de tortugas gigantes pertenecientesa una de las 15 especies de quelonios en las Galápagos--Patrimonio Natural de la Humanidad-- y de las cuales tres seextinguieron por las acciones de piratas y bucaneros en el sigloXVIII.

Diego, contraparte deGeorge

Quelonios de la variedad de Diego han sido llevados incluso a laisla Santa Fe, donde hace más de 150 años desapareció la especieChelonoidis spp. Ambos tipos tienen semejanzas morfológicas ygenéticas, de acuerdo con expertos del PNG.

Diego es la contraparte de George, el último ejemplarde la especie Chelonoidis abigdoni que murió en 2012 tras negarsea aparearse en cautiverio con hembras de subespeciesrelacionadas.

A George, emblema del archipiélago que toma el nombre de lasgigantescas tortugas galápagos y cuyo cuerpo embalsamado seráexhibido en Puerto Ayora, fue encontrado "muy tarde", en 1971 en laisla Pinta, y "jamás se pudo reproducir", apunta Tapia.

Empero, científicos han hallado híbridos con genes de ladesaparecida variedad, por lo que el PNG -creado en 1959 ydesde cuando está prohibida la salida de especies de flora yfauna- planea repoblar Pinta con tortugas no puras de laespecie de George, conocido como el Solitario George por su rechazoa las hembras.

Hace un año, el PNG anunció la identificación de una nuevaespecie de tortuga gigante en la isla Santa Cruz, a la que bautizóChelonoidis donfaustoi y que tiene "pocos cientos" deejemplares.

El nombre Donfaustoi honra a Fausto Llerena, quien durante tresdécadas cuidó a George.

/amg

Puerto Ayora, Ecuador .- La población de tortugas gigantes dela isla Española, en el archipiélago ecuatoriano de lasGalápagos, tiene mucho que agradecer a Diego, el súper macho quesacó a su especie del peligro de extinción al reproducir encautiverio unas 800 crías.

"Es un macho reproductor sexualmente muy activo. Hacontribuido enormemente a la repoblación de la isla",dice a la AFP Washington Tapia, asesor del Parque NacionalGalápagos (PNG) para la restauración de quelonios.

Este 'sex symbol' de la especie Chelonoidis hoodensis tiene másde 100 años y comparte con seis hembras un corral del centro decrianza de tortugas terrestres del PNG en Puerto Ayora, capital dela isla Santa Cruz, una de las principales del archipiélagoubicado en el Pacífico.

Repatriado en 1976 desde el zoológico estadounidense de SanDiego -que le da su nombre-, este ejemplar es el más dominante detres longevos machos reproductores originarios de Española, pesaunos 80 kilos y puede medir hasta 1,50 metros de alto si llega aestirar bien las patas y, especialmente, su cuello.

"No se sabe con exactitud cómo ni cuándo llegó aEstados Unidos. La tortuga habría sido sacada de Española entre1900 y 1959 por una expedición científica", señalaTapia.

Hace casi cinco décadas en Española, en el sur de lasGalápagos -a unos 970 km de la costa de Ecuador-, fueron halladosapenas dos machos y doce hembras de esa especie, para entonces losúltimos sobrevivientes nativos del lugar.

"Estaban dispersos por toda la isla, con lo cual era imposibleque se pudieran reproducir", anota Tapia, quien se refiere a Diegocomo el "macho 3". "No soy amigo de ponerles nombre a las tortugasporque esto no es un zoológico; es una herramienta deconservación", afirma.

Padre del 40% de lascrías 

Ante el hallazgo de pocos ejemplares, una campaña internacionalpermitió localizar a Diego en el zoo californiano e incorporarle aun programa de reproducción en cautiverio, sin que el mundocientífico imaginara que la tortuga repatriada se convertiría ensalvador de su especie.

"Hasta hace unos seis años atrás, que hicimos unestudio genético, encontramos que él era el padre de casi el 40%de las crías repatriadas a Española", indicó Tapia,director de la Iniciativa para la Restauración de las TortugasGigantes de la ONG estadounidense Galápagos Conservancy.

Alrededor de 2.000 quelonios han sido devueltos a Española, loque permitió que los Chelonoidis hoodensis dejaran de estar enpeligro de extinción.

"No diría completamente saludable, porque los registroshistóricos muestran que probablemente en esa isla habitaron másde 5.000 tortugas, pero es una población que está en bastantebuen estado, y en crecimiento, que es lo más importante",señaló.

En una mañana con cielo encapotado y viento frío, Diego demoraen salir de su caparazón, y a paso de tortuga avanza hacia unaporción de follaje para alimentarse.

"Mira, mira... ya salió. Qué lindo", dice una niña alobservar al "padre" de cientos de tortugas gigantes pertenecientesa una de las 15 especies de quelonios en las Galápagos--Patrimonio Natural de la Humanidad-- y de las cuales tres seextinguieron por las acciones de piratas y bucaneros en el sigloXVIII.

Diego, contraparte deGeorge

Quelonios de la variedad de Diego han sido llevados incluso a laisla Santa Fe, donde hace más de 150 años desapareció la especieChelonoidis spp. Ambos tipos tienen semejanzas morfológicas ygenéticas, de acuerdo con expertos del PNG.

Diego es la contraparte de George, el último ejemplarde la especie Chelonoidis abigdoni que murió en 2012 tras negarsea aparearse en cautiverio con hembras de subespeciesrelacionadas.

A George, emblema del archipiélago que toma el nombre de lasgigantescas tortugas galápagos y cuyo cuerpo embalsamado seráexhibido en Puerto Ayora, fue encontrado "muy tarde", en 1971 en laisla Pinta, y "jamás se pudo reproducir", apunta Tapia.

Empero, científicos han hallado híbridos con genes de ladesaparecida variedad, por lo que el PNG -creado en 1959 ydesde cuando está prohibida la salida de especies de flora yfauna- planea repoblar Pinta con tortugas no puras de laespecie de George, conocido como el Solitario George por su rechazoa las hembras.

Hace un año, el PNG anunció la identificación de una nuevaespecie de tortuga gigante en la isla Santa Cruz, a la que bautizóChelonoidis donfaustoi y que tiene "pocos cientos" deejemplares.

El nombre Donfaustoi honra a Fausto Llerena, quien durante tresdécadas cuidó a George.

/amg

Sociedad

En Guatemala, militares se enfrentan a Caravana Migrante

"No se va a poder" dicen militares a la Caravana Migrante que intenta atravesar territorio guatemalteco en busca de llegar a la Frontera Sur de México

CDMX

Sin avances, iniciativa de cableado bajo tierra en CDMX

La diputada local Gabriela Salido dijo que hay muchos intereses por conciliar entra las fracciones

México

FGR ignora a EU y publica expediente sobre Cienfuegos

La difusión de información confidencial compartida con México pone en duda si el gobierno estadounidense mantendrá o no la colaboración con nuestro país

Turismo

Mazamitla, un punto seguro para el turismo en época de Covid-19

Considerado uno de los nueve Pueblos Mágicos de Jalisco tuvo un despegue impresionante en afluencia durante esta pandemia

Sociedad

En Guatemala, militares se enfrentan a Caravana Migrante

Ante una situación que se salía de control, los soldados lanzaron gas lacrimógeno e hicieron retroceder a los hondureños

Turismo

Atraen al turismo generando solidaridad entre los negocios

Más de 20 restaurantes del Pueblo Mágico promueven la campaña #ConsumeEnValle

Turismo

Pandemia se llevó el histórico restaurante Impala de Toluca

 Pandemia terminó con "Impala"; inició en los años treinta